General

Representantes de cincuenta comunidades de Ixmiquilpan, entre delegados, delegadas y comités de obra, se manifestaron en la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (SOPOT) del gobierno del Estado, exigiendo obras de infraestructura comprometidas desde el año pasado.

Liderados por Susana Paz y Vicente Charrez, los comuneros fueron recibidos por el titular de la SOPOT, José Meneses Arrieta, luego de dos horas de sitio a las oficinas de la secretaría.

Lo delegados y delegadas solicitaron que se cumplan los convenios de acuerdo firmados en febrero y agosto de 2018 entre los comités y las secretarias de Gobierno y de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial, para infraestructura tales como techados, tanques de agua y servicios básicos.

Los líderes ixmiquilpenses demandaron al gobierno del Estado «se destine el recurso para estos pueblos que han estado en el olvido», y censuraron la presencia de policías estatales a las afueras de la dependencia, pues realizaban una «manifestación pacífica y legítima», sostuvieron.

La diputada del grupo legislativo del PRI, Adela Pérez Espinoza, acusó discriminación por parte del Presidente de la Junta de Gobierno, así como autoritarismo, al considerar una simulación y olvido por reconocer las necesidades de los pueblos originarios del estado de Hidalgo por parte del diputado Ricardo Baptista.

La legisladora priista, presidenta de la Comisión para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas, señaló en tribuna que “en días anteriores tuvo lugar un foro dirigido a los indígenas en nuestro estado, un foro al que fui convocada “para dirigir un mensaje”, un foro del que desconocía su organización, su objetivo, su razón de ser, la forma en la que repercutirá de manera palpable en los derechos de mis hermanas y hermanos indígenas (…) mi voz como representante de los indígenas en el Estado no fue escuchada”.

Pérez Espinoza recalcó que “mis derechos como ciudadana, como legisladora y como Presidenta de la Comisión para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas, fueron vulnerados por ser mujer y por ser indígena”.

Informó que la sentencia judicial ST-JDC-76/2019 en el resolutivo SEGUNDO, establece al Congreso del Estado de Hidalgo “la obligatoriedad de la consulta previa, culturalmente adecuada, libre, informada y de buena fe a las pueblos y comunidades indígenas en la entidad federativa, dentro del proceso de reforma legislativa ordenado en la sentencia del expediente TEEH.JDC-56/2018, al ser susceptible de afectarles directamente”.

En ese sentido, señaló Adela Pérez, “buscando el cumplimiento de las resoluciones antes señaladas, con fecha 14 de junio del presente año solicité una mesa de trabajo para que, de manera consensuada, se analicen y definan las convocatorias, actividades, tiempos, recursos y mecanismos de consulta a las comunidades indígenas y a la comunidad hidalguense en general, con relación a la reforma en materia de derechos políticos electorales de los pueblos indígenas”.

Añadió la diputada del GLPRI que “en fecha 19 de junio del presente año, presenté otro oficio, dirigido al presidente de la Junta de Gobierno, reiterando mi solicitud de una mesa de trabajo y expresando la necesidad de ésta para dar cumplimiento a la resolución JDC-76/2019, oficios que a la fecha no han sido atendidos”.

En ningún momento este Congreso, destacó Pérez Espinoza, ha dado aviso o ha comunicado a las comunidades indígenas hidalguenses del inicio del proceso legislativo para la reforma electoral en materia de derechos político-electorales de los indígenas; debido a que el Presidente de la Junta de Gobierno no tiene un objetivo claro, ni siquiera ha buscado los medios idóneos para entablar comunicación con las comunidades indígenas, pues, recordó, “algunas comunidades no tenemos acceso a Internet, ni muchos menos tradujeron sus convocatorias a los idiomas y lenguas indígenas”.

Finalmente, Adela Pérez Espinoza calificó como desafortunadas e irresponsables las declaraciones de Ricardo Baptista, “desconozco en razón a qué o quiénes se habrá referido con el calificativo el diputado Baptista, en lo particular quiero dejar en claro que no se trata de «chillar», porque somos adultos, se trata de darle seriedad, formalidad y responsabilidad a un tema fundamental para el desarrollo de los pueblos indígenas, algo de lo que careció este foro”, concluyó.

¡Es que tú, hasta el pelo tienes rebelde!, me decía mi mamá cuando, al veinte para las ocho, al fin lograba durante unos minutos mantenerme quieta en la silla para peinarme, antes de salir volando a la primaria que estaba a unas cuadras de la casa. Rebelde me quedé, peinada, más o menos.

Luego, ante la amenaza de ¡ya lo pagarás cuando tengas hijos!, eso de tener un huracán a escala a quien tendría que coartar, terminó de convencerme de que el “instinto” ni de lejos me pasó.

