Se acabaron los grupos

El PRI decidió IR SOLO en las elecciones municipales; no signó coaliciones y, aún cuando le restaba la posibilidad de construir candidaturas comunes, avisó este fin de semana que no, que competirá con SUS PROPIAS FUERZAS. Este es un FENÓMENO NO VISTO en el tricolor desde hace mucho tiempo. Muchas elecciones pasaron y se volvió tradicional verlo acompañado por mini-partidos, los cuales, siempre funcionaban como medios para el PAGO DE CUOTAS hacia GRUPOS DE PODER dentro y fuera del partido. De modo que la campaña en solitario rompe con el VICIO DE PAGARLE RENTA a las facciones. No hay cotos, no hay grupos; el PRI irá a las elecciones como un bloque, sin otroras manos que siempre BUSCABAN IMPONERSE a golpes sobre la mesa de negociación. Esto tiene muchas implicaciones en la forma de hacer política en un Estado que se había acostumbrado a solicitar CANDIDATURAS en todas las ventanillas, menos en la que corresponde a la dirigencia del partido. Es muy interesante observar que la SANA DISTANCIA –a propósito de combate al COVID-19–, también existe entre el Gobierno y el partido del que emanó. Esto es algo que no se había visto en 90 años de priísmo en Hidalgo. MÉRITO tiene el gobernador OMAR FAYAD al promover la SEPARACIÓN DE PODER del Estado con la dinámica del partido al que pertenece. Pero aún más lo tienen ÉRIKA RODRÍGUEZ y JULIO VALERA, presidenta y secretario general priístas, quienes han logrado ganarse el RESPETO tanto del llamado «primer priísta» como de las bases. Sí, es un fenómeno interesante –y raro, si se quiere–, que el tradicionalmente hegemónico PRI acuda a unas elecciones sin que las DECISIONES de su comité directivo sean MANOSEADAS por personajes a la sombra. De esto sacará GANANCIA el Revolucionario Institucional y todo el SISTEMA POLÍTICO de Hidalgo.

Comments

Comentarios

You may also like