Martha Canseco, PIONERA del FEMINISMO hidalguense

EL MOVIMIENTO FEMINISTA EN EL ESTADO DE HIDALGO tuvo un inicio distinto al que ha tenido lugar en otras entidades, porque el feminismo hidalguense comenzó en los años 80 del siglo XX, en la televisión local, impulsado en ese momento por una sola mujer: Martha Canseco González, periodista y comunicóloga, quien en ese entonces era directora de noticias de la televisora estatal, cuya señal era ampliamente sintonizada por la población del estado.

A finales de la década de los 80, sin previo aviso, la gran mayoría de la ciudadanía hidalguense que consumía ávidamente el noticiario del Canal 3 local, comenzó a escuchar sobre feminismo de la noche a la mañana, en todos los espacios informativos.

El lenguaje incluyente, la visibilidad de las mujeres, las imágenes no sexistas y, sobre todo, el seguimiento y atención de casos de las mujeres víctimas de violencia, eran constantes en los noticiarios locales, en una época en que estos temas pasaban totalmente desapercibidos por los medios nacionales. Y así, en el horario estelar de la televisión, el feminismo hizo su aparición triunfal en el estado de Hidalgo.

Mirar al poder a los ojos

La primera vez que Martha tuvo conciencia del poder, tenía aproximadamente 16 años y estudiaba la preparatoria. Llegó de la escuela sumamente hambrienta, al igual que uno de sus hermanos. Comenzó a prepararse comida y su hermano le pidió que también le cocinara a él. Ella estaba tan hambrienta que se negó rotundamente y él la acusó con su papá, quien intentó reprenderla por no haber atendido a su hermano.

“Mi papá siempre nos había dicho que todos sus hijos debían estudiar, pero enfatizaba que sobre todo sus hijas debíamos estudiar para no depender de nadie. A todas sus hijas nos enseñó incluso mecánica, y sin embargo ese día, después de que mi hermano me acusó, mi papá me dijo ‘Tú estás aquí para atender a tus hermanos’. Toda mi infancia y mis primeros años de adolescencia hice eso, atender a mis hermanos hombres, pero ese día vi a mi padre a los ojos y le cuestioné la contradicción, porque por un lado me impulsaba a ser independiente, pero sólo hacia afuera de la familia. Le dije que, de sus dos mensajes contradictorios, yo prefería quedarme con el primero. Entonces mi papá ya no tuvo cómo debatirme y acabó diciéndoles a mis dos hermanos hombres: El día que necesiten que una de sus hermanas los atienda, pídanselo a la que sea, menos a Martha”.

«Soy una prófuga del patriarcado»: Martha Canseco. FOTO: DESDEABAJO.MX

Más adelante, cuando Martha Canseco tenía 18 años, su padre golpeó a su madre por primera y última vez en su vida. Su mamá gritó pidiendo ayuda. Como no había ocurrido antes, sus hermanos y hermanas se quedaron paralizados de miedo y sorpresa ante la escena. La única que tuvo el valor de enfrentar directamente a su padre, fue ella. Se puso frente a su papá y comenzó a discutir con él. Ella le enlistó sus errores y su padre se detuvo.

“Luego de eso, en mi familia de lo que se hablaba no era de que mi papá había golpeado a mi mamá, sino de que yo me había atrevido a enfrentar a mi padre. Mis tíos hablaron conmigo y me dijeron que eso no se hacía, que yo estaba mal. Pero a mí me quedó muy claro que yo no estaba mal, que el poder sí se equivoca y que no sólo no pasaba nada cuando mirabas al poder a los ojos, sino que era necesario hacerlo, si querías que las cosas cambiaran.

«Es necesario mirar al poder a los ojos si querías que las cosas cambiaran»

“Mi papá murió un año después de ese evento. Estoy segura de que estaría muy orgulloso no sólo de mis logros laborales, sino de que gracias a él le perdí el temor al poder. En todos mis años de activismo, he visto a los ojos y hablado directamente con gobernadores, con periodistas connotados, con gente de alto rango en la impartición de justicia, y ninguno de ellos me inhibió nunca”.

El mundo masculino del periodismo

“En la escuela me ahogaban las restricciones del sistema educativo tradicional. Desde la primaria me castigaban siempre porque no podía quedarme sentada. No faltaba al respeto, no incumplía, pero siempre quería estar activa. La maestra me castigaba subiéndome a un archivero muy alto y dejándome ahí sentada. Ella lo hacía para que no pudiera ponerme de pie y moverme, pero lo que logró es que a mí me naciera el gusto por observar el comportamiento, porque desde arriba, observaba y analizaba los comportamientos de mis compañeras y compañeros. Tal vez ahí nació mi gusto por el periodismo, y aunque a mi papá le parecía una profesión muy masculina, yo decidí ir a estudiar periodismo y comunicación colectiva en la UNAM”.

El papá de Martha murió cuando ella comenzaba a estudiar la licenciatura, y aunque dejó dinero suficiente para la manutención familiar, ella decidió trabajar para subsanar los gastos extras de la carrera. Sus empleos como mesera, bolera, cajera de tienda departamental, lavacoches y cantante en los camiones, le permitieron desarrollar aún más la sensibilidad social por la población trabajadora.

El primer trabajo formal en el periodismo fue en el Canal 13 de la cadena de televisión pública que entonces se llamaba “Imevisión”.

“Trabajar en el área de noticias de una de las televisoras más grandes del país fue una magnífica oportunidad de aprendizaje. Sí, era un mundo muy masculino, con pocas mujeres periodistas, pero desde el primer día me fue bien por lo inquieta que era. Me metía a aprender a todas las áreas, y me fui ganando un lugar desde el principio, justo por esta tendencia a no quedarme quieta.

