Llega a México ‘Oslo Freedom Forum’, ultraderecha ligada a islamofobia en EEUU y Europa

Es por lo menos irónico que hayan elegido en insigne Museo Nacional de Antropología para su reunión, aunque sí debe tomarse en serio –y con alarma– que alguien en el Gobierno de México les haya dado permiso para ocupar ese espacio nacional para sus propósitos.

Será este 26 de febrero; se llama “Oslo Freedom Forum”. Se trata de una serie de conferencias que reúne a políticos, intelectuales y activistas de extrema derecha de Latinoamérica y otras partes del mundo para “compartir sus historias y generar ideas para expandir la libertad”, según explica su anunció de invitación. El foro no es inocuo pues se ha documentado que su patrocinador, la Human Rights Foundation, opera con dinero de organizaciones que promueven la islamofobia en Europa y Estados Unidos, cuyos productos inspiraron al terrorista noruego Anders Breivik, autor de los ataques armados contra un campamento de adolescentes laboristas en 2011.

El creador de Human Rights Foundation se llama Thor Halvorssen Mendoza, un venezolano de familia adinerada y ascendencia noruega, ligado a los intentos de golpe de Estado en Venezuela del 2002 y del presente 2019. Se trata del hijo de Thor Halvorssen Hellum, el zar anti-drogas del ex presidente Carlos Andrés Pérez, cuya administración fue acusada de corrupción y malversación de fondos por la Corte Suprema de Justicia de ese país, era nefasta que propició el llamado “Caracazo” episodio que dejó más de 270 muertos y hasta 3 mil personas desaparecidas por la represión.

Según su biografía, Halvorssen Mendoza creó en Estados Unidos la Human Rights Foundation luego de que su madre, Hilda Mendoza Denham, fuera baleada por “el gobierno venezolano cuando protestaba contra la corrupción en las calles”, afirma. Se refiere al episodio conocido como la “masacre de Altamira” de diciembre de 2002, donde un desconocido de origen portugués llamado Joao de Gouveia, drogado, disparó con un arma calibre .40 contra la multitud que se apostaba en la plaza Francia de Altamira, en Caracas, matando a tres personas e hiriendo a 28. Se trataba de una manifestación de militares desertores de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, cuyos escoltas también dispararon proyectiles 9 milímetros, causando varias víctimas, de acuerdo con la División Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística del gobierno venezolano. Según declaró Hugo Chávez, De Gouveia fue contratado por la oposición para actuar y causar desestabilización. Era uno de los epílogos del golpe de Estado que ocurrió en ese año.

Financiamientos oscuros

Las cuentas de Human Rights Foundation no son públicas, pero un amplio reportaje de investigación del periódico digital estadounidense The Electronic Intifada revela que tal organización recibe fondos del gobierno noruego y de la asociación Donors Capital Fund y su filial Donors Trust, Inc., la cual “gastó millones de dólares” en la distribución del documental “Obsessión: La guerra del Islam contra Occidente”, la cual hace paralelismos entre los nazis y el Islam, colocándole como amenaza a la forma de vida occidental. Este material fue una de las inspiraciones de Anders Breivik para asesinar a 69 adolescentes en Oslo, en 2011, según se extrae del manifiesto de 1, 500 páginas que dejó el asesino.

Donors Capital Fund y Donors Trust, Inc., dieron más de 760 mil dólares de financiamiento a Human Rights Foundation del año 2005 al 2011, según respondió Thor Halvorssen Mendoza mismo a una petición de información The Electronic Intifada. El medio cita el reporte histórico “Fear Inc.” realizado por la organización Center for American Progress, en la cual documenta que Donors Capital canalizó 60 millones de dólares a “varias causas conservadoras” entre los años 2009 y 2011, de los cuales más de 21 millones fueron destinados a “grupos que promueven la Islamofobia”. Los años coinciden con el tiempo en los cual se subvencionó a la organización de Halvorssen Mendoza, quien en esas fechas creó el Oslo Freedom Forum, que esta vez llega a México.

Otro de los donantes de Human Rights Foundation y de Oslo Freedom Forum es la Fundación Sarah Scaife, la cual donó 325 mil dólares a la organización de Halvorssen Mendoza entre 2007 y 2011, según datos de su declaración de impuestos, recogidos por el Center for American Proggress. En su informe “Fear Inc.”, se explica que Scaife donó entre 2001 y 2009 más de 7 millones 800 mil dólares a causas que promueven la Islamofobia, como el “David Horowitz Freedom Center”, organización sionista que patrocina al ideólogo islamófobo, Robert Spencer.

Ultraderecha en México

El foro en México contará con la presencia de reconocidos personajes de la extrema derecha continental como el ex presidente boliviano Jorge “Tuto” Quiroga, sucesor del dictador militar Hugo Banzer y acusado de asociarse con militares en retiro que participaron en las masacres de campesinos e indígenas durante la dictadura de la cual fue vicepresidente. También asiste Rosa María Payá, parte del grupo Cuba Decide, organización financiada por la National Endowment For Democracy que busca re-anexionar Cuba a Estados Unidos y socia de Félix Toledo Montero, quien lideró parte de la invasión militar de Playa Girón en 1962. Otro de los invitados de Halvorssen a tierras mexicanas es el secretario general de la OEA, Luis Almagro, abierto promotor de una intervención armada en Venezuela, así como el ideólogo mexicano de derecha, Enrique Krauze, entre otros.

Por supuesto, las pretensiones de Halvorssen Mendoza en México no son públicas, pero su asociación con personas y grupos de extrema derecha deberían llamar la atención del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Como él, otros grupos ultraconservadores europeos han encontrado en tierras mexicanas un punto de encuentro propicio para sus actividades. Aquí operan grupos como la National Endowment For Democracy (NED), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), promotora pública de golpes políticos contra gobiernos democráticamente electos o la alemana Fundación Konrad Adenauer, cuyo interés particular está en promover acciones de insurrección contra el gobierno de Cuba, desde México.

No puede descartarse que, la repentina llegada del Oslo Freedom Forum y la Human Rights Foundation a México, obedezca a intereses extraterritoriales de las organizaciones de ultra-derecha que le otorgan financiamiento. Es conocida la posición progresista del presidente López Obrador, cuya posición de no injerencia en el tema de Venezuela, a diferencia de sus derechistas homólogos latinoamericanos, ha llamado la atención en el mundo ¿Querrá, por eso, el neofascismo implantar en suelo mexicano un foco de subversión? La situación –insisto-, debe tomarse en serio y con alarma.

Comments

Comentarios

You may also like