Torpes coletazos del sosismo

En su afán de justificar la investigación que en su contra ha emprendido la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaria de Hacienda por el origen inexplicable de ciento cincuenta millones de dólares depositados desde bancos europeos, el cacicazgo de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) vocifera a través de sus esbirros perjuicios y peroratas dirigidas a notables figuras de la sociedad hidalguense.

Fue la diputada rentada al partido Morena, Corina Martínez, quien hace circular en redes sociales el artículo de un libelo llamado «La Educación» donde, palabras menos y otras peores, acusa a Irma Eugenia Gutiérrez Mejía y la Fundación Arturo Herrera Cabañas que dirige, de propiciar ataques contra la UAEH a propósito de la investigación contra esta universidad, la cual incluye lavado de dinero.

En un ardid de lógica que haría resucitar de envidia a Aristóteles, el pasquín en cuestión dice que, como el subsecretario de Hacienda del gobierno de México, Arturo Herrera Gutiérrez, es hijo de la presidencia de la FAHC, luego entonces usa su bastísimo poder en esa dependencia para cargar contra la UAEH pues porque Gutiérrez Mejía le guarda rencores al cacique universitario, Gerardo Sosa Castelán y no tiene mejores cosas qué hacer que aplicar supuesta venganza contra este mal afamado personaje.

De modo que el tiempo que ocupan las huestes sosistas en buscar chivos expiatorios que ni la deben ni la temen, deberían invertirlo en responder ante las investigaciones de la Secretaría de Hacienda, por el bien de miles de hombres y mujeres universitarias. La UAEH ha sido sometida a la bota caciquil por más de cuarenta años, cuyas atrocidades son bien relatadas en el libro «La Sosa Nostra. Gobierno y porrismo coludidos en Hidalgo», de Alfredo Rivera Flores.

Por su parte, Irma Eugenia Gutiérrez Mejia cumple cincuenta años de destacada lucha social, sin filiación partidista, y es reconocida en todo el país por sus aportes a la salud comunitaria y la defensa de los derechos humanos. Así mismo la Fundación Arturo Herrera Cabañas arriba a veinticinco años de ser una de la institución cultural independiente más valiosa de Hidalgo. Sin más, la historia coloca a cada quién en su lugar.

Comments

Comentarios

You may also like