Consecuencias de HABER SALIDO este 14 de febrero


Los picos más altos de la pandemia en la zona metropolitana de Hidalgo ocurrieron luego del 30 de abril, del 10 de mayo, Navidad y Año Nuevo. La gente salió, compró, hizo filas, comió en los restaurantes, abarrotó las plazas comerciales y, en general, hizo vida casi normal amen de la crisis de contagios de COVID. Fue entonces cuando el secretario de Salud, Alejandro Benítez, alertó que el sistema sanitario estatal estaba a punto de colapsar. Y de hecho. La ocupación hospitalaria estuvo al 99 por ciento, de tal modo que a muchos pacientes de Pachuca los trasladaron a la Huasteca porque la capital se quedó sin camas. En consecuencia, aumentaron las medidas restrictivas. Gracias a eso se estabilizó —que no paró—, la tendencia de contagios. Pero al cabo de este 14 de febrero, cuando muchas personas salieron a honrar el amor y la amistad en las calles, negocios y plazas, es inevitable sospechar que pronto sufriremos otra crisis hospitalaria. Ojalá que no. Ojalá que no por todo el personal médico y sanitario que lleva un año trabajando sin tregua, por culpa de gente que se resiste el cambio. En verdad, ojalá que no.

Comments

Comentarios


You may also like