La minoría que se convirtió en MAYORÍA y consiguió una REFORMA HISTÓRICA


Hidalgo entró a la historia nacional al ser el primer Estado en el país que aprueba la Paridad de Género total para todos sus procesos electorales. Es decir que, a partir de las siguientes elecciones, los Partidos políticos están obligados a alternar sus candidaturas entre hombre y mujer, consecutivamente, en cada uno de los periodos electivos. De tal modo, las organizaciones que lleven a un hombre como candidato en las votaciones a la gubernatura del año 2022, deberán llevar, por ley, a una mujer en las elecciones siguientes del año 2028. Lo mismo para Ayuntamientos y el Congreso.

La iniciativa fue presentada por el diputado Julio Valera Piedras del Partido Revolucionario Institucional, siendo aprobada por unanimidad el 19 de agosto.

Lee la nota del día en el cual se presentó la iniciativa:

Con ello, el sistema político hidalguense está cumpliendo con lo dispuesto por las autoridades electorales sobre el aseguramiento en el cumplimiento de la Paridad de género en todos y cada uno de los procesos comiciales del Estado.

[Se trata del Dictamen que aprueba la Iniciativa con Proyecto de Decreto que adiciona un segundo párrafo al Artículo 62 de la Constitución Política del Estado de Hidalgo, emitido por la Primera Comisión Permanente de Legislación y Puntos Constitucionales]

Con esta iniciativa, la bancada del PRI cierra una destacada participación en el Congreso local, con María Luisa Pérez Perusquía y Julio Valera Piedras como sus principales figuras. Con una estrategia sólida y seria, rodeados de profesionales en sus equipos de trabajo, talentos en la asesoría técnica, política y comunicacional, sortearon con creces la minoría que suponían ser en el Pleno del Legislativo. De manera que no fueron pocas las ocasiones en las cuales, ese pequeño grupo de cinco representantes, se comportó como si fuera mayoría, construyendo acuerdos y convenciendo en el debate a sus contrapartes de otros Partidos.

La iniciativa de Paridad total es un ejemplo de eso. Se trata de la reforma en materia político-electoral más importante de los últimos tiempos en el Estado. Se trata también de la más importante iniciativa en favor del avance de los derechos políticos de las mujeres hidalguenses, votada por todos los Partidos, y conseguida por la bancada priísta. La posibilidad de que Hidalgo tenga, por primera vez, una mujer como gobernadora ya no será un azar del destino, ni estará sujeta a la voluntad de los políticos machistas, esos que han dejado atrás a muchas mujeres alegando una inexistente incapacidad, y que ahora asisten a su propio fin.

Lo que se espera es que, la próxima bancada del PRI en el Congreso estatal, la cual aumentará de cinco a ocho representantes y hará equipo con dos más de la coalición, continúe con el buen oficio político de quienes les anteceden. Igual serán minoría frente al Pleno, pero queda en su Partido el aprendizaje de convertir las desventajas en oportunidades. Atrás quedaron los tiempos del carro completo y de la aplanadora; eso, para todos los Partidos, ya es una quimera. Lo que toca es construir a través de las disenso; hacer efectiva la máxima democrática de que la política es tejer acuerdos. Tiene el Revolucionario Institucional en sus manos material suficiente para lograrlo. Tendrán, por bastante, a muchos de los mejores legisladores y legisladoras en la Cámara. Y contarán con Julio Valera Piedras, quien podrá repetir en la LXV Legislatura las hazañas que consiguió en el proceso que termina.

Comments

Comentarios


You may also like