Derechos Humanos

Denuncia del abuso de poder y por la No Discrminación

Imagina que, derivado de la contingencia por el Covid-19, perdiste tu empleo, si es que lo tenías; o te redujeron el sueldo y tu situación económica se precarizó y hay días en los que no sabes si vas a comer o no. Espero que sólo hayas tenido que imaginarlo y no estar padeciendo esto.

Ahora, si lograste sentir esa zozobra, no fuiste la única persona. Esa empatía también la experimentaton este grupo de jóvenes pachuqueños, quienes se sumaron al proyecto Cocinamos México, una iniciativa ciudadana que surgió en la Ciudad de México en el mes de marzo y que han retomado en ciudades como Puebla, Guadalajara, Monterrey y en últimas semanas, Pachuca.

El principal objetivo de Cocinemos México es regalar comida en cajitas biodegradables con un mensaje alentador, a las personas que realmente lo necesiten, a los y las más vulnerables, personas que van al día.

Ellos mismos son quienes cocinan desde temprano y comienzan a repartir desde la 1:30 de martes a viernes en calle Cuauhtémoc y zona centro de Pachuca.

Ya hay muchas personas que han donado y se han incorporado a esta iniciativa.

¿Nos sumamos para llevarle comida a más personas que lo necesitan?

“El mundo se encuentra en una encrucijada existencial que involucra una pandemia, una profunda recesión económica, un cambio climático devastador, una desigualdad extrema y un levantamiento contra las políticas racistas. Recorriendo todos esos desafíos subyace la larga negligencia de la lucha contra la extrema pobreza de muchos gobiernos, economistas y defensores de los derechos humanos”, asegura un informe de un experto de la ONU presentado al Consejo de Derechos Humanos.

Philip Alston, hasta hace una semanas relator* especial de la ONU sobre la  pobreza extrema y los derechos humanos, señala que frente a esa negligencia muchos líderes mundiales, economistas y expertos han promovido con entusiasmo un mensaje de autocomplacencia, proclamando que el avance contra la pobreza es uno de los mayores logros humanos de nuestro tiempo.

El mundo mide erróneamente el avance en la eliminación de la pobreza haciendo referencia a un nivel de subsistencia miserable en lugar de a un nivel de vida incluso mínimamente adecuado.

Sin embargo, «la realidad es que miles de millones de personas se enfrentan a pocas oportunidades, innumerables indignidades, hambre innecesaria y muertes que podrían evitarse», concluye este profesor, titular de la cátedra John Norton Pomeroy de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Una línea del Banco Mundial demasiado baja

La desconexión entre la realidad y el discurso se basa en que el Banco Mundial ha establecido una línea de umbral de la pobreza demasiado baja.

Alston explica que “casi todas esos mensajes de satisfacción (por los avances contra la pobreza) dependen de una forma u otra de la línea internacional de pobreza establecida por el Banco Mundial”, que permite afirmar que el número de personas que viven en la pobreza extrema cayó de 1895 millones en 1990 a 736 millones en 2015, aproximadamente del 36 al 10% de la población mundial.

“Esa caída se debe en gran medida al aumento de ingresos en un solo país, China. Y oscurece la pobreza entre las mujeres y los que quedan excluidos de encuestas oficiales, como los trabajadores migrantes y los refugiados”, revela Alston.

La actual línea internacional de extrema pobreza del Banco Mundial se estable en un ingreso de 1,90 dólares estadounidenses diarios por persona y se obtuvo de un promedio de líneas de pobreza nacionales adoptadas por algunos de los países más pobres del mundo, principalmente en África subsahariana.

Esta línea del Banco Mundial “está explícitamente diseñada para reflejar un nivel de vida asombrosamente bajo, muy por debajo de cualquier concepción razonable de una vida digna”, declara el experto.

Según la medida, uno puede «escapar» de la pobreza sin tener un ingreso cercano al requerido para lograr un nivel de vida adecuado, incluido el acceso a la atención médica y la educación.

“Se trata de un estándar que nada tiene que ver con el establecido por el derecho de los derechos humanos y plasmado en la Carta de las Naciones Unidas”, subraya el relator.

Alston señala que “al centrarse decididamente en la línea de pobreza defectuosa del Banco Mundial, la comunidad internacional mide erróneamente el progreso en la eliminación de la pobreza haciendo referencia a un nivel de subsistencia miserable en lugar de a un nivel de vida incluso mínimamente adecuado. Esto a su vez facilita las afirmaciones muy exageradas sobre la inminente erradicación de la pobreza extrema y minimiza el estado de empobrecimiento en el que aún subsisten miles de millones de personas”.

