Exabruptos de fascismo herido en la era de Trump: terfismo, censura y memes

“Para ser periodista hay que ser buena persona”. –Ryszard Kapuscinski
“Fake News”. –Donald Trump.

Un pedazo del discurso de cierre de la “marcha de las Mujeres Biológicas”, procesión convocada en defensa del genitalismo cromosomatico fundamentalista y transfobico, fue un llamado a contestar un “comunicado” que escribí sobre el fenómeno del Terfismo como un fascismo genitalista de extrema derecha, que casualmente se ha radicalizado con el clasismo y el racismo de la “era Trump”.

El “comunicado” que incendió la indignación de una de las organizadoras de la “marcha de solo Mujeres Biológicas” y detractora de los derechos de las personas Travéstis, Transgénero y Transexuales , Yan María Castro, fue “Fascismo Genitalista en el 8M” publicado en Desde Abajo.

En medio de las agresiones de otra promotora del terfismo al artículo y a mi como autora, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha iniciado una persecución contra las personas TTTRANS con los mismos argumentos que las organizadoras de la “Marcha de Mujeres Biológicas”, arrancó otra advertencia de censura hacia periodistas, caricaturistas y actores que hagan sátira sobre el.

Ambos fascismos coinciden en algo fundamental para el patriarcado, el control social a través de la cancelación de los derechos constitucionales, y en la denostación desde una posición de poder y jerarquía real (Trump) o simulado (Terfs arriba de una tarima). Los machismos de ultraderecha se mueven a través del control de las masas y la represión social, escenificados con aspavientos, violencia, amenazas y fantochadas

“…El miedo mantendrá alineados a los sistemas locales” afirma el general represor Grand Moff Tarkin en “La Guerra de las Galaxias” (Lucas 1977).


Los machismos de ultraderecha se mueven a través del control de las masas y la represión social, escenificados con aspavientos, violencia, amenazas y fantochadas.

Sobre la tarima o bajo el reflector, el fascismo se adjudica el poder de limitar a la otredad, de calificar, jerarquizar, castigar, y administrar la ciudadanía ajena. Y se fragmenta histriónicamente en mini fascismos parte de un todo, mientras, con el narcisismo herido, ven con ansias como la critica sarcástica al monigote que presume la autoridad, lo rebaja al consumo popular más barato: el chiste.

Bromas de carne con biología de meme que amenazan con aplicar autoridad no correspondida, como limitante del derecho a la libre expresión, al libre transito en una ciudad, o del derecho constitucional a la libre construcción de la personalidad, y que acaban en sátiras como el vídeo del grupo “Supertump.mx” (Sorry Roger Hodgson) integrado por 3 trumps cantando punk con reminiscencias Jaggerianas, o Janice Raymond, híbrido entre Totem y Espantapájaros del terfismo transformada en “Terfminator”.

El control fascista de la imagen pública del patriarca reflejado como el macho alfa impoluto coincide, con el uso de las mismas herramientas nulificacion de la otredad desafiante en un modelo represor impuesto de exclusión y administración social.

El clasismo, el racismo, el machismo misógino y el TERFismo legitimador de la transfobia patriarcal, han sido herramientas usadas por el onvre-macho alfa blanco, burgués, heterosexual para posicionar discursos de supremacía de derecha, del conservadurismo, y del odio naturalizado como sistema de autolimitacion social.

Lo peor que puede enfrentar el patriarca es la reducción simbólica de la imagen de su poder a través de la caricatura. Ya que esta lo vuelve de consumo popular despojado de jerarquía. El video de “Land of Confussion” de Genesis en los 80s y el intento del expresidente de Estados Unidos Ronald Reagan por censurarlo en MTV, el expresidente priista Ernesto Zedillo demandando derechos de autor a los fabricantes de las mascaras de goma con su rostro.

El Fascista intolerante, extenuado y desgastado en su obsesión de control sobre las libertades de autotransformado en caricatura por vocación en tiempos de redes sociales y la explotación del meme. Mirada de Mujer (Biológica en proceso de ciborgizacion).

Mientras Trump lanza su nuevo androide politico, el “Guaido One” para invadir Venezuela, y las trumpianas RoboTerfs toman la alcaldía en su guerra contra las Mujeres Biológicas, en Pachuca, la diputada de Morena, Noemí Zitle Rivas invito a Mujeres Transexuales a la primera presentación de Los Monólogos de la Vagina en las instalaciones del Congreso del Estado.

Comments

Comentarios

You may also like