Nunca me ha molestado mi decisión, a pesar de que, en éste sistema hegemónico, es malo que una mujer decida no ser madre; pero, peor aún que se arrepienta de serlo.

Durante el terremoto de 1985 perdimos nuestra casa. En ése momento trabajaba en Canal 13. El sindicato y la empresa me liberaron mis papeles del INFONAVIT, para que –dijeron–, tuviera donde llevar a mi familia. Hasta con mi último examen de historia me fui corriendo a las oficinas.

–Ehm… ¿es usted casada?-

–No.

–Ehm… ¿Tiene hijos?-

–No.

–¡Lo sentimos mucho, pero no damos créditos a mujeres solteras!

Así es queridas y queridos lectores, en 1985 el INFONAVIT no daba créditos a mujeres como yo.

Ya acá en Pachuca, hace algunos años en una reunión con mis vecinas, a una de ellas se le ocurrió comentar que, si pudiera regresar el tiempo, no habría tenido hijos. ¡Ups! Ni siquiera terminó de dar sus argumentos, literal, se le fueron a la yugular. El resto de la reunión fue muy incómoda, por decir lo menos. No le volvieron a hablar y ella jamás volvió a mencionar nada.

Social y culturalmente hay una imposición de la maternidad, pero no cualquiera. Se exige la abnegación total y el amor incondicional, que las madres den todo a cambio de nada. En ocasiones me chocan los mensajes que algunas mujeres suben a la red, donde expresan que sin sus hijos no son nada.

Pero resulta que hay muchas maneras de ser madres. Hace un año, Ale Guerrero me invitó a un conversatorio sobre maternidad, ahí se presentaron mujeres que la ejercen de otras maneras, fue muy interesante.

Una de las participantes se presentó así: ¡Hola soy Elvira y nunca quise a mi hija! Contó su historia: jamás sintió apego por la niña, su madre se la crió. En varias ocasiones han intentado acercarse y simplemente la relación no se da, ni siquiera ahora que la hija es adulta; lo tienen claro las dos, no hay rencores.

Social y culturalmente hay una imposición de la maternidad, Se exige la abnegación total y el amor incondicional, que las madres den todo a cambio de nada.

Por otra parte, y en evidente contradicción del sistema con respecto a la maternidad, en Estados Unidos, una mujer que había hecho una donación a favor de una niña con cáncer, la retiró luego de enterarse que es hija de madres lesbianas.

Si lee la nota se podrá dar cuenta de la abnegación y el amor que éstas mujeres tienen por su hija enferma, no habría nada que reprocharles.

Hay muchas, muchas maneras de ser madre. Sólo se trata de respetar y de entender que poniendo un pie afuera de tu casa las cosas son totalmente distintas.

Empecé la columna hablando de mi mamá. Mucho antes de que muriera, durante varios 10 de mayo acompañé su regalo con el mismo verso de José Martí, se lo vuelvo a enviar:

“Mírame madre, y por tú amor no llores, si esclava de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas flores”.

botellalmar2017@gmail.com

PACHUCA. –Uno de los grandes problemas de la academia es que se tiende a despreciar el conocimiento comunitario y se sobrevaloran los aportes que provienen de Europa. Por eso, el gran reto de la educación en México y América Latina es decolonizar el conocimiento, comenzando por rescatar el valor de la sabiduría comunitaria.

De esto y más conversaron Tania Meza, directora del Centro de Investigaciones Históricas y Culturales de la Secretaría de Cultura de Hidalgo y  Raúl Macuil, investigador de la Universidad Pedagógica Nacional, durante el foro «Interculturalidad y decolonialidad», dentro de la semana del Congreso Estatal de Academias,  organizado por la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo y las academias de educación de diversas universidades de esta entidad.

Profesorado y estudiantes con interés en la educación intercultural asistieron al conversatorio sobre decolonización. FOTO: DESDEABAJO

Macuil, doctor en antropología, destacó que la academia está fuertemente influenciada por Europa y los trabajos académicos pocas veces aluden a las investigaciones realizadas por personas de Latinoamérica; más raro es que se citen a investigaciones mexicanas.

«Es curioso –subrayó el ponente–, nosotros los citamos a ellos, pero ellos no nos citan a nosotros», dijo, por lo cual, decolonizar la academia significa sustituir el pensamiento europeo por uno netamente latinoamericano. «Nuestros saberes los tenemos como cuentos y leyendas, pero no como conocimiento. Decolonizar es voltear a ver lo que hay alrededor y no despreciarlo porque no es académico», dijo.

Por su parte, Tania Meza, doctora en ciencias políticas, lamentó que quienes hacen investigación en México se autocensuren frente a los europeos, considerando que el conocimiento de Europa está por encima de lo que se produce en la comunidad.