“El resultado es una victoria pírrica, un sentimiento indebido de inmensa satisfacción y una complacencia peligrosa. Usando medidas más realistas, el grado de pobreza global es mucho mayor y las tendencias extremadamente desalentadoras”, dijo Alston.

“Incluso antes de la pandemia, 3400 millones de personas, casi la mitad del mundo, vivían con menos de 5,50 dólares por día. Ese número apenas ha disminuido desde 1990″.

En la actualidad, la principal medida de privación global no monetaria, el Índice de Pobreza Multidimensional, que abarca 101 países en desarrollo, arroja una tasa de pobreza del 23%.

Pero, según el catedrático, ni incluso con esa línea de pobreza tan baja se va a conseguir el objetivo número 1 de la Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU que establecía el fin la pobreza en todas sus formas en todo el mundo para el 2030.

ONUAyuda en efectivo del Programa Mundial de Alimentos y de la Unión Europea ayuda a los refugiados sirios en Turquía a salir de la pobreza.

El COVID-19, una pandemia de pobreza

La pandemia mundial del coronavirus ha llevado a más de 250 millones de personas al borde de la inanición y empujará a 176 millones por debajo de esa línea de pobreza, frustrando así la  Agenda.

El relator señala que hay que llamarse a engaño porque el pésimo historial de la comunidad internacional en lo que respecta a la lucha contra la pobreza, la desigualdad y el desprecio por la vida humana precede en gran medida a esta pandemia. Y denuncia que esa lucha se centra en las promesas de un el crecimiento económico que no se cumplen.  

«En demasiados casos, los beneficios prometidos del crecimiento no se materializan o no se comparten», dice el informe. «La economía mundial se ha duplicado desde el final de la Guerra Fría, y sin embargo la mitad del mundo vive con menos de 5,50 dólares al día, principalmente porque los beneficios del crecimiento han ido en gran medida a los más ricos».

Por ese motivo, el mundo necesita nuevas estrategias, una auténtica movilización, potenciación y responsabilidad «para evitar el sonambulismo hacia el fracaso asegurado mientras se producen interminables informes insípidos».

Acabar con la pobreza es una decisión política

También aseguró que la pobreza mundial continua a gran escala es incompatible con el derecho humano a un nivel de vida adecuado y el derecho a la vida junto con el derecho a vivir con dignidad.

“El hecho de no tomar las medidas necesarias para eliminarla es una elección política que, además, deja firmemente instauradas prácticas discriminatorias basadas en género, estatus, raza y religión, diseñadas para privilegiar a ciertos grupos sobre otros”.

Al presentar el informe, el sucesor de Alston, Oliver De Schutter dijo que la justicia fiscal es clave para garantizar que los gobiernos dispongan del dinero necesario para la protección social tras señalar que en 2015, las multinacionales trasladaron aproximadamente el 40% de sus beneficios a paraísos fiscales, mientras que los tipos del impuesto de sociedades a nivel mundial han caído de una media del 40,38% en 1980 al 24,18% en 2019.

De Schutter también pidió que se estableciera un fondo de protección social para ayudar a los países a dar a los más pobres garantías básicas de seguridad social.

 «El crecimiento por sí solo, sin una redistribución mucho más robusta de la riqueza, no conseguiría combatir eficazmente la pobreza», agregó el nuevo relator especial sobre pobreza extrema y derechos humanos.

Sobre la base de las tasas de crecimiento histórico, se necesitarían 200 años para erradicar la pobreza por debajo de la línea de los cinco dólares diarios y se requeriría un aumento del producto interior bruto mundial de 173 veces.

«Esto es una perspectiva totalmente irreal, sobre todo porque no tiene en cuenta la degradación ambiental asociada al crecimiento económico, ni los efectos del cambio climático en la propia pobreza», explicó De Schutter.

El experto mostró su satisfacción por el informe de su colega porque “ilustra que la pobreza no es sólo una cuestión de bajos ingresos. Es una cuestión de exclusión, de abuso institucional y social, y de discriminación. Es el precio que pagamos por las sociedades que excluyen a las personas cuyas contribuciones no son reconocidas. Erradicar la pobreza significa construir sociedades inclusivas que pasen de un enfoque caritativo a un enfoque de empoderamiento basado en los derechos».

*Los Relatores Especiales forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.

