Ahora sí, ya es tiempo

Desde el 17 de abril pasado Chile vive su más importante revolución de mujeres, ése día decenas de alumnas de la Universidad Austral, salieron a la calle a protestar por los abusos sexuales de maestros y estudiantes; la escuela sigue en paro y se han sumado a él otras 24 instituciones de educación superior, tanto privadas como públicas.

Sondeos de opinión arrojan que un 71% de las y los chilenos apoyan el movimiento de las jóvenes que exigen una educación no sexista y castigo ejemplar a los abusadores sexuales. Con el tiempo han sumado otras demandas como la despenalización del aborto, cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres, además de poner un alto a los feminicidios.

“Hay que sacarlo del ámbito universitario porque la violencia y el machismo ocurren en todos los espacios. No sólo en las Universidades. El llamado es a que todas las mujeres se movilicen” ha dicho la Diputada Matte Orsini de la opositora Revolución Democrática.

No hay semana, desde abril, en que no se vean a miles de muchachas y población en general apoyando ésta rebelión feminista que podría ser un parteaguas en la historia de ése país sudamericano.

He visto las imágenes en el portal Play Ground de éstos cuatro meses de movilizaciones no únicamente en Santiago, la capital, sino también en la provincia. Por otra parte, me sorprendió ver a miles y miles de personas en las calles de Bilbao, luego de que ésta semana un grupo de 7 hombres violara a una joven de 18 años, no sólo se pronunció la ciudadanía sino también las autoridades de la ciudad y acordaron acciones inmediatas a fin de preservar la vida y la integridad física de mujeres y niñas. Habrá vigilancia coordinada entre vecinos y policía, identificación de puntos rojos donde se cortará la maleza y se pondrá luz a fin de que no sean lugares susceptibles de violencia para las mujeres. Se reconoce que no se podrá detener de golpe con el flagelo, pero que los agresores machistas deben estar seguros de que ya no podrán actuar con impunidad.

Luego de ver las imágenes en Chile y Bilbao no puedo más que sentir envidia, ¡sí mucha envidia! Envidia porque aquí en México, están matando hasta a diez mujeres al día ¡Y no pasa absolutamente nada!

Creo con toda sinceridad que somos las mexicanas quienes tenemos que tomar la iniciativa, porque ya no podemos esperar a que el nuevo gobierno tome cartas en el asunto.
Hasta hace algunos meses fue gratificante escuchar a la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y a la titular del INMUJERES, Nadine Gasman asegurando que habría acciones para terminar con los feminicidios, ahora están mudas, les bajaron el perfil, mientras tanto las mexicanas siguen muriendo a manos de los hombres de éste país, la situación, sin exagerar, es de suma urgencia.

Cito a continuación a mi querido amigo Norman Monroy quién en su libro “¿Puede hablar el maricón?” dice: “En éste sentido, Judith Butler (2010) señala que hay ciertos marcos epistémicos que delimitan las vidas que han de ser humanas o reales, y esto ocurre porque existen esquemas conceptuales que controlan esta capacidad de reconocimiento. Hay vidas precarias y vidas vivibles. Las poblaciones que son representadas como precarias se encuentran en una lógica de redistribución desigual del poder, en las que se les modela como destructibles y no merecedoras de ser lloradas, pues la premisa es: ‘donde nunca hubo una vida, no puede haber ninguna muerte’”
Eso somos las mujeres en éste México profundamente machista, nadie nos va a venir a salvar a nosotras, lo tenemos que hacer nosotras mismas y ¡Ahora sí, ya es tiempo!.

Nos podríamos organizar como se organizan en la Federación de Mujeres Cubanas, a través de células por barrio y colonia, las he visto trabajar de manera continua y ordenada. O a través de asambleas como lo hacen en el País Vasco, eso sí, deben ser organizaciones de tipo horizontal, sin líderes, sin cabezas visibles, participando todas y todos, porque estoy segura que habrá hombres que se quieran sumar y que no quieran encabezar éste movimiento para salvar a las mexicanas.

botellalmar2017@yahoo.com

Comments

Comentarios