A VOTAR por PERSONAS, no por Partidos


En unas elecciones donde imperan los intereses económicos sobre el bien popular, emergen las alternativas que, si bien carecen de proyección mediática, arrogan una biografía pública digna de ser considerada para ocupar un cargo político.

Es cierto: pocas veces se da la ocasión en la cual tales personas dignas son postuladas por un Partido y en una localidad con posibilidades reales de triunfo pues, eso es, precisamente, lo que desata la avaricia de los caciques y vividores de la política. Y en la mayoría las veces nos encontramos buenas propuestas que, no obstante, enfrentan una competencia desigual, ya por ir por un Partido pequeño, trabajar con mínimos recursos o porque son víctimas de un sistema político-electoral hecho por y para unos cuantos.

Sin embargo, creo que es crucial votar por esas candidaturas que ofrecen un mínimo de congruencia, aunque tengan pocas posibilidades de triunfo (a veces muchas y qué bueno). Y es que estamos en un sistema de Partidos tan viciado e inescrupuloso que más vale votar por la persona y no por las siglas. Al final, eso nos garantiza dos cosas: que accedan a puestos de poder personas tan honradas y eficientes como sea posible y desinfectar de a poco a este sistema político plagado de corrupción.

Comments

Comentarios


You may also like