 (Noticias ONU) 

En Hidalgo hay una sobrepoblación penitenciaria promedio de 990 personas, según la Comisión de Derechos Humanos del Estado. Esto representa el 22 por ciento de las 4 mil 500 personas que, en total, están recluidas en prisiones de la entidad.

Con la aprobación de la Ley de Amnistía en Hidalgo, la cual busca liberar a personas injustamente presas, ¿es posible reducir el hacinamiento en las cárceles hidalguenses? Según el diputado de Morena, Víctor Guerrero Trejo: no, pues esta medida únicamente beneficiaría a 230 personas. Quedará, entonces, ese pendiente.

Con la Ley de Amnistía quedarían en libertad aquellas personas que cometieron delitos como robo simple y sin violencia; contra la salud, que no estén involucrados con delincuencia organizada; así como los cometidos por personas pertenecientes a pueblos y comunidades indígenas que, durante su proceso, no hayan tenido intérpretes o defensores en su propia lengua.

Además, quedarían en libertad aquellas mujeres que fueron recluidas por aborto. Al respecto, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) puso a disposición del Ministerio Público estatal a cinco mujeres indebidamente presas por interrupción del embarazo en Hidalgo.

El diputado Guerrero Trejo informó que, en días pasados, la Comisión de Seguridad Ciudadana y Justicia del Congreso de Hidalgo aprobó la iniciativa de Ley de Amnistía para Hidalgo, por lo que solo falta que se apruebe en el pleno para que entre en vigor en la entidad.

¿Por qué es necesaria la Amnistía?

En 2015, esta reportera tuvo acceso a la historia de una mujer llamada Citlalli, de 25 años, recluida en la cárcel de Santa Martha Acatitla. Su delito fue robar un litro de leche, unas alitas de pollo y un frasco de mermelada. El costo total de lo robado fue 86 pesos, pero se le pedía una fianza de 12 mil 460 pesos. Ella no tenía los medios para pagar esa suma, por lo que se le impuso una condena de 6 años de prsión. El represéntate legal de la cadena comercial Walmart no quiso otorgar el perdón, pues aseguraba que el delito se cometió con violencia; sin embargo, esto no se pudo comprobar.

Citlalli cumplió cinco años de su condena y fue liberada en 2016. Pero ya en la calle, le negaron el trabajo. Desesperada, volvió a delinquir.

Y aunque en México el hurto famélico o robo por hambre no se considera un delito, las autoridades, generalmente, imponen una sentencia de hasta 10 años considerando simplemente la comisión de la infracción, pero no ahondan en las particularidades.

Así, también se tienen casos de personas indígenas que no contaron con un traductor al momento de su detención y por ello no tuvieron un debido proceso, violando sus derechos humanos. De ahí la necesidad de aprobar dicha ley para verificar los casos que cumplan con esta normativa y concederles su libertad.

Si bien es cierto que, con la amnistía, se pretende reparar el daño a una persona injusta o indebidamente presa, es obligación de las autoridades velar por el cumplimiento de sus derechos durante la reinserción social. Y así, evitar casos como los de Citlalli, donde una persona podría recaer en conductas antisociales para cubrir necesidades básicas. Este es otro aspecto pendiente de resolver.

Esteban, Claudia y Omar están convencidos de su labor como paramédicos de la Cruz Roja Mexicana Delegación Pachuca.

Aseguran que ser paramédico en tiempos de COVID, ha cambiado su rutina porque antes sólo atendían emergencias, ahora también realizan traslados.

Dicen que les dio temor durante los primeros casos positivos anunciados en Hidalgo, pero al pasar de las semanas fueron superando el miedo a través del autocuidado, como Karla, su coordinadora, se los ha indicado; por eso usan mascarillas n95, guantes, gogles, caretas y batas.

Han realizado traslados al Hospital Inflable, Hospital General, Corona del Rosal, IMSS e ISSSTE, servicios en los que desgraciadamente han sido testigos de la falta de oxígeno que presentan algunos pacientes, pero que por fortuna han logrado llegar con vida a los hospitales.

El llamado de estos héroes a la sociedad es «que si pueden quedarse en casa, no duden en hacerlo. Sabemos que hay personas que no creen en esto pero es real, lo hemos visto de frente. Por favor no lo tomen a la ligera, no queremos que llegue el momento en el que se saturen los servicios de salud. ¡Cuídense, protéjanse!».

Cada 24 de junio se reúnen todas las delegaciones de Hidalgo para celebrar el Día Internacional de la Paramédica, no así éste año, donde la celebración se vio opacada a causa de ésta funesta crisis.

