Género

Las mujeres y las diversidades sexogenéricas

Llegamos hasta Chapultepec de pozos, una de las comunidades más escondidas de San Agustín Tlaxiaca, a donde DESDEABAJO.MX de la mano del Instituto de la Mujer Tlaxiaquense, impartió un taller contra la violencia de género.

Te compartimos esta pieza de Periodismo Móvil.

¿Igualdad de género? Principio que establece que hombres y mujeres son iguales ante la ley, tema que, a pesar de encontrarse en boca de todos, también pareciera ser sólo una tendencia, pues siendo objetivos, se debe aceptar que hay aspectos que presentan irregularidades.

Tal es el caso del Pink Tax, el impuesto rosa del que pocos hablan.

El Pink Tax, es un concepto para muchos totalmente desconocido, pero forma parte de la realidad en la que vivimos, pues, aunque ya bastante se sabe que las mujeres suelen ganar menos que los hombres por el mismo trabajo en muchos casos, resulta increíble que, además, ser mujer implica pagar un impuesto injusto a la hora de adquirir productos que en su color o características lleven implícito que serán utilizados por el sexo femenino.

Este impuesto rosa obliga a las consumidoras a pagar hasta un siete por ciento más por los artículos diseñados en versión femenina, aun cuando su función pudiera ser igual a los de versión masculina. Este gasto adicional se cubre desde el nacimiento, ya que los padres que esperan en su hogar a una niña y que compran artículos rosas como biberones, cunas, ropa y demás, ven reflejado este impuesto en su economía.

Diferentes estudios sobre el tema han puesto al descubierto cifras realmente alarmantes. Por ejemplo, en la etapa de la niñez, un juego de bloques de construcción con el mismo número de piezas, es 80% más caro si es de princesas (para niño 550 y para niña $1,000). Y qué se puede decir de los artículos de higiene personal para las mujeres. En estos es más que evidente, pues productos como cremas, rastrillos, desodorantes y perfumes, sólo por mencionar algunos, podrían rebasar incluso un 30% en el incremento de precio para los consumidores de un género y otro.

Mucho se ha estudiado sobre el tema en diferentes países, pero ¿qué hay de aquellos productos que son exclusivos para las mujeres y que no pueden ser comparados con alguno similar? Es evidente que el establecimiento de precios en estos es totalmente libre, ya que son productos de uso necesario, que irremediablemente deben ser adquiridos por el sexo femenino. ¿No es acaso esta una forma de discriminación para las mujeres?

Desafortunadamente en México no se cuenta con un organismo que pueda defender las garantías de las mujeres en materia de consumo y es claro que los hábitos de compras no pueden ser modificados de un día para otro. Pero quizá valdría la pena preguntarnos: ¿qué harían las industrias si las mujeres dejaran de comprar? Si tomamos en cuenta que 8 de cada 10 decisiones compra, son tomadas por las mujeres, realmente el impacto económico sería considerable, pero quizá de esta manera se haría conciencia y se aceptaría que la economía de un país estaría en manos del género femenino.

Las mujeres en México están lejos de superar la discriminación. En concreto, continúan trabajando hasta tres veces más que los hombres, por el mismo o peor salario.

La encargada de la Oficina de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres , ONU-Mujeres, en México, Laura Colinas Suárez, dijo que, en este país, la brecha salarial entre hombres y mujeres es del dieciséis por ciento.

Eso significa que, de mil pesos que ganan los hombres, las mujeres ganan ciento sesenta pesos menos; desigualdad que se ahonda al considerar que las mujeres realizan el triple de tareas, dijo Colinas Suárez.

La representante de ONU Mujeres estuvo en la Ciudad de Conocimiento de San Agustín Tlaxiaca para formar parte de los foros del Marco de Cooperación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible 2020-2025, región centro, cuya sede fue Hidalgo.

Alertó que cuarenta por ciento de las mujeres en México son víctimas de violencia sexual y que, de acuerdo con ONU Mujeres, se cometen nueve feminicidios al día en ese país.

De tal modo, dijo, es indispensable para el desarrollo construir Igualdad de oportunidades y de acceso a los derechos humanos entre hombres y mujeres, e hizo un exhorto a «trabajar de forma solidaria para un planeta sin discriminación»

Activistas, académicas, investigadoras, funcionarias públicas e hidalguenses interesadas en la igualdad de género, participaron en el foro de consulta denominado “Mujeres trabajando juntas por la transformación de México”, actividad organizada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), con la finalidad de construir el Programa Nacional por la Igualdad entre Mujeres y Hombres (Proigualdad) 2019-2024.

Sin la participación de todas las mujeres no hay un cambio real, “ni crecimiento, ni desarrollo”, expresó la titular del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann, quien reconoció los avances del gobierno estatal en pro de las mujeres.

En los logros, la titular de INMUJERES reconoció que por primera ocasión, desde hace tres años la igualdad es un eje medular de las políticas públicas; Hidalgo es una de las primeras entidades en contar con Instancias municipales para el desarrollo de las mujeres; actualmente 52 de los 84 municipios cuentan con el Sistema para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia.

Gasman Zylbermann celebró que en el Congreso local las mujeres sean mayoría. Recordó que el embarazo en adolescentes acentúa la desigualdad y la violencia de género. Exhortó a participar en el espacio de consulta virtual, a exponer inquietudes y propuestas que abonen a condiciones de igualdad en la página del Inmujeres.

