Derechos Humanos

Denuncia del abuso de poder y por la No Discrminación

“En Hidalgo reconocemos la importancia de ejercer un gobierno diferente, partiendo de la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030”, expresó el gobernador Omar Fayad luego de asistir a la sesión del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el mandatario estatal expresó que construir una agenda que nos lleve al desarrollo sostenible, de manera global, partiendo desde lo local, es un compromiso serio en el gobierno de Hidalgo; para contar con resultados acertados, con base en un sistema de mediciones y monitoreo confiable.

Hidalgo se sumó a los esfuerzos mundiales por impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, que está alineado a estas causas mundiales.

Además, desde julio de 2017, en Hidalgo se instaló el Consejo Estatal para el cumplimiento de la Agenda 2030, que permitió tener listo el Modelo Hidalgo 2030. La trascendencia de los principios de esta agenda, se ve reflejada también en la Ley de Planeación y Prospectiva y en la Ley Orgánica de la Administración Pública Estatal.

Para establecer una acción real con la meta de no dejar a nadie atrás y acorde con el ODS 17 de generar alianzas para cumplir con la Agenda 2030, en coordinación con todas las dependencias de gobierno, por primera vez en la historia del estado el ejercicio público se mide a través de indicadores en todos sus niveles de gestión.

En un Tablero Estratégico de Control de Indicadores, que es público a través del portal de gobierno, las acciones y estrategias son medibles; así la ciudadanía puede ver en cualquier momento, el nivel de cumplimiento de los objetivos planteados por cada dependencia de gobierno.

Esto permite un proceso de mejora continua porque el monitoreo y la evaluación constante hacen visibles las anomalías y es posible corregir el rumbo o replantearlo para generar un beneficio e impacto real a las personas y las familias.

Además, al colocar a la ciencia, la tecnología y la innovación como una estrategia transversal del PED, se constituyen en una herramienta fundamental para implementar la Agenda 2030.

Avances

Para cumplir con el objetivo de «Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos», facilitamos la instalación del parque solar en Nopala, el primer gran proyecto de energías renovables en la historia de la entidad.

En Hidalgo, avanzar en las metas del objetivo «Salud y bienestar», se puso en marcha la telemedicina y se garantiza el abasto del 90 por ciento de medicamentos en las clínicas y hospitales de los Servicios de Salud de Hidalgo.

También, para contribuir al objetivo de «Industria, innovación e infraestructura», el Ejecutivo estatal mejoró la normatividad para el despliegue de infraestructura tecnológica y realizó el tendido de 300 kilómetros de fibra óptica para conectar hasta 10 mil cámaras al C5i Hidalgo.

Además, el gobierno estatal trabaja de cerca con instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, en el plano local, y la Universidad de Harvard, en el internacional, para implementar programas de emprendimiento relacionados con las nuevas tecnologías que están transformando al mundo.

Lo anterior, incidirá en el desarrollo de nuevas y mejores vías sostenibles para satisfacer las necesidades de las personas y empoderarlas a fin de liderar su propio futuro.

A la sesión del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible también acudió con Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz, quien planteó que la solución para terminar con muchos de los problemas actuales es una nueva economía de pobreza cero, desempleo cero y cero emisiones netas de carbono.

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia del gobierno federal, expresó que a esta iniciativa se le debe agregar el 100 por ciento de compromiso.

El pasado diez de junio, unos trescientos pobladores de la comunidad de Pachiquitla, municipio de Xochiatipan, cercaron la comunidad contigua de Crisolco, Yahualica, y con armas de fuego, machetes y explosivos amagaron con atentar contra la población del lugar, en la disputa por setentaiún hectáreas de terreno entre ambas localidades.

La agresión fue repelida por la población de Crisolco, en uno de los episodios más álgidos en esta disputa que se remonta al año de 1983 cuando las comunidades pertenecientes al Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en Yahualica recuperaron las tierras despojadas por caciques del municipio de Xochiatipan, quienes, a su vez, hace quince años volvieron a arrebatarlas mediante acciones legales.