Acaba de pasar el Día Mundial de Toma de Consciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Según el INEGI, en México hay aproximadamente 10, 055, 379 personas adultas mayores, de las cuales poco se conoce cuántas y de qué maneras están siendo maltratadas.

El INAPAM comenta que esto es debido a que la mayoría de los(as) adultos(as) mayores que viven maltrato no lo denuncian; algunas razones es que no aceptan que están siendo maltratados, tienen temor a las represalias, pues es el único familiar con el que cuentan; creen que es temporal; no quieren que su familiar o cuidador vaya a la cárcel; desconocen con qué autoridad deben dirigirse o su condición física o cognitiva no les permite realizar una denuncia.

Decidí entrevistar a un par de mujeres, la primera de ella es Laura, una optimista mujer de 69 años; la segunda es Inés, de 72 años.

Laura

Durante 48 años se desempeñó en el área de contabilidad en la iniciativa privada, Gobierno federal, paraestatal y estatal, brindando siempre excelentes resultados, por lo cual, la pronta aprobación de su jubilación, fue considerada un logro más.

Laura me cuenta que nunca tuvo temor a “no tener nada que hacer”, como dicen algunas personas antes de jubilarse. Por el contrario, ella comenzó buscar actividades en la Casa del Día del Patronato de la UAEH, en el Centro Cultural del ISSSTE, en el Instituto Hidalguense de las Mujeres de Pachuca y también en el Instituto Hidalguense de las y los Adultos Mayores.

“En el Centro Cultural del ISSSTE iba a clases de zumba, coro, pintura y también de escritura; en el Instituto de la Mujer, clases de bordado de tenangos, canto y un diplomado para mujeres emprendedoras; en el Instituto de las y los Adultos Mayores tomé el año pasado el diplomado de envejecimiento exitoso”, afirma Laura, quien espera que le den “luz verde” (debido a la pandemia) para retomar estos y sus cursos de tanatología, memoria y Tai-Chi.

El confinamiento no la ha detenido, pues continúa sus estudios vía WhatsApp y también realiza otros a través de la plataforma México X.

Como es evidente, Laura es una mujer sana. Vive en la casa de su hija junto con su mascota, un perro llamado Tejón. Se siente tranquila de no necesitar ayuda para realizar sus actividades y me comenta que espera seguir así. En el aspecto económico, se encuentra estable gracias a la buena pensión a la que pudo acceder.

Le pregunté abiertamente si alguna vez la han tratado mal debido a su edad y responde que considera que en todas sus relaciones, laborales, amistosas, etcétera, ha generado respeto, confianza, un lugar y reconocimiento, por lo cual, puede afirmar que siempre ha recibido un buen trato.

Se visualiza en un futuro como una mujer activa, autosuficiente económica y físicamente. “Por eso me alimento sanamente, me desenvuelvo en círculos familiares y sociales agradables, hago ejercicio, leo y escucho buena música, y aprendo algo nuevo cada día”.

Uno de sus grandes anhelos es conservar la salud, ser autosuficiente, no tener que depender de nada ni de nadie. “Uno de mis temores es perder la salud, tener alguna enfermedad. Veo que las personas enfermas dependen tanto de medicamentos y de algún apoyo físico para moverse; necesitan un cuidador, alguien que les dedique su tiempo. Eso es lo que a mí me da temor”, afirma.

“La vejez es un gran logro en la vida. Yo veo en mi entorno que ahora hay muchas personas que nacieron en la década en la que yo nací. La esperanza de vida es alta; para las mujeres es de 78 años y para los hombres de 75, entonces si se tiene un estilo de vida saludable, se puede llegar a esa edad. Hay que tener confianza en que se puede tener una vejez digna cuando desde joven se planea”, finaliza Laura.

Inés

Tiene en su foto de perfil en la que algunas flores coronan su cabeza. Aunque tiene el aspecto de una mujer algo dura, me encuentro con una mujer sensible que ha tenido que luchar desde su niñez. Actualmente tiene 72 años y vive desde hace tres con uno de sus hijos que volvió de Playa del Carmen.

Inés no accedió a una jubilación, vive de la pensión de su esposo (fallecido) y lo que obtiene de Sesenta y más. Me cuenta que su esposo era muy estricto, pero, a pesar de ello, tuvieron un matrimonio feliz.

Ella se dedicó gran parte de su vida a tejer y pintar. La cocina le gusta mucho. “Me hice comerciante,  pintaba manteles  y todo lo que me pedían; también mi esposo aprendió a pintar. Todos los domingos poníamos nuestro puesto afuera de la iglesia y de ahí nos íbamos a Huasca a vender. Después de que él murió, todo cambio”.

