Hombres y feministas. Agresor en la Orquesta sinfónica

Lo primero que debemos hacer los hombres que tenemos un mínimo de empatía por la reivindicación del movimiento feminista es dejar de opinar sobre feminismo. Nuestra causa no está con las mujeres, sino entre otros hombres como nosotros. Si presumimos tener conciencia de género y asumimos que la violencia de los hombres hacia las mujeres constituye un problema grave, nuestro papel es trabajar para quitarle la venda a otros hombres, principalmente a hombres de nuestra familia. Las mujeres no necesitan que carguemos su bandera; nuestra tarea es enfrentar nuestra violencia y la de otros al rededor nuestro. Debemos parar los chistes misóginos, censurar los comentarios violentos, denunciar las agresiones, exhibir y detener el abuso sexual. Y no, no es por ellas, es por nosotros mismos. Porque esa violencia también nos está matando. Lo vemos todos los días en las noticias.

Este fin de semana, un sujeto identificado como D. O. quien afirma pertenecer a la Orquesta Sinfónica del Estado de Hidalgo, amenazó en redes sociales con «violar» y «matar» a una joven activista cultural y parte de la marcha feminista del pasado viernes en Pachuca. No conforme con los reclamos, esta persona se burló e ironizó pidiendo que lo hicieran viral. Como era de esperarse, la víctima obtuvo la solidaridad de muchas mujeres (y algunos hombres) y se consideró una denuncia judicial contra el agresor. Ante la ola de reclamos, el tipo intentó retractarse y juró que nunca le había hecho mal a ninguna mujer. El director de la Orquesta, Marco Antonio Orozco, no podrá argumentar que ignora el asunto pues muchas personas etiquetaron la fan-page de la organización musical para denunciar a su integrante. ¿Se quedará callado o actuará conforme lo indica la política estatal contra la violencia hacia las mujeres?

Comments

Comentarios

You may also like