Tinder, Grinder, Wapa y lo desechable por el patriarcado posmoderno

El patriarcado posmoderno busca la reducción desechable de la persona, en especial de la Mujer, de su historia, de sus metas y sentimientos, a través de la tecnología y de la accesibilidad filtrada.

Impone una pedagogía de lo desechable en sus relaciones, de amor, de amistad, al grado de enseñar que es más fácil desecharlas que repararlas, con lo que impone la cancelación de posibilidades de crecimiento y genera un modelo de política basada en la anti-politica.

De esta forma, el patriarcado posmoderno se opone en su pedagogía a la negociación, a la concertación y sobre todo busca eliminar el diálogo que podría generar alianzas y proyectos de vida entre mujeres.

Una fuga de rebeldía podría generar una contracultura feminista de resistencia, y generar discursos nuevos de pareja, relaciones afectivas, eróticas o corporales basadas en un posmodernismo humanista, que pondrian en riesgo sus sistemas de control normativo (heteronorma, homonorma, e incluso una naciente transnorma).

El Patriarcado Posmoderno reposa en el Smartphone como su principal vehículo condicionante, al naturalizar y cotidianizar las interrelaciones sociales a mero intercambio de performantizaciones del estereotipo «Made In USA», en el cual la Mujer es reducida a una opción desechable por el movimiento de un dedo de hombre en aplicaciones de ligue como el «Tinder».

Más allá de las desilusiones de Bauman por una sociedad líquida, el verdadero riesgo del patriarcado posmoderno es que se ofrece como el traste que daría contención y forma a esa sociedad sin consistencia.

Y lo haría desde la contención de lo impersonal, del clasismo, del racismo, de la homolesbitransfobia, y de los fundamentalismos vendidos como «likes» para una sociedad aspiracionista, fanatizada por la forma, pero confrontada automáticamente con el fondo.

Así, la sentencia de Kate Millet en «Política Sexual», sobre la utilidad del amor romántico como sistema de control patriarcal enajenante contra la Mujer sube varios niveles, al llevar a la propia Mujer a la complicidad de aceptar borrar su multidimensional en favor de ser elegida por un hombre incapaz de relaciones personales, pero poseedor de un Smartphone con la aplicación de Tinder, y una conexión de Wi Fi.

La alternativa de redirigir la romantizacion del amor hacia terrenos incómodos para los patriarcados, se vuelve más necesaria. Desde la construcción de amores desarrollados en lo personal desde la periferia de las normativas legitimados a través de la nueva esfera del romance digital, hacia otras realidades posibles pero no inventadas.

Audre Lorde lo señalaba «La Casa del Amo No Se Desmantela Con Las Herramientas Del Amo'».

Los amores rebeldes no se construyen con el Tinder, ni con el Grinder, Wapa u otras aplicaciones que permiten enjuiciar o calificar a seres con historias y narrativas de vida que merecen ser conocidas.

Sólo los Amores Rebeldes podrán desestabilizar a los patriarcados. Sólo podrán generar libertad ante el Patriarcado Posmoderno las multidimensionalidades de las Mujeres, histórica, corporal, narrativa, erótica y de deseos, anhelos de piel y alma en Movimiento impredecible para las normativas patriarcales y tinderianas.

Y la resistencia a la desechabilidad de las personas, de las relaciones, para lograr la Reparación a través de la Deconstrucción y la Reconstrucción individual y conjunta.

Comments

Comentarios

You may also like