Raúl Macuil y Tania Meza: más comunidad, menos Europa. FOTO: DESDEABAJO

Llamó por tanto a que en las aulas se promueva la diversidad cultural y a enaltecer las características propias de cada estudiante. «Creer que todos tienen el mismo conocimiento es colonización; asumir que todos tienen los mismos intereses es colonización; asumir, incluso, que todos y todas ya desayunaron es fomentar el pensamiento colonizador. El sistema ha alejado al estudiantado del conocimiento», dijo.

Durante el foro, realizado en las instalaciones del Centro Regional de Educación Normal «Benito Juárez», la investigadora precisó que es fundamental que la academia aprenda a callar su propia voz para escuchar la voz de la comunidad, así como a discernir qué sirve y qué no sirve del conocimiento impuesto para promover un pensamiento útil a la realidad comunitaria.

Realizamos con éxito un foro de conciencia sobre los diferentes tipos de violencia hacia las mujeres con vecinas de diferentes comunidades de Agua Blanca, Hidalgo. FOTO: DESDEABAJO.

AGUA BLANCA, Hidalgo, México. –Hasta esta zona limítrofe de la sierra oriente del estado de Hidalgo llegamos el equipo de TIC CIUDADANA A.C. – AGENCIA DESDE ABAJO para implementar el «Programa de Fortalecimiento de la Transversalidad de la Perspectiva de Género», un proyecto impulsado por el Gobierno de México a través del Instituto Nacional de las Mujeres, en el cual se tiene por objetivo de adelanto de las mujeres en el marco normativo y políticas municipales. 

Con el apoyo de la Instancia Municipal de las Mujeres de Agua Blanca, coordinada por Yesenia Solís, implementamos foros, talleres y mesas de trabajo con personal de Ayuntamiento y líderes locales como parte de las estrategias específicas para cumplir los objetivos del programa Transversalidad.

Desarrollamos un foro con más de 250 mujeres de diversas comunidades del municipio en el cual impartimos la conferencia «La perspectiva de género en el municipio de Agua Blanca» y llevamos al cabo mesas de trabajo para conocer las condiciones generales y específicas de todos los tipos de violencia de género que enfrentan las mujeres en las localidades. 

Más de 250 mujeres se dieron cita en el auditorio municipal de Agua Blanca para escuchar la conferencia «La perspectiva de género», impartida por la presidenta de TIC Ciudadana – Agencia Desde Abajo, Dra. Tania Meza Escorza. FOTO: DESDEABAJO

De la misma manera asistimos realizamos mesas de trabajo y talleres de capacitación en género y violencia con personas directivo y administrativo de la Presidencia Municipal de Agua Blanca, contando con la participación de la presidenta del DIF Municipal, 

Asistimos a las comunidades más alejadas del municipio, localizadas en las cañadas que limitan con el estado de Veracruz, a replicar las conferencias sobre género y violencia, enfatizando la importancia de la protección a los programas y políticas que sirven para adelantar a las niñas y mujeres en el marco social, familiar y comunitario. Así mismo, conocimos de varios casos de abusos y agresiones en contra de niñas, adolescentes y adultas, los cuales fueron canalizados tanto a la Instancia Municipal de las Mujeres como a los servicios de salud local. 

Acudimos a la comunidad de Potrero de Monroy, enclavada en la cañada, para replicar los temas del Programa de Tranvsersalidad desarrollado por el Instituto Municipal de las Mujeres. FOTO: DESDEABAJO

El objetivo general del Programa de Transversalidad es contribuir a que los mecanismos para el adelanto de las mujeres desarrollados por el Gobierno de México a través del Instituto Nacional de las Mujeres promuevan la incorporación de la perspectiva de género en el marco normativo, en los instrumentos de planeación, programáticos, así como en las acciones gubernamentales para implementar dicha política en las entidades federativas, en los municipios y en las delegaciones de la Ciudad de México, mediante su fortalecimiento institucional.

Durante nuestra experiencia en este municipio logramos recabar información suficiente sobre el estado de todos los tipos de violencia hacia las mujeres en las localidad,  la cual pusimos a disposición de la Presidencia Municipal a través de la Instancia Municipal de las Mujeres con el objetivo de que se cumplan el aseguramiento de los derechos y protección al a vida y seguridad de las mujeres en los ámbitos de la vida concreta como institucional. 

Tuvimos la oportunidad de conocer y conversar con mujeres de todas las edades de las comunidades más alejadas del municipio, en donde logramos conocer a detalle los rezagos en materia de atención a la violencia hacia las mujeres que son comunes de todo México. FOTO: DESDEABAJO