¿Y si no existieran los derechos humanos?

Los hechos implicados y las diferentes perspectivas por las que puedes abordar a los Derechos Humanos (DDHH) son bastos y diferentes. ¿Quién diría que hablar sobre algo tan elemental al ser humano fuera tan complicado? Desde su historia, lucha, personajes, victorias, injusticias y muertes. Son la carne propia del Ser Humano. Por lo que solo me enfocaré en resaltar su importancia hasta nuestros días.

Los Derechos Humanos a través del tiempo han legitimado la dignidad del ser humano, han sido conquistados a través de la lucha para dar fin a diferentes injusticias en el desarrollo de la humanidad. Los derechos humanos son los elementos que nos han posibilitado vivir dignamente en un ambiente de paz.

Cuando no existían los derechos humanos, si estabas en el grupo social adecuado, estabas seguro y sino, simplemente no lo estabas; sufrías de todo tipo de violencia y tratos injustos. Fue por esto que Ciro el Grande al conquistar Babilonia en 539 a. de C. anunció que todos los esclavos eran libres y al documentar sus palabras en el Cilindro de Ciro fue donde dio inicio la historia de los DDHH.

De ahí pa´l real, el progreso de los DDHH fue conquistado por medio de batallas, guerras, atravesando Grecia, India y Roma; por medio de rebeldías y revoluciones se lograron legitimar los derechos humanos en documentos como La Carta Magna en 1215 d. de C. y acuerdos internacionales en Europa entre los años de 1628 d. de C y 1789 d. de C. culminando con el estallido de la Revolución Francesa.

Hasta que, en 1915 Mahatma Gandhi un joven abogado hindú, decidió que todas las personas en la tierra tenían derechos, y no solo en Europa. Finalmente, cuando el mundo sufrió con las dos Guerras Mundiales, en 1945 los países se unieron y crearon la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismo que bajo la supervisión de Leonor Roosvelt se llega a un acuerdo para la crear la Declaración Universal de Derechos Humanos el 10 de diciembre de 1948. (https://www.un.org/es/documents/udhr/UDHR_booklet_SP_web.pdf)

De ahí los derechos humanos se han clasificado en Derechos de Primera Generación (derechos civiles e individuales), Derechos de Segunda Generación (sociales, culturales y económicos) Derechos de Tercera Generación (derechos de solidaridad, justicia y paz).

Ghandi, Martin Luther King, Nelson Mandela, Rigoberta Menchú, Dalai Lama, Jorge Ramos, Malala, Simone de Beauvoir, todos y todas aquellas personas que han luchado, que luchan y siguen luchado son personas comunes que no están de acuerdo con el mal manejo del poder, que nos inspiran y despiertan a exigir el respeto de nuestra integridad humana. La defensa y lucha de los Derechos Humanos son la responsabilidad que todos compartimos. ¿Te imaginas cuántas personas han muerto para que tú y yo tengamos la calidad de vida y las oportunidades de desarrollo que hoy nosotros y nosotras gozamos?

Cada decreto estipulado en la declaración universal de los derechos humanos, en la modificación de nuestra constitución, cada ley que se establece en el marco jurídico es una victoria que nos pertenece. Muchas muertes y violaciones han quedado impunes, solo por el detalle de que no está grabado en letra. ¿Quién diría que se tuviera que luchar para alcanzar el reconocimiento de las facultades inherentes y elementales del ser humanos?

Los derechos humanos son fundamentales para el desarrollo de la sociedad, con ellos podemos formar seres humanos con valor. Los derechos humanos derriban juicios y barreras sociales, abren la mente a nuevas posibilidades, ya que al conocerlos nos sabemos todos iguales, y así derribamos los estereotipos y paradigmas que nos han implantado por generaciones; al conocerlos hoy nos sabemos libres, justos y en respeto, siempre.

Es por ello qué si el día de hoy ves a una persona gritar justicia en la calle, reclamando a una persona en algún espacio, no seas indiferente. Pues la lucha por los derechos humanos es por ti y para todos. Hoy en día se requiere una sociedad unida, incluyente y consiente que respete la vida y la libertad.

Aplaudo al movimiento LGBTTTIQ por las reformas en la Ley para la Familia de Hidalgo. Es un logro el reconocimiento de su identidad y de su amor, en el marco normativo del estado de Hidalgo.

Comments

Comentarios

You may also like