Uno de los episodios más violentos ocurrió el pasado doce de noviembre de 2018 cuando pobladores de Pachiquitla detuvieron, torturaron e intentaron linchar a Celerino González Reyes, uno de los líderes de Crisolco; en tanto que a otro de ellos, Manuel Martínez Bautista, lo asesinaron en la navidad de ese mismo año.

Pobladores de Crisolco denunciaron que, previo al reciente conflicto, el pasado treintaiuno de mayo, elementos del 84° batallón de infantería del Ejército con sede en Huejutla, junto con dos camionetas de la policía municipal de Yahualica, irrumpieron en la comunidad para interrogar a la gente y cuestionarles si pertenecían al Frente Democrático Oriental de México Emiliano Zapata (FDOMEZ), y si tenían armamento.

«Los elementos del ejército de forma intimidatoria interrogaron a los habitantes de Crisolco dirigiéndose de forma específica al delegado municipal con imputaciones: ¿llega gente extraña? ¿Hay un campo de entrenamiento en el Ejido? ¿Tienen armas? Nos informan que ustedes son matones ¿Pertenecen a FDOMEZ? ¿Lnegan gente de FDOMEZ?», denunciaron.

Los habitantes de Crisolco sostuvieron que en esta agresión están implicadas autoridades del gobierno federal, del Estado, así como los alcaldes de Xochiatipan, Manolo Gutiérrez y de Yahualica, Eustorgio Hernández Morales, respectivamente. Urgieron a la resolución del conflicto para evitar el «baño de sangre del pueblo».

En el marco del foro «Progresividad de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres», la diputada federal Simey Olvera Bautista Bautista sostuvo que legislar en materia de interrupción del embarazo es un tema de derechos humanos, no de fe.

La legisladora Simey Olvera Bautista fungió como enlace del Congreso de la Unión en Hidalgo de este foro que al mismo tiempo es una gira nacional de las diputadas federales del Movimiento de Regeneración Nacional para informar y enriquecer el trabajo político en torno a la despenalización del aborto en todo México.

Olvera Bautista recordó que la discusión en torno a la interrupción legal del embarazo no es estar a favor o en contra del aborto, sino legislar para que las mujeres ya no arriesguen su vida en abortos clandestinos y sean criminalizadas por eso.

«No estamos hablando de aborto sí, o aborto no, estamos hablando de aborto legal, o aborto clandestino, porque con legalización, o sin legalización, las mujeres seguirán abortando. La diferencia es si queremos que las mujeres vivan, o que mueran por abortos mal practicados, en condiciones insalubres», dijo.

Simey Olvera (centro a la derecha) posa junto a diputadas federales y a la senadora de Morena, Citlali Hernández, en el foro en Hidalgo sobre derechos de las mujeres.

Señaló que el 90% de las interrupciones de embarazo en Hidalgo son derivados se violaciones sexuales, de acuerdo con cifras de la secretaría de Salud del Estado, mientras que la legislación al respecto en la entidad permite el aborto por estos casos siempre y cuando haya una denuncia previa por violación.

Por eso, dijo, la legislación en Hidalgo debe avanzar para proteger a las mujeres, sobre todo a las niñas y adolescentes, quienes no denuncian la violencia sexual porque no conocen sus derechos.

La diputada federal por el distrito de Actopan señaló que «quienes ejercemos cargos de elección popular, hemos jurado ante la Constitución, no ante la biblia. Así pues, el aborto no es un tema de fe, es un tema de derechos humanos», subrayó

Ante la contingencia eléctrica que se vive en el Hospital General de Actopan, y la cual fue minimizada por el encargado de la dirección Jesús Alamilla Huebe, el día de hoy el secretario de Salud del estado de Hidalgo, Marco Antonio Escamilla Acosta, realizó una visita a dicho nosocomio para supervisar su funcionamiento y corroborar que realmente se esté otorgando la atención necesaria.

