Coronavirus: Del «NO PASA NADA», al «vamos a morir»

Después de que el Gobierno Federal en México anunció que el país entraría en cuarentena por la propagación del virus COVID-19, no faltaron los mensajes vía redes sociales para asegurar que el coronavirus solo era un invento de las autoridades, principalmente del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, para distraernos por su “incapacidad” para mejorar la economía del país.

Los detractores del mandatario federal criticaron fuertemente la suspensión de actividades que se realiza del 20 de marzo al 20 de abril y, contrario a todas las recomendaciones que solicitaban las autoridades, continuaron realizando sus actividades normalmente.


Con el paso de los días, algunos de ellos pasaron del: “no pasa nada”, al “vamos a morir”. Uno de los casos que esta reportera ha observado fue el de una persona que aseguraba que todo era una mentira del “inepto” de AMLO, por lo que realizó una reunión en la que estuvo presente “alguien” que venía llegando de Europa y quien días después dio positivo a COVID-19 en Hidalgo; a pesar de ello, seguían creyendo que no “pasaba nada” y ocho días después el pánico cundió, pues un familiar cercano, que tuvo contacto con el positivo a coronavirus, enfermó de las vías respiratorias: dolor de garganta, tos y un poco de fiebre; afortunadamente dio negativo a coronavirus.

Después del susto, ahora buscan concientizar a la gente cercana: familia, amigos y vecinos de que el problema es real y, nuevamente la culpa es del Gobierno Federal por no detener actividades antes, sin darse cuenta que el problema principal es que no se están acatando las indicaciones.
Casos positivos en México e Hidalgo-

A casi un mes de que en México se detectará el primer caso de coronavirus, el país cuenta con 367 casos positivos, contrario a países como España que ya tienen más 39 mil enfermos por el virus o Estados Unidos que tiene más de 59 mil; es obvio que por la densidad poblacional en que dichas naciones se cuenten con más casos; pero México es reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por las acciones que está llevando a cabo.
En Hidalgo, hasta el momento solo se cuenta con siete casos positivos, y se han registrado 64 casos sospechosos, de las cuales 11 se encuentran en proceso y solo uno está internado en el Hospital General de Pachuca, mientras los demás están en aislamiento domiciliario.


Todos debemos prevenir


Pero el trabajo de prevención y cuidado no solo depende del gobierno, también de algunas otras instituciones como las religiosas; por ejemplo, la Iglesia Católica ha cancelado fiestas patronales y misas; cosa que no es del agrado de algunos de sus fieles.


Doña Tomasa, muy afligida le comenta a esta reportera, “si muero de Coronavirus, no podrán hacerme mi misa como Dios manda, ni podrán hacer mis rosarios, pues no nos dejan juntar; mira, acaban de cancelar los rosarios de mi comadre y todo por este virus. Entiendo la gravedad de las cosas, pero al menos cuando alguien muera, que nos dejen hacer misas”.
Sin embargo, no todos los cultos religiosos lo están haciendo pues algunos otros, continúan reuniéndose en casas para leer la biblia, “es un grupo de cinco personas, somos pocos, pero no queremos detener nuestras actividades religiosas”, comentan.


El pánico en redes sociales


Y aunque las instrucciones son muy puntuales, no salir a menos de que sea necesario, lavarse las manos y desinfectar todo aquello que se vaya a tocar, la población pareciera que busca linchar a quienes se encuentran contagiados, pues son cientos los mensajes que se envían tanto al gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, como a las autoridades federales para saber exactamente quienes son las y los infectados: “nombres, ubicación exacta, cómo se contagiaron” preguntan en redes sociales.

Muchos justifican sus ansias de querer saber los nombres para protegerse; desgraciadamente ya hubo un intento de desalojo en la Ciudad de México a una persona de nombre Rodrigo contagiada por COVID-19. Rodrigo contó su historia a Imagen Noticias para crear conciencia, peros sus vecinos del condómino donde vive intentaron desalojarlo, rociaron cloro en la entrada de su vivienda y prohibieron a sus amigos que le entregaran víveres, eso pasa en la capital del país.

Por ello Rodrigo pidió apoyo a las autoridades federal, “Estoy muy indignado, ojalá me puedan ayudar a compartirlo, porque estoy desesperado, me quedé ya sin comida, me quedé sin agua y grandes amigos, están afuera del residencial de donde vivo y no los dejan pasar que, porque supuestamente la Secretaría de Salud no se los permitía,

Por cuestiones como estás, es que las autoridades protegen la identidad de quienes se encuentran enfermos, y siguen pidiendo que realicen las medidas precautorias y conserven “Susana distancia”.

México, a partir del 24 de marzo, se encuentra en fase 2, por lo que ahora ya no serán casos importados, sino el contagio será de manera interna, por lo que es el momento de que la población realmente tome las medidas necesarias.

Comments

Comentarios

You may also like