NIÑAS y NIÑOS hablan sobre la CUARENTENA

«¡Las niñas y niños quieren volver a la escuela!» «La cuarentena les afectará emocionalmente», «Se están aburriendo», «Se rebelan y no hacen las tareas». Estas son algunas de las expresiones que escuchamos en voz de madres, padres y hasta «especialistas en infantes», pero ¿Qué dicen las niñas y niños acerca de este tiempo de contingencia?

Entrevisté a distancia a 7 niñas y 5 niños, entre los 6 y los 13 años de edad; 9 de ellos(as) viven en Pachuca, 2 en San Agustín Tlaxiaca y 1 en Mineral de la Reforma.

Para empezar, confirmé lo que pensaba: la persona encargada de cuidarlos(as) la mayor parte del tiempo es su mamá, seguida de su papá y luego una abuela.

Respecto a cómo perciben el ánimo de su principal cuidadora o cuidador, la mitad dijo que su mamá se encuentra tranquila, sonriente, feliz, contenta o normal; 5 mencionaron verla angustiada, aburrida, nerviosa o apurada y a su padre cansado; 1 dijo que más o menos y otro que le hace más caso.

La actividad más recurrente en 11 de las niñas y niños entrevistados es mirar el teléfono celular y la televisión; la segunda actividad es jugar; la tercera, hacer tarea; la cuarta está relacionada con las actividades domésticas; la quinta, colorear o pintar; sólo 3 manifiestan hacer ejercicio físico y algunos dicen leer, hacer esculturas o repostería.

Cuando les pedí responder cómo se sienten la mayor parte del día, 7 manifestaron sentirse felices, 1 relajado, 1 angustiada por un tema personal y 3 aburridos(as).

Respecto a las causas de dicha felicidad, los(as) 7 afirmaron que se debe a estar con su familia. Otra de las cosas que más les ha gustado es descansar, estar tranquilo (2), 2 mencionan el juego (masas kinéticas, X-box, dibujar) y 1 salir de compras.

Cuando pregunté acerca de cómo vivían las emociones «negativas» que surgen en la cuarentena a causa de situaciones que no les agradan, 3 dicen que lloran, 3 gritan a solas o a la gente a su alrededor, 2 la evaden, 2 la sacan por ejemplo pegándole a una almohada, 1 hace actividades relajantes y otra dice que sólo se enoja más. Esto nos habla de la necesidad de que los(as) pequeñas cultivar su inteligencia emocional.

Respecto a las tareas escolares, 5 consideran que les dejaron mucha, 4 dicen que más o menos y 3 que les dejaron poca. 7 de ellos(as) dicen que extrañan la escuela… pero la mayoría no la extraña por las clases ¡sino por sus amistades! (8 de 12).

A la pregunta ¿Qué es lo que menos te gusta de estar en casa?, respondieron lo siguiente: «Que ya no podemos salir» (5), «Ayudarle a mamá/Hacer quehaceres» (2), «Que hace mucho calor en las habitaciones», «No saber qué hacer», «Que no hago muchas cosas», «Que todo se puso muy estricto»; el último confundió la pregunta.

Las respuestas del párrafo anterior me hacen pensar en los diversos contextos en que los niños enfrentan la pandemia. Tengo alumnos cuyas casas son muy pequeñas y pienso en lo complicado que debe ser permanecer ahí tanto tiempo. Incluso me cuestiono si las medidas establecidas por las autoridades sanitarias no fueron adultocentristas, pues las niñas y niños tienen una gran necesidad de movimiento. Por otro lado, habrá que observar qué pasa con la violencia hacia los(as) menores.

Respecto al coronavirus, 5 afirmaron sentir preocupación; 5, tranquilidad; 1 oscila entre preocupación y tranquilidad y 1 no respondió.

Como respuesta a la pregunta ¿Has aprendido algo de ti durante este tiempo?, contestaron: «Que soy flojo», «Aprendí a peinarme porque nunca lo hacía antes», «Aprendí a ayudar a mi mami», «Sí, cómo es mi cuerpo», «Que soy lista», «Que en ocasiones no se puede hacer lo que deseas, como salir, para cuidar de tu salud», «Que también nos enojamos», «Que puedo cocinar», «Que puedo estar sin salir», «Me gusta lavar los trastes», «Que en estas situaciones de no salir, me aburro mucho y me enojo», el último confundió la pregunta. Está claro, las niñas y niños no han dejado de aprender durante el confinamiento.

Por último les pregunté qué mensaje quisieran enviar a las personas adultas y respondieron principalmente que no salgan para que no se arriesguen y no contagien a los demás, respuesta que contrasta con el vergonzoso lugar que ocupa Hidalgo en cuanto a detener su movilidad. ¿Son las inconscientes las personas adultas?

También pidieron a los(as) adultos(as) que estén tranquilas, que no difundan noticias falsas y alarmantes; a los(as) profesores(as), que no dejen tanta tarea; que hay que unirnos en familia y cuidarnos, y claro ¡que no se olviden de comprar dulces, juguetes ni de hacer pasteles!

Comments

Comentarios

You may also like