Gracias personal de SALUD, se MERECEN estas VACUNAS


Este martes llegaron las primeras vacunas a Hidalgo. Más de nueve mil dosis para inmunizar a todo el personal médico que, en esta entidad, ha estado en la primera línea de combate contra la COVID-19. Me hubiera gustado decir que este es el principio del fin de la pandemia, pero no es así. El camino es muy largo todavía. Y es mejor no mencionar que, con la llegada de las vacunas, llega la esperanza porque ahora más que nunca la población requiere disciplina. Esto pasa: tendemos a aprovechar cualquier pretexto para hacer lo que nos venga en gana. Y no, la vida no es la misma. El virus está allá afuera, en las tiendas, en las puertas, en los parques, en el transporte público. Nada ha cambiado; al contrario, todo tiende a empeorar. Los hospitales están a punto de colapsar y no hay medicamentos suficientes, tampoco oxígeno. Las vacunas son un mínimo de justicia para quienes han entregado su vida atendiendo a las personas contagiadas. A quienes heroicamente se han batido contra la pandemia en el gran sistema de salud pública hidalguense. Lo merecían. Merecían ya poder vacunarse, para abrazar a sus seres amados y trabajar —y vivir—, sin miedo a perder la vida o a sus familias. Y es por ese gran cuerpo médico que debemos redoblar esfuerzos en los cuidados. Confinarnos. Solidarizarnos. Atender las restricciones. Hidalgo ya tiene vacunas y es una gran noticia, sí. Para ellos y ellas, el contingente de salud, y para quienes han acatado las medidas sanitarias; no para quienes aún no entienden que nos estamos jugando la existencia.

Comments

Comentarios


You may also like