[LA COLUMNA DE YOHANDRY]

Twitter, desde que ando en esto de las redes sociales, unas 5 veces ha matado a Fidel y a otros líderes mundiales. Es un virus con el que, poco a poco, aprendemos a vivir. Continue reading…

El hijo de Bush (Hernández Busto, el administrador del blog Penúltimos Días) ahora es el que anda diciendo que Fidel está enfermo. Bueno, le tengo una mala noticia a él y a sus seguidores de Miami: Fidel Castro trabaja junto a Hugo Chávez en un libro de próxima aparición.  Continue reading…

Ya lo había dicho Eduardo Galeano en su visita a La Habana este febrero: La neutralidad es imposible, somos indignos o indignados.

El reciente y exitoso Encuentro de Blogueros Cubanos en Revolución, además de la satisfacción por haber concertado estrategias y debatir en la búsqueda de los mejores caminos, también dejó como saldo evidentes aunque mesuradas indignaciones: contra la pasividad, el conformismo, la mentira, la mediocridad, la burocracia y también contra la deslealtad.

El más de medio centenar de blogueros, sobre todo jóvenes, reunidos en la universidad de Matanzas este viernes y sábado últimos, se anotaron entre sus fortalezas el ser consecuentes con sus credos sin temer que pudieran colgarles el cartelito de “oficialistas” porque “si ser oficialista es defender la Revolución y el Socialismo -aunque sepamos que hay que mejorar muchas cosas-, entonces, yo lo soy, y con orgullo”, como comentara uno de los asistentes durante el receso.

Sin embargo; ahora, leyendo opiniones acerca del encuentro, -opiniones desde la barrera, diría yo, porque sus autores no estuvieron entre los asistentes- pareciera por lo que dicen algunos, que ser leal a este proyecto socialista, querer mejorarlo pero no dinamitarlo, resulta algo así como una indignidad, una cobardía.

Porque si ser valientes es apuntar contra cosas mal hechas, en la reunión hubo un montón de corajudos y las evidencias estuvieron al alcance de todos y a camisa quitada, lo mismo en los twits generados en tiempo real desde el propio plenario, en los post de los blogueros, que en las transmisiones de Justin.tv, para quien tuvo las facilidades tecnológicas de poder verlas.

Los reunidos, como bien recuerda Harold Cárdenas en su entrada de este lunes para LJC, “Epílogo para un blogazo y sus detractores”, lo mismo la emprendieron contra el MIC para que se eliminaran las trabas que limitaban o sancionaban el acceso de algunos blogueros desde universidades y centros laborales a las redes sociales, que clamaron por explicaciones sobre el cable de fibra óptica Cuba-Venezuela, que por el acceso a Internet, por una mayor protección para los blogueros y también por la defensa de la verdad a toda costa, porque “la verdad es siempre revolucionaria”, según afirmaron allí. Esto último lo resumía de manera tan concisa como un proyectil bien disparado, uno de los integrantes de LJC: “es mejor pedir disculpas que pedir permiso”.

Aun así, se les catalogó con sorna de “obedientes y disciplinados”. ¿Qué temas debían abordar, qué posturas asumir para premiarlos con el adjetivo de desobedientes e indisciplinados, o el diploma de Valientes? ¿Valientes ante quiénes y para qué?

¿Es cobarde y oportunista declararse defensor de los 5, detenidos por enfrentarse al terrorismo siempre de moda en Miami?, ¿lo es reclamar por el derribo del bloqueo que nos imponen los EE.UU, considerado genocidio? Contestar de manera afirmativa a estas preguntas equivaldría a asegurar algo como que “(El caso Posada Carriles) es un tema político que no interesa a la gente. Es una cortina de humo”.

¿Cuál es el idioma que debemos estrenar para reclamar nuestros derechos, mancillados por más de 50 años? Estoy ansioso por leer esas nuevas consignas que desde hace años nos prometieron algunos blogueros, los mismos que también, desde la plataforma BloggerCuba, quisieron vendernos a Barack Obama como el hombre del cambio y hasta una cartica abierta le enviaron, calificando su investidura de presidente como “un día feliz para la Humanidad”.

Como Galeano también dijo que “No hay quien pueda con la capacidad de contagio que tiene la indignación” –claro, refiriéndose al emerger de movimientos sociales- , pues ahora soy yo quien se indigna ante la ambigüedad de esas críticas, que, además de ser imprecisas son injustas y evidencian, cuando menos, desinformación.

En coherencia con uno de los tantos pronunciamientos de la reunión sobre el derecho de cada uno a expresar y defender sus puntos de vista, y a ser respetado, se han pronunciado diversas voces acerca del evento. Yo, haciendo uso también de tal derecho, me niego a ser llamado cobarde y prefiero creer que tales consideraciones han sido derivadas de la desinformación, el impresionismo, cierto afán de protagonismo y los prejuicios. De no ser así, esa aparente neutralidad y ecumenismo en que parecen apoyarse, no sería sino la peor de las indignidades. Entonces sí que doblarían las campanas.

Lo que sucedió hace unos días en el Pabellón Cuba lo interpreto como el inicio de lo que pudieran llamarse en la Isla “Zonas Wi-Fi”, lugares, como el escogido, donde los invitados puedan reunirse para disfrutar y compartir en las redes sociales. Ese día, más de 30 personas se conectaron a esta experiencia para transmitir textos, imágenes y videos por Twitter, Facebook, los blogs y portales como Cubadebate y CubaSi.

