Él es RENÉ BOLIO, PANISTA, yunquista, quien opera los DISTURBIOS afuera de la Embajada de CUBA en México


Francisco René Bolio Halloran saltó a la palestra del activismo anticubano en el año 2012 cuando financió y organizó a cuatro jóvenes mexicanos, militantes del Partido Acción Nacional como él, para entrar a La Habana con visa de turistas y escandalizar en las iglesias de la ciudad, previo a la visita del entonces papa Benedicto XVI. Esta misión la fraguó con el apoyo de la Organización Demócrata Cristiana de América (OCDA) y el Directorio Democrático Cubano con sede en Miami, dirigido por Orlando Gutiérrez Boronat, cubano, quien es pagado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (sí, la USAID, la misma que en México financia a organizaciones como Mexicanos contra la Corrupción del empresario Claudio X. González, y la alianza «Va por México«) y abiertamente pide una intervención armada de Estados Unidos contra Cuba.

René Bolio fue senador suplente de María Guadalupe Cecilia Romero Castillo, o Cecilia Romero, católica, antiaborto, directora del Instituto Nacional de Migración durante el nefasto sexenio de Vicente Fox, cuando las relaciones entre México y Cuba se deterioraron por el lacayismo proestadounidense del expresidente mexicano (la era del infame «Comes y te vas» a Fidel Castro de la Cumbre Iberoamericana de 2004). Durante su estadía en el INM, Cecilia Romero quebró los acuerdos migratorios entre los países y facilitó el tráfico ilegal de personas desde Cuba hasta Cancún y, de ahí, a Estados Unidos. Para eso contó con la ayuda de Emilio López Ferrer, cubano residente en México desde 1990, fundador de la «Casa del Balsero«, desde la cual ha operado la trata de cubanos a quienes cobra 10 mil dólares para llevarlos desde la isla, hasta EEUU, pasando por territorio mexicano.

Tanto Bolio como su jefa, Cecilia Romero, son dirigidos por el esposo de ésta, Emilio Baños Urquijo, hermano de Fernando Baños Urquijo, exdirigente del Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), organización de ultraderecha que, durante la década de 1960, persiguió y torturó a militantes de izquierda, entre ellos, el periodista Miguel Ángel Granados Chapa. Desde el Estado de Puebla, cofundaron la organización católica secreta El Yunque.

Al menos desde el año 2000, con el arribo del PAN a la presidencia de México, Cecilia Romero, su familia, aliados anticubanos y subordinados como René Bolio, han utilizado a México como sede de cursos, encuentros y entrenamientos de la mafia anticubana. En el año 2015, previo a la Cumbre de las Américas de Panamá, la cual reunió a los presidentes Barack Obama y Raúl Castro por primera vez, el PAN, la OCDA y la alemana de ultraderecha Fundación Konrad Adenauer, pagaron la estadía en la Ciudad de México de algunos líderes anticubanos para ser capacitados en maniobras de boicot durante la Cumbre. Desde Miami llegó Orlando Gutiérrez Boronat, para ser uno de los capacitadores.

René Bolio y Orlando Gutiérrez Boronat dirigen la organización «Cuba Justicia», la cual aglutina una lista de funcionarios cubanos a quienes acusa de violaciones a derechos humanos. Es financiada por la USAID y cuenta con el apoyo de la mafia anticubanas de Miami, a través del Directorio Democrático Cubano. Ambos, han recorrido distintos puntos de Latinoamérica para promover su agenda contra la Revolución cubana, invitados por organizaciones y partidos de derecha. Y son ellos, quienes durante el curso de los disturbios en Cuba, operan los actos violentos vívidos afuera de la Embajada cubana en México, donde Bolio profirió insultos racistas contra un guardia de la sede diplomática.

Comments

Comentarios


You may also like