El poder atonta. Vuelve el PRI

De la mano del presidente Andrés Manuel López Obrador llegaron a diversos puestos del Legislativo y Ejecutivo personajes que, pasado el furor electoral y llegada la hora de dar resultados, no terminan por dar el ancho. En algunos no es asunto personal; quizá sólo están confundidos: piensan que el cargo es para siempre o que llegaron a inventarlo todo. Pero el poder es un caballo salvaje que pocos, pero muy pocos, cabalgan. A otros los tira, a otros los mata, otros son arrastrados a la soledad o la locura. ¿Cuántos de quienes hoy despachan felices a la sombra de AMLO perdudarán en la vida política estatal?… Sobran letras en «Morena» para contarlos.

La foto del gobernador Omar Fayad con el senador Miguel Osorio tiene mucho para analizarse. Sostengo que es la postal más importante del PRI estatal en mucho, mucho, tiempo. Porque si en política forma es fondo, tenemos que el tricolor se empeña en demostrar unidad luego de haber puesto las dos rodillas al piso tras las elecciones del 2018. Y no es casual. Dudo que cualquier otro liderazgo que no fuera el de Erika Rodríguez y de Julio Valera, lo hubiera logrado. Si bien su encargo culminará en unos meses, por largo tiempo se recordará el logro de juntar a todas las casas priístas con un propósito común, tras una de las peores crisis políticas de su historia contemporánea. Evitaron el cisma. Y ahora tienen todo por delante ¿Habrán aprendido la lección? Antes de noviembre, lo sabremos.

Comments

Comentarios

You may also like