Por qué Hidalgo no y Oaxaca sí

Hidalgo pudo convertirse en el segundo estado en el país en despenalizar el aborto, pero la torpeza de sus legisladores y asesores que les acompañan, arruinaron la oportunidad. La vergüenza pudo ser anecdótica de no ser por las mujeres y niñas hidalguenses que siguen arriesgando su vida en abortos clandestinos, humilladas por cuaternarios médicos objetores de conciencia y criminalizadas por ministerios públicos misóginos. Hidalgo pudo, pero no quiso. Presentaron una iniciativa llena de errores como la de decir que la interrupción del embarazo podía darse hasta los seis meses, lo cual, sumado a su pésimo manejo político, sus egos artificiales y el oportunismo del grupo universidad, despertó la reacción de los grupos anti-derechos promovidos por el PAN. Para su ejemplo, el estado de Oaxaca logró lo que la legislatura hidalguense no pudo o no quiso hacer. Esta entidad sureña llegó a los titulares mundiales por aprobar la interrupción legal del embarazo hasta por doce semanas y despenalizado a las mujeres que abortan por cualquier condición. También para su bien, activistas feministas continúan cabildeando una iniciativa coherente, justa y progresista. Quedará en manos de quienes integran el Congreso el sitio que quieren ocupar en la historia de Hidalgo.

Comments

Comentarios

You may also like