Cubadebate se lanzó con su transmisión en Justin.Tv, un servicio gratuito utilizado también por importantes cadenas de televisión para mostrar en vivo eventos de todo tipo. De fácil manejo, y como ellos mismos explican, tres clic y una webcam conectada a una computadora, son suficientes para iniciar una entrega que luego quedará guardada para que otros puedan visualizarla.

Los chilenos emplearon un servicio parecido durante el último gran terremoto que asoló ese país. Recuerdo a una pareja de periodistas que recibía mensajes de distintas localidades y relataba en tiempo real lo acontecido, multiplicándolo. Llegaron a sumar más de 2 000 personas las que se informaron por esa vía en las cerca de 5 horas de transmisión.

La posibilidad de colocar hoy en la red productos comunicativos es diversa y pasa por Youtube, Justin.Tv, Flickr, Facebook, Twitter, los blogs…sin dejar de mencionar los grandes medios de comunicación que han abierto espacios muy interesantes para el llamado periodismo ciudadano.

iReports, de @CNN, y Soy Reportero, de Telesur, han motivado la participación de miles de personas, quienes, utilizando distintos dispositivos, cubren las noticias en una increíble diversidad de temas, que 10 años atrás era imposible abarcar.

¿Está en crisis el periodismo?, se preguntan algunos al evaluar las actuales posibilidades de colocar información en Internet. No pretendo responder a esa pregunta, pero ya algunos entendidos andan tratando de posicionar, no sin preocupaciones, el concepto de periodismo ciudadano en algún manual contemporáneo de la carrera en cuestión.

No creo que se trate de contraponer uno y otro, porque ambos se complementan perfectamente. El periodismo, en su más clásica acepción, quedará –ya va quedando- para profundizar en el análisis de los acontecimientos, abriéndose cada vez más sitio los llamados géneros de opinión.

Por su parte, el periodismo ciudadano, o llámesele como se quiera, se encargará (ya lo hace) de reportar en tiempo real y sin muchos adornos de lenguaje o profundidad de ideas, los sucesos noticiosos; algunos de real trascendencia; otros, solo de impacto local. Pero siempre marcados por la autenticidad, ya que se apoya en las convincentes pruebas que resultan la fotografía, el video y la grabación de audio, cada vez más al alcance del ciudadano.

Entiendo esto último como una significativa fortaleza que acompaña los actuales procesos comunicativos. Los dota, no solo de una inmediatez imprevisible un puñado de años atrás, sino de elementos que pueden avalar su veracidad –o evidenciar su manipulación-, a la vez que desaparecen un conjunto de mediadores que sí entran en juego en el caso del periodismo profesional.

Y con esta última idea se conectan las “preocupaciones” a que hacía mención en párrafos anteriores. Porque, a veces pretendiendo con buenas o equivocadas intenciones retardar la aparición en la agenda pública de un acontecimiento, tales mediaciones frenan la difusión de noticias o las hacen públicas solo parcialmente. Pero con la aparición de estas nuevas herramientas comunicativas, estas pretensiones –aun cuando las animen el intento de proteger un supuesto secreto estatal- se vuelven cada vez más utópicas: nadan contra una corriente indetenible donde la transparencia, en todos los quehaceres de la vida, es inevitable.

A las virtudes del periodismo ciudadano se agrega también la vivencia del que informa del acontecer que le rodea, con luces y sombras, porque así han de ser las llamadas redes sociales, un reflejo de lo cotidiano, y Cuba no está exenta de esa corriente que poco a poco enriquece los temas de la Isla en Internet.

Por eso aplaudo la idea desarrollada en el Pabellón Cuba, porque de alguna manera creo que contribuirá a que nazcan espacios públicos similares en el futuro; ya no en eventos como el reportado, sino en universidades, centros científicos, bibliotecas… Algo así como “Zonas WIFI”, libres o de pago, que encontrarán acogida en la tecnología avanzada que está arribando al país y hace posible conectarse a la red sin los angustiosos cables.

Es verdad que aun no podrán ser todos, ni siquiera la mayoría; pero hace un puñado de años, el teclear de las máquinas de escribir era el más habitual sonido de las redacciones; y hoy es solo historia. Confío que así suceda también con el tema de la conectividad, porque, en un futuro, como igual ya ocurre en una buena parte del mundo, el dilema no es ya conectarse, porque ese es el estado natural, sino acceder a los servicios de valor que la red ofrece.

La Habana

Fidel Castro estudia, analiza, y se ríe de las bolas de Twitter. La CIA lo intentó matar más de 700 veces y Twitter anda por ese camino.

EnTwitter he comentado el tema.

Nota 1:

Sigo de vacaciones en mi tierra, Las Tunas. Felicidades para todos. El 2012 será un año de mucho movimiento en Cuba.

Nota 2:

Repercusión de lo que dije en Twitter hoy:

Yohandry Fontana, psuedónimo del líder de los blogueros de la brigada de propaganda castrista en redes sociales, habló finalmente hoy sobre los rumores en torno a Fidel Castro. Fontana, que asegura estar de «vacaciones», comentó en su cuenta que Fidel Castro «estudia, analiza y se ríe de las bolas de Twitter». Agrega que «la CIA lo intentó matar 700 veces y que Twitter va por el mismo camino».

Fuente aquí

Nota 3:

Agradezco al bloguero barcelonés su confianza en una fuente castrista. Tenemos la Verdad.

Nota 4: La AFP se monta en el carro de la verdad:

Fidel Castro «se ríe» del rumor sobre su muerte, dice bloguero cubano