Cosas que NO SABIAS sobre VÍCTOR GUERRERO TREJO

Para la población en general, las y los políticos de Hidalgo y México suelen ser personas ajenas a la sociedad; viven una vida muy diferente a la de la mayoría de los mexicanos e, incluso, tienen gustos gastronómicos diferentes; o sea están en un costal aparte. Sin embargo, al final del día, son personas que viven cosas similares a las del resto.

El diputado local Víctor Osmid Guerrero Trejo, representante del Distrito I con cabecera en Zimapán, es un “nuevo” integrante de la política” y podría ser un buen ejemplo de un político que vive como el común de las personas.

Guerrero Trejo cuenta tiene 46 años, nació el 11 de enero de 1974 y es originario de Zimapán. Se sabe aún poco sobre él, pues la mayor parte de su vida se ha visto rodeada de la química y no de la política.

Es ingeniero Químico Industrial por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), y desde 2005, mucho antes de que ingresará a la política, creó la empresa Ameripol Chemical, S.A. DE C.V., en la cual se comercializa y representan productos químicos y especialidades para la Industria del plástico, del hule, pinturas, alimenticia, minería y petróleo. Así, estableció relaciones con las principales firmas nacionales e internacionales en este ámbito y otros más como Electrodos Infra, Grupo Pepsico, Grupo Desc, Bimbo, Grupo Minera México, SEDENA y PEMEX, entre otros.

La mayor parte de su vida ha sido dedicada a la química que, como se explica, “es la ciencia que estudia la composición y las propiedades de la materia y de las transformaciones que esta experimenta sin que se alteren los elementos que la forman”. De tal modo, Víctor Guerrero decidió transformar su propia vida como un empresario de los materiales e incursionar en la vida pública.

“Entró en política por invitación de la exsenadora Angélica García Arrieta”

Su primer contacto con la política fue a través de la senadora Angélica García Arrieta, quien falleció en 2018. En varias ocasiones ella le insistió para ser candidato; sin embargo, no había nada que le atrajera del tema. Pero un problema le hizo cambiar de opinión.

En una ocasión, se vio involucrado en un conflicto por falta de agua para las comunidades de Zimapán. En la localidad de El Carrizal faltaba infraestructura hídrica. La gente tenía que recurrir a los barreros para detectar agua y excavar pozos rústicos para sacarla. Un día, Víctor Guerrero presenció cómo la gente no podía extraer agua y todo su esfuerzo era en vano. Entonces donó 50 mil pesos de su bolsa para comprar maquinaria y poder sacarla; sin embargo, él estaba consciente de que eso no sería suficiente, por lo que supuso que, si lograba obtener un cargo de elección popular, podría beneficiar a más gente. Eso lo motivó a incursionar en la política.

Y, aunque su paso por la vida de los partidos aun es corto, Guerrero Trejo es de los pocos diputados que mantiene sus ideales. Trabaja para lograr un cambio entre la sociedad; ha apoyado leyes a las cuales muchos les tienen miedo como el matrimonio igualitario; incluso, fue uno de los principales promotores para despenalizar el aborto, iniciativa que fracasó por errores propios y el boicot de sus compañeros de bancada.

Si bien Víctor Osmid no es férreo contrincante del Grupo Universidad —el cual pertenece a la bancada de Morena—, sí se ha convertido en una balanza al interior de su grupo parlamentario.

Una de las cosas que con orgullo cuenta Guerrero Trejo es que, en 2019, fue invitado por la poeta nicaragüense, Magda Bello, a su natal país para presenciar el premio internacional de poesía “Rubén Dario” que le fue otorgada a esta escritora. Magda y Víctor son amigos desde hace algunos años y, motivado por esa amistad, ahora la autora escribe un libro sobre Zimapán.

“Víctor Guerrero se ha convertido en una balanza al interior de Morena”

Además de disfrutar de la química, la poesía y a veces de la política, a Guerrero Trejo le encanta sembrar y cuidar de árboles frutales; de hecho, tiene su propia huerta, a la cual le dedica parte de su tiempo.

Otra de sus aficiones es el ciclismo de montaña, actividad que la permite realizar la Sierra Gorda que rodea a Zimapán. Cada que puede o el tiempo se lo permite, suele escaparse para perderse entre los cañones formados por la naturaleza.

Como buen hidalguense, es amante de la barbacoa y los escamoles con huevo, aunque no desprecia un taco de nopales con frijoles, todo acompañado de un buen mezcal con sal de gusano. Y de postre, fruta ate de manzana o guayaba, que de preferencia sea de la comunidad de La Encarnación. Y aunque no precisa de que haya fiesta, le gusta echar un karaoke. Habría que retar al diputado en este bello arte de la cantada, a ver quién es más desafinado.

Comments

Comentarios

You may also like