“En Omar Fayad como gobernador tienen un aliado”, declaró el mandatario quien refrendó su compromiso con el desarrollo igualitario y equitativo de las mujeres, así como de ser su portavoz en la Conferencia Nacional de Gobernadores, entre otros espacios.

El Ejecutivo estatal dijo que para seguir avanzando y lograr la trasformación de México es prioritaria la participación ciudadana, «porque todas y todos tenemos algo que aportar para construir un México con igualdad, inclusión y no discriminación».

Los planes de gobierno deben de actualizarse, por ello además de manifestar el apoyo al gobierno federal para ayudarle a construir el Proigualdad, se comprometió a alinear los planes y programas orientados hacia las mujeres, con la finalidad de fortalecer las estrategias y políticas públicas que incluyan y tomen en cuenta las necesidades y demandas de las mujeres en los programas de gobierno que se impulsen desde el orden federal.

En Hidalgo vemos al Inmujeres como el mejor aliado para fortalecer las acciones delineadas en la política pública transversal de perspectiva de género que contiene el Plan Estatal de Desarrollo de la administración que encabeza el gobernador Omar Fayad, puntualizó la directora del Instituto Hidalguense de las Mujeres, María Concepción Hernández Aragón.

La consulta se concentra en seis temas base: Mujeres viviendo en comunidades seguras y en paz; Mujeres con mejor calidad de vida y salud; Mujeres tomando decisiones; Compartir las labores de cuidado; Mujeres libres de violencia y mujeres con independencia económica.

El pasado 8 de agosto se celebró el día internacional del orgasmo femenino, han reflexionado, ¿Por qué se habría de establecer un día específico del año para esto?

Aquí les van varios datos: En su famosísimo Informe Hite sobre sexualidad femenina, realizado en los años setentas en Estados Unidos, la antropóloga Shere Hite descubrió que un porcentaje elevadísimo de las mujeres norteamericanas fingían el orgasmo. Imagínense en México, por esas mismas fechas.

Una condicionante para participar en el estudio de la Doctora Hite fue responder con toda sinceridad, dejar lo políticamente correcto a un lado. Lo cierto es que se impone que la sexualidad femenina debe ser políticamente correcta frente a la sexualidad masculina.

Hemos de decirles y reiterarles que son unos leones en la cama para no lastimar su frágil masculinidad, lo que ha resultado en una legión de mujeres insatisfechas en lo sexual, que nunca han experimentado el orgasmo.

Por su parte un equipo médico del Hospital Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, viene haciendo un estudio desde el 2018 llamado Índice de Función Sexual Femenina y aseguran que el 30 % de las argentinas no suelen experimentar orgasmos y el 12% nunca han tenido uno, ni solas, ni con sus parejas.

La médica Silvina Valente quién encabeza el estudio señala que esto se debe a que las mujeres no saben y en consecuencia no están conscientes de que tienen derecho al placer.

La cuestión es cómo van las mujeres a estar conscientes de ése derecho, si se nos educa sólo para darle placer al otro, para gustarle al otro y la sexualidad humana gira en torno sólo a la sexualidad masculina.

El estudio argentino publicado por el diario El Clarín, destaca además que entre aquellas que nunca han tenido un clímax, muchas son madres, tienen más de un hijo, dice Valente, confunden el orgasmo con la excitación, con la sensación de intimidad con su pareja o peor aún, con el orgasmo de él.

Dice la médica: “Lo cierto es que cada vez son más las mujeres que creen que el encuentro sexual finaliza cuando el hombre eyacula y que por múltiples razones no continúan en la búsqueda de su placer”.

Hay, dice la especialista, un desconocimiento, no sólo de la mujer, sino también del hombre, de que las mujeres necesitan más tiempo para alcanzar el orgasmo y que esperarlas y que “ellas mismas se esperen”, es un derecho en el camino hacia la equidad del placer.

Silvina da en el clavo, lo que se requiere es lograr la equidad en el placer, democratizar el placer, terminar con la dictadura del pene y para eso han de ocurrir dos cosas de entrada: una, las mujeres han de reapropiarse de su cuerpo, su deseo y su placer. Y segundo, lo han de hacer en solitario, quiere decir que son ellas las primeras que han de experimentar con el autoerotismo, para saber qué les agrada y qué no, qué las lleva al orgasmo y qué no.

Habrán además de abandonar la idea de que es el otro el responsable de darles placer, son ellas mismas quiénes habrán de buscarlo y lograrlo. Y ahí la autoestima tiene muchísimo que ver. Dice Graciela Hierro en su ensayo sobre la ética del placer, una cosa es el amor propio y otra distinta el amor por una misma.

El amor propio es procurarse y cuidarse, pero para el otro, para gustarle al otro, en la otredad. El amor por una misma es procurarse y cuidarse para sí misma primero y en ésa medida poder compartir con las o los demás.

Ellos por su parte habrán de ser más éticos con su placer, entender perfectamente qué está bien y qué está mal en la procuración de su placer. Darle tiempo y espacio a su pareja y asegurarse de que llegue al clímax, es muy fácil darse cuenta cuando una mujer finge el orgasmo y cuando no lo está fingiendo, sólo necesitan ser más observadores, por supuesto la pornografía no es un buen referente.

Pero sobre todo, los hombres habrán de regresar a la parte más humana de la sexualidad que es el erotismo, que implica no sólo compromiso físico, sino también emocional y abandonar la comodidad de las sensaciones, para que puedan experimentar la diferencia entre la eyaculación y el orgasmo.

Sí no lo logramos seguiremos siendo, cómo dice la canción verdaderos extraños en el paraíso.

botellalmar2017@gmail.com