LUIS: La MÚSICA es un REFUGIO en TLAHUELILPAN

Luis Alberto Delgado Santiago es músico y dirige el Semillero Creativo de producción audiovisual en Tlahuelilpan de Ocampo, Hidalgo, donde cada día, niñas, niños y jóvenes aprenden canto, guitarra, melódica y fotografía.

El Semillero comenzó sus actividades en el Centro Cultural Regional del municipio durante el verano de 2019. Tras un cierre exitoso, se planteó que fuera llevado a comunidades con altos índices de violencia, así que Luis Alberto empezó a acudir en septiembre de 2019 a las colonias Cerro de la Cruz y Cuauhtémoc. “Atendiendo a la seguridad de los participantes del Semillero, las escuelas nos abrieron las puertas para hacer comunidad y comenzar a sembrar semillas de arte con mucho entusiasmo”, relata.

Lentamente más oportunidades se presentaron, una de ellas fue la invitación al Concurso de Coros de Música Tradicional Mexicana, donde el Semillero a cargo de Luis ganó el primer lugar. “Este hecho marcó un nuevo camino y abrió el panorama artístico a niñas, niños y jóvenes respecto a lo que son capaces de lograr”.

Así, se incorporaron nuevos miembros y los padres y madres de familia comenzaron a imprimir más entusiasmo en el apoyo hacia el Semillero y sus hijos(as); “esta fue la razón de que se ampliaran las asignaturas artísticas y se impartieran entonces clases de guitarra, melódica y fotografía, que funcionan como los ejes rectores del Semillero de producción audiovisual”, explica Luis.

Entonces las familias adquirieron melódicas y guitarras, y se gestionó con empresas privadas la adquisición de cámaras digitales, proceso que quedó inconcluso con la llegada de la pandemia. Sin embargo, eso no ha frenado el desarrollo artístico fotográfico de los(as) inscritos(as) al Semillero, ya que con la cámara del celular y tabletas se han realizado excelentes trabajos.

Actualmente son 11 niñas, 11 niños, 22 hombres jóvenes y 3 mujeres jóvenes quienes integran este Semillero Creativo, y que continúan a pesar del confinamiento. “La brecha digital no nos ha favorecido, ya que la mayoría no cuenta con internet. El amor al arte es lo que ha hecho que durante estos meses las semillas [niños, niñas y jóvenes] y padres de familia busquen la forma de conectarse a internet o tener contacto a través de llamadas telefónicas. Sin duda no ha sido un trabajo fácil, pero poco a poco lo estamos afrontando”, afirma Luis, comprometido y convencido de continuar.

 

Como se mencionó anteriormente, Tlahuelilpan de Ocampo está dentro de los focos rojos del país por su alto índice de violencia, pero a través del Semillero Creativo de producción audiovisual, los niños, niñas y jóvenes han encontrado en el arte, en la música, no sólo un derecho humano, sino un refugio.

Comments

Comentarios

You may also like