El mundo debe ADMIRAR lo que logró este país


Hay que entender lo que la República de Cuba logró en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. De verdad, hay que ponerlo a la vista porque no es cualquier cosa. Se trata de uno los más grandes hitos en la historia deportiva del país y, por tanto, de su sistema político. Y si existiera quien afirme que no deben mezclarse los asuntos del deporte con los políticos, habría que explicarle por qué ésto pasa con la isla. De hecho, el pueblo cubano no quisiera que fuera así, pero lo es, por culpa de quienes todo el tiempo conspiran para verla fracasar.

Como se sabe, Cuba es un país bloqueado económica y comercialmente por Estados Unidos desde hace más de sesenta años. Eso significa que tiene severos problemas para formar deportistas pues no puede acceder a los equipamientos e insumos médicos necesarios para atender el deporte de alto rendimiento. Y no digamos ya las carencias que enfrenta para poder premiar, como sin duda se merecen, a sus campeones y campeonas. A esto se le debe sumar la presión que enfrentan sus deportistas cada vez que viajan a competir, pues la política anticubana de Estados Unidos y la ambición personal, provoca a la emigración irregular y la deserción de atletas y de entrenadores.

Esto último atenta de nuevo contra la precaria economía cubana pues, todo lo que, con tanto sacrificio, la Revolución le invirtió a un deportista, de pronto, se esfuma y no regresa. O peor, es robado por los mercenarios y tratantes de personas, que los hay. Además, en cada noticia que se difunde sobre algún cubano desertando de su respectiva delegación, va de por medio la propaganda que contra Cuba financia la política exterior de Estados Unidos. Entonces, cada vez que eso pasa, se pretende hacer creer que es un “fracaso” del socialismo cubano, cuando, en realidad, es una suma de factores en cuyo fondo se haya la guerra económica y política de Washington contra La Habana.

Y, a pesar de todo lo anterior y lo que no puedo detallar en este texto (se podrían llenar libros enteros al respecto. Mientras tanto, te dejo un artículo que lo explica bien), retomo lo que el periodista cubano Pedro Jorge Velázquez publicó, acerca de los logros de la delegación cubana en Tokyo 2020, para asombro del mundo.

Para empezar: Cuba obtuvo quince medallas. Siete de oro, tres de plata y cinco de bronce. Y fue el país más ganador de Hispanoamérica, quedando entre los primeros quince países del mundo en el medallero olímpico, “en donde no hay ningún otro país subdesarrollado, mucho menos bloqueado”.

Continúa la lista de Velázquez:

  • Quedó 4to en el continente por detrás de los más grandes de la región: Estados Unidos, Canadá y Brasil, países que la superan por muchísimo en población y en economía
  • Quedó 2do de América Latina, solo por detrás de Brasil, país que tiene más de 212 millones de habitantes. Pero ojo: con el mismo número de medallas de Oro
  • Ocupó el 1er lugar de los países hispanohablantes del mundo entero
  • Fue el país de más medallas Olímpicas en el #Boxeo.
  • Logró 15 medallas con solo 69 deportistas para un 21.7 %
  • Quedó por encima de países desarrollados o en desarrollo como Hungría (15), Corea del Sur (16), Polonia (16), República Checa (17), Noruega (20) España (22), Suecia (23), Suiza (24), Dinamarca (25), Croacia (26), Bélgica (29), Bulgaria (30), Eslovenia (31), Turquía (35), Grecia (36), Israel (39), Qatar (41), Ucrania (44), Rumanía (46), Eslovaquia (50), Sudáfrica (52), Portugal (56)
  • Quedó por encima de países de la región como Ecuador (38), Venezuela (46), Puerto Rico (63), Colombia (66), República Dominicana (68), Argentina (72), México (84). Los demás países de América Latina se fueron sin ninguna medalla, entre ellos Chile, Costa Rica y Panamá.
  • Cuba sigue 1er lugar en América Latina en la tabla histórica de los Juegos Olímpicos, 2do del continente por detrás de EE.UU. y puesto 16 mundial.

Y para rematar, Pedro Jorge Velázquez pone sus puntos sobre las íes:

“Da igual si deseas despolitizarlo y pensar que esto es resultado de un ADN especial que tienen los cubanos, solo espero que te sientas orgulloso de lo que hemos logrado, bloqueados y echando p’alante. Yo sin embargo sé que todo esto no hay otra forma de entenderlo sin mencionar el nombre de Fidel y la palabra #REVOLUCIÓN”.

Bien dicho. Y se debe recordar que Cuba ha obtenido estos resultados en medio del recrudecimiento del Bloqueo y la guerra mediática en su contra. Hace unas semanas, las grandes cadenas estadounidenses y europeas se regodeaban diciéndole al mundo que la Revolución enfrentaba las protestas. Anunciaron el fin del socialismo, en su gastado discurso de guerra fría. El ocupante de la Casa Blanca, Joe Biden, se atrevió a decir que Cuba era un “Estado fallido”, mientras informaba que liberaría más dólares para apoyar los disturbios en la isla. Todo, mientras las sedes diplomáticas cubanas enfrentaban el asedio de mercenarios. En México, atentaron contra funcionarios cubanos; en Estados Unidos, amenazaron a la misión y en Francia, lanzaron bombas molotov contra la Embajada en una franca acción de terrorismo. Y no olvidemos que Washington anunció al mismo tiempo más medidas de asfixia económica, con toda la disposición de mantener las 243 acciones de agobio impuestas por Donald Trump.

¿Un país que obtiene siete medallas de oro, el más grande de habla hispana, le parece propio de un “Estado fallido”, míster Biden?

Yo dejo esto a la reflexión y quien tenga ojos que lea: ¿Qué resultados obtendrían otros países si sufrieran, ya no digamos sesenta años, sino un año de Bloqueo? Si a México, por ejemplo, le impidieran recibir remesas, colapsaría en tres meses. Si a Argentina le bloquearan la exportación de soya, entraría en una crisis prácticamente irrecuperable. Si a España le interceptaran los barcos de petróleo, el pueblo de inmediato asaltaría el Palacio Real de Madrid. En todos los casos, el deporte sería lo de menos. Sin embargo, Cuba sigue en lo alto del altletismo mundial para desgracia de sus enemigos. Y triunfa, sí, por lo importante que es el deporte en la isla y la enorme capacidad de sus atletas, pero también, para demostrarle a quienes le hacen la guerra ideológica que su socialismo funciona, a pesar de los problemas que les imponen. Eso es algo que tiene el cubano forjado en la Revolución. Qué maravilla de país.

Comments

Comentarios


You may also like