En la mesa de redacción decían: ‘El noticiario empieza en dos minutos y la conductora no tiene la información ¿Quién le lleva las hojas?’ Y siempre me asignaban a mí esa tarea porque era la que más rápido corría. En ese entonces la conductora del principal noticiario era Martha de la Lama, y justo cuando ella estaba entrando al aire, junto a su escritorio se veía una manita de alguien agachada, poniéndole las notas en su escritorio. También me mandaban de emergencia a dejarle la información de la redacción al director general, porque era la más rápida. Yo llegaba a la oficina del director y me metía sin tocar, pues ya me había acostumbrado a mirar al poder a los ojos”.

Después de un tiempo, el director de Imevisión se acostumbró a que Martha ya no sólo entrara a su oficina dejarle reportes periodísticos, sino también a que la dejara entrar a trabajar en otras áreas, a que le autorizara cambio de fuente periodística. “No era pedir por pedir, le mostraba mi trabajo para que viera que merecía lo que estaba solicitando”. Y así, Martha logró ser enviada especial a diversos países de Latinoamérica que vivían conflictos bélicos. Cubrió las guerras y los procesos de paz de El Salvador y Nicaragua.

«Yo llegaba a la oficina del director y me metía sin tocar, pues ya me había acostumbrado a mirar al poder a los ojos”.

“Ese atreverme a meterme en todas las áreas para conocer su funcionamiento, me dio un conocimiento general de todo el movimiento del canal 13. Cuando un día llegaron del gobierno del estado de Hidalgo buscando alguien que pudiera encabezar una renovación total de la dirección de noticias de la televisora hidalguense, en Imevisión les dijeron sin dudarlo: ‘llévense a Martha, porque ella sabe de todas las áreas’. Y así llegué al estado de Hidalgo”.

La prófuga del patriarcado

Cuando a finales de los años 80 Martha Canseco llegó a dirigir el área de noticias del Canal 3 de Hidalgo, no se reporteaba. Las noticias con que se alimentaban los noticiarios se extraían del periódico local de mayor circulación. Si por alguna razón ese periódico no llegaba a tiempo al Canal 3, entonces no se transmitía el noticiario. Además, muchas de las dependencias gubernamentales no tenían áreas de prensa y no emitían boletines.

“Fue empezar prácticamente desde asignar fuentes a las y los nuevos reporteros, desde llamar a los secretarios de Estado para que generaran boletines, fue hacer que, por primera vez en la historia del canal 3, se interrumpiera la programación para dar el reporte especial de algún hecho noticioso trascendente”.

Martha Canseco habló por primera vez de sexualidad y feminismo en la televisión pública del Estado. FOTO: DESDEABAJO.MX

Con más de una década de haber incorporado el feminismo en su vida, Martha aprovechó el torbellino de cambios en la televisora hidalguense para llevar también los contenidos informativos hacia una perspectiva feminista y, con tantas modificaciones, a la audiencia estatal no le sorprendió que la nueva imagen del canal viniera encabezada por una presencia femenina diferente.

En todos los años que Martha Canseco fue la directora de noticas del Canal 3 en Hidalgo, esta periodista feminista fue pionera en varios aspectos, pero tres fueron los más destacados: Martha fue la pionera del movimiento feminista, porque cuando ella llegó a Hidalgo, había grupos de mujeres que hacían labores muy valiosas por otras mujeres, pero desde el asistencialismo, sin el enfoque de los derechos humanos. Además, fue la pionera en llevar el feminismo a los medios de comunicación y la pionera en hablar de sexualidad públicamente en el estado, y lo hizo nada menos que en el horario estelar, en una época en que la televisora local tenía gran influencia en la ciudadanía hidalguense.

Casi quince años después de su salida de Radio y Televisión de Hidalgo, también fue la primera que implementó la capacitación en autodefensa feminista en la entidad y, con este modelo, en la última década ha ensañado a casi 20 mil mujeres hidalguenses a defenderse físicamente de la violencia feminicida.

Luego de la salida de Martha Canseco del Canal 3, esta televisora no ha vuelto ha tener una visión feminista en sus contenidos, lo cual fue negativo para la lucha de las mujeres en Hidalgo, pero no para Martha en lo individual, ya que, junto con la creadora y artista visual Carmen Campos Montiel (Ganadora del premio nacional de periodismo en la categoría de producción en Televisión) fundó el “Proyecto de Televisión Independiente”, una productora de contenidos visuales feministas, la cual ha llevado a que sus fundadoras expongan su trabajo en España, Estados Unidos, Canadá, Cuba y Argentina.

«Las herramientas teóricas son imprescindibles para el feminismo»

“Estoy segura de que los logros en mi vida han sido porque no me sé quedar quieta. Ahora mismo estoy iniciando un círculo de lectura con las feministas jóvenes, para que no vayan a la lucha sin las herramientas teóricas, que son imprescindibles para el feminismo. También estoy iniciándome en la promoción de la sexualidad feminista en la adultez mayor. Al menos en el estado, nadie ha trabajado este tema y yo decidí entrarle, porque estoy muy acostumbrada a abrir brecha en el movimiento.

“Soy una mujer muy afortunada, porque he sido siempre prófuga del destino que, como mujer, tenía para mí el patriarcado. Cada vez soy más plena, y más plena, y más plena. No hay tope, ni medida para la plenitud, yo voy siempre para adelante, y hasta donde tope con la felicidad y la plenitud que da el feminismo”.

Comments

Comentarios

You may also like