La muerte de su esposo, quien duró enfermo ocho meses, “la hundió”; también murió su madre. Sus hijos le impidieron seguir trabajando y la llevaban de una casa a otra para que estuviera acompañada y así aminorar la tristeza resultante de sus pérdidas, pero Inés extrañaba su casa y realizar sus manualidades.

Entonces conoció las instituciones que brindan atención y actividades a las personas adultas mayores y recuperó la alegría. “Me siento feliz desde que voy al club de Punta Azul, al Centro de Salud y al Instituto para las y los Adultos Mayores. He aprendido a tener amigos,  tengo varios”.

Aunque ha pasado por ocho cirugías (por dos tumores atrás de cuello, una cesárea, otras en vejiga, senos, vesícula, espolón y dos de rodilla), sigue adelante y no necesita ayuda para realizar sus actividades. Se define como una mujer echada para adelante que, una vez pase la contingencia, desea volver a tejer y vender.

Afirma que nunca ha sido maltratada, que sus seis hijos siempre la escuchan, respetan sus decisiones y están pendientes de ella, especialmente una hija.

Su mayor temor es tener una enfermedad, “pasar mucho tiempo encamada o tener una enfermedad incurable. Yo soy de familia longeva, mi abuelita murió de 105 años y mi mami de 98 años, pero sólo dios sabe”, dice Inés, quien se disculpa por escribir mal a causa del llanto que le produjo recordar su vida, su tiempo con su esposo. Pero ella también tiene sueños a futuro, el que más desea: hacer un viaje al mar con sus 12 nietos.

Al terminar las entrevistas, pude darme cuenta de que el mayor temor de estas mujeres es perder su autosuficiencia, la salud, “ser una carga” para sus hijos.

Tipos de violencia hacia las personas adultas mayores

Para abonar a crear consciencia acerca del abuso y maltrato en la vejez, comparto los tipos según el INAPAM:

1. Físico: Cualquier acto no accidental, que provoque daño corporal, dolor o deterioro físico, producido por fuerza física. Por ejemplo, uso inapropiado de fármacos, falta de alimentación o castigos físicos.

2. Psicológico: Donde intencionalmente se cause angustia, desvalorización, sufrimiento mediante actos verbales o no verbales. Por ejemplo, amenazas, insultos, descalificación, intimidaciones, tratarlo como niño o aislarlo.

3. Abuso sexual: Cualquier contacto sexual no consentido. Por ejemplo: Lastimar, insultar, obligarlo a participar en acciones de tipo sexual o no permitir el uso de protección.

4. Abandono: Deserción por un individuo que ha asumido el papel de cuidador. Por ejemplo, implica dejarlo en lugares peligrosos, sin cuidado o encerrado.

5. Explotación financiera: Son medidas u omisiones que afecten la sobrevivencia del adulto mayor. Por ejemplo, despojar, destruir o hacer uso ilegal o inapropiado de sus bienes personales, propiedades y/o recursos.

6. Estructural: Deshumanizar el trato hacia el adulto mayor en las oficinas gubernamentales y en los sistemas de atención médica, discriminarlos y marginarlos de la seguridad y bienestar social, no cumplir las leyes y normas sociales.

Vale enfatizar que el maltrato suele presentarse en cualquier entorno donde la persona adulta mayor se desenvuelve y que generalmente, una persona presenta dos o más tipos de maltrato, independientemente de su nivel sociocultural.

Los factores de riesgo más recurrentes son

  • Ser mujer
  • A mayor edad el riesgo aumenta
  • Cuando existe deterioro de salud y/o discapacidad
  • Dependencia emocional, depresión, ansiedad, baja autoestima o demencia.
  • Aislamiento social
  • Antecedentes de maltrato doméstico

Será tarea de las autoridades correspondientes generar las acciones preventivas y de atención a la violencia hacia personas adultas mayores; crear estadísticas que permitan dar forma a dichas acciones; destinar y asegurar recursos públicos para su atención, no sólo de quienes viven maltrato y redefinir de manera positiva, mediante políticas públicas, el lugar que ocupan las personas adultas mayores en la sociedad, con el fin de verlas como sujetos de derechos y asegurar su respeto, libertad y dignidad durante esta etapa de la vida.

Por otro lado, hago un reconocimiento a las instituciones mencionadas por mis enttevistadas ya que, a juzgar por estas usuarias, están realizando una gran labor.

error: Si deseas utilizar nuestro contenido, ponte en contacto con nosotr@s!