En entrevista para la radio estatal, Escamilla Acosta informó que se tiene previsto que el día de mañana jueves (14 de junio) llegue el transformador.

«Es muy difícil de conseguir, no es como llegar a la ferretería y pedir uno; y nos informan que la empresa encargada se tarda unos días para que nos lo mande, pero todo indica que llega mañana para que se pueda instalar», explicó.

La visita del encargado de salud en el estado inició poco antes de las 8:30 de la mañana y culminó casi a las 10.

«Vine a ver cómo está operando el hospital de Actopan, y puedo observar que la planta de luz está trabajando; acabo de entrevistar a pacientes y usuarios; se está dando servicio normal en el nosocomio, y aproveché está visita, porque vale mucho la pena, felicitar al personal médico y trabajadoras sociales por la labor que realizan; además pude pláticar con ellos para que se optimice la electricidad a las áreas de ultrasonido y algunas otras áreas», dijo.

Agregó que se observó al personal realizar notas a manos, lo que representa mayor tiempo en su labor, «pero se está haciendo con toda la disposición; reitero no se han parado los servicios que brinda el hospital de Actopan».

Sin embargo, personal y usuarios informaron a DESDEABAJO.MX que desde el momento que se realizó la denuncia ciudadana las autoridades comenzaron a realizar labores de mantenimiento en la corriente de hospitalización y laboratorio, además de que el director ahora sí se encuentra al pendiente de las necesidades del hospital, pues pasa a preguntar si requieren algo y hasta se saca fotos tanto con usuarios como con el personal.

Un dato curioso es que durante la visita del secretario de Salud al Hospital, estaban supervisando el área de consulta externa y las lámparas del pasillo se apagaron ante la deficiencia eléctrica, relataron testigos y trabajadores de dicho nosocomio.

Después de que fuera denunciado por este medio la falta de electricidad en el Hospital de Actopan, perteneciente a la Secretaría de Salud en Hidalgo (SSH), el encargado de Dirección de dicho nosocomio, Jesús Alberto Alamilla Huebe, dio a conocer que no es el único problema que impera en esta unidad médica, pues la Central de Equipos y Esterilización (CEYE) tiene varios días descompuesto a consecuencia de una resistencia, problema que no tiene nada que ver con la falta de energía eléctrica.

Alamilla Huebe intentó minimizar el problema y aseguró en una entrevista con DESDEABAJO.MX vía telefónica que el Hospital sigue funcionando dentro de lo normal, el encargado de Dirección mencionó que “sí se vive una contingencia, que estamos sobrellevando. Estamos trabajando con la planta de luz de emergencia”.

Explicó que desde hace, exactamente 10 días, hubo un corto en el transformador de luz, “el cual fue reportado a infraestructura, y los ingenieros hicieron un diagnostico asegurando que se había quemado. Por lo que a partir de ese momento estamos trabajando con una planta de luz alterna, que es para las urgencias, y la cual provee electricidad a las áreas principales del hospital, como son hospitalización, quirófano, consulta externa; estamos prácticamente en una contingencia, pero no se han suspendido cirugías programadas, ni rechazado a ningún paciente”.

Ante dicha declaración y a pregunta expresa de que si los trabajadores mentían Alamilla Huebe mencionó que, “no como tal, pero si tenemos luz en hospitalización, incluso esta semana hubo tres pacientes con ventilador y no hubo problemas con ellos”.

Agregó que espera que esta semana se pueda resolver el problema y que llegué el transformador para dar solución a esta contingencia.

Por último, dio a conocer que el gobernador del estado, Omar Fayad, tiene buena relación con el secretario de Salud, Marco Escamilla, por lo que Alamilla Huebe supone que se tiene conocimiento de la situación.