ESCRITORAS hidalguenses: ENID ADRIANA Carrillo Moedano

Enid es una escritora que nació en Pachuca, estudió la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la Maestría en Desarrollo Urbano Sustentable ofertada por el Colegio del Estado de Hidalgo y actualmente es doctorante en Ciencias Sociales, también en la UAEH. Se desempeña como docente en los niveles preparatoria y universidad, y eventualmente hace corrección de estilo y ortotipográfica.

Ante lo diverso de sus estudios, pregunto de dónde surgió esa necesidad de escribir y ella responde sin titubear: «Seré sincera: no lo sé. Sólo es algo que te sucede, a mí me pasó desde muy niña, escribía cosas, me gustaban las palabras. Ya de grande quise contar historias que me pasaban por la mente, sin un objetivo en específico. Escribir es algo que siempre quiero hacer, escribo pedazos de cosas que eventualmente se convierten en una historia, en un relato o cosas que se me quedan en la cabeza por mucho tiempo hasta que toman una mejor forma y las puedo escribir para contar lo que quiero».

Enid se ha enfocado en el cuento corto y el relato, pero afirma que no podría encasillarse sólo en un género, ya que siempre está experimentando. Menciona que hay temas recurrentes en lo que escribe: la noche, la oscuridad, la muerte, la magia…

La noche nunca termina

Su primer libro se llama La noche nunca termina y fue el ganador del Premio de Cuento «Ricardo Garibay» 2018; el libro fue publicado en 2019 por la Secretaría de Cultura del Estado de Hidalgo. Igualmente afirma que posee cuentos en Lotería, una antología publicada por editorial Elementum y un texto que aparece en la Segunda antología de escritoras mexicanas. También hay varios textos de su autoría en el periódico El independiente, en una sección literaria llamada Maldito vicio y en la Revista 451 Effe.

¿Fue difícil conseguir publicar tu obra?, pregunto. «Creo que lo difícil fue escribirla. A lo largo de mi vida siempre he encontrado espacios digitales e impresos para publicar; respecto al concurso, fue la primera vez que metí mis textos y resultaron ganadores. Creo que lo difícil es escribir, pero sobre todo ser crítico con tus propios textos, pues no todo lo que hacemos es material que pueda publicarse; a veces hay textos muy flojos o muy ‘sucios’, con errores, con malas ideas y debemos ser críticas con ello también», comenta Enid.

Platicamos del reciente auge de la visibilización de escritoras y comenta que es muy importante que el trabajo de las escritoras se difunda porque, si bien siempre han existido, conocemos a las clásicas autoras occidentales de países hegemónicos. «Necesitamos conocer a escritoras periféricas y locales, a mujeres de todas partes del mundo y nacionalidades. Me gusta vivir en una época en la que las mujeres, en lo que sea que hagamos, estamos teniendo más espacios y nos estamos apropiando de ellos para contar una visión del mundo que no siempre fue tomada en cuenta», apunta.

Como amante de la escritura, al igual que Enid, le pido que me cuente qué ha traído esta a su vida. «Cosas increíbles y cosas terriblemente abrumadoras también. He conocido a gente extraordinaria que me ha ayudado a mejorar, ya sea desde sus comentarios positivos o negativos y también me he enfrentado a mi propia opinión sobre lo que hago, a cuestionar por qué hacer algo que a veces parece no ser relevante para el mundo. Pero al final del día, escribir me hace sentir poderosa», finaliza.

Sus metas profesionales son continuar trabajando como docente, pero también tener mejores condiciones para hacerlo. Y sin duda alguna, seguir escribiendo, «explorar otros temas, otras atmósferas, pero creo que eso pasará por el curso propio de la vida», dice Enid.

Las escritoras mexicanas que la inspiran son principalmente dos: Amparo Dávila y Sofía Segovia. También sigue el trabajo de Shirley Jackson, que le parece una voz muy peculiar y que ha marcado mucho las cosas que le interesan ahora para escribir. Menciona también a otras escritoras, como la uruguaya Cristina Peri Rossi, a Clarice Lispector y Charlotte Perkins. En el campo académico admira el trabajo de bell hooks, de Jane Jacobs y Saskia Saasen.

Puedes conocer más de La noche nunca termina en la página de Escritoras Mexicanas https://www.escritoras.mx/la-noche-nunca-termina/?fbclid=IwAR295aLkSagXgiBudTRKiCpS-

Comments

Comentarios

You may also like