[LA INOCENTE POLVORITA]

En diciembre de 2010, la prensa de México y del mundo publicó:

“El Ejército mexicano ha arrestado en el estado de Morelos a un niño sicario de 14 años, del Cártel Pacífico Sur (CPS), que confesó haber asesinado y degollado a varias personas después de ser reclutado a los 11 años. Su nombre es Edgar Jiménez Lugo, alias ‘El Ponchis’, y estaba bajo las órdenes de Julio Radilla, “el Negro”, jefe del CPS, preso por el asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia.

“El niño ha realizado una confesión frente a las cámaras. «He matado a cuatro personas, les degollaba. Me sentía mal al hacerlo, me obligaban. Que si no lo hacía me iban a matar», dijo Jiménez, en declaraciones a la prensa. ‘El Ponchis’, nacido en San Diego, California, ha explicado que entró al CPS después de haber sufrido un ‘levantón’ (secuestro sin fines de rescate) cuando tenía 11 años. «Me dijeron que me iban a matar». 

La historia del niño matón le dio la vuelta al mundo en la época de la guerra desatada por el presidente Felipe Calderón contra el narco.

Treinta mil párvulos del narco


Durante el sexenio de Calderón se pusieron al descubierto las labores que párvulos del narco realizaba.

Durante el sexenio de Calderón se pusieron al descubierto las labores que párvulos del narco realizaban (que seguramente las continúan otros niños) para diversos grupos como aguadores o espías o el de matones.

Un informe de la Cámara de Diputados de 2013 indicaba que unos 30 mil adolescentes estaban implicados en tráfico de droga, secuestros, extorsiones, contrabando, piratería y asesinatos.

La captura del Ponchis, quien en 2010 tenía 14 años, se dio en el aeropuerto de Cuernavaca, Morelos –estado en donde junto con dos hermanas vivía con su abuela-, cuando intentaba abordar un avión que lo llevaría a la frontera para poder cruzar a San Diego, Estados Unidos, para visitar a su madre. Uno de los miembros del cártel, al ser detenido, señaló al Ponchis como el más sanguinario de todos.

Comenzó a trabajar con el cártel del Pacífico Sur, comandado por Héctor Beltrán Leyva quien se encontraba en guerra con Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie” por la disputa del territorio.

¿Cuál fue la suerte del Ponchis?

Edgar– quien en este año 2019 cuenta 23 años–, cumplió una condena de tres años en un centro penitenciario para menores en Morelos. Durante su estancia aprendió a leer y escribir y recibió atención psicológica.

El Ponchis fue liberado en 2013; las autoridades lo consideraron una víctima del crimen organizado (varios de sus compañeros fueron asesinados), por ello fue trasladado a Estados Unidos, donde actualmente radica con su madre.


Unos 30 mil adolescentes estaban implicados en tráfico de droga, secuestros, extorsiones, contrabando, piratería y asesinatos.

Diversas voces solicitaron hacer valer Los Derechos y Deberes del Niño, aprobados por la asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1959, considerando que un adolescente como El Ponchis “no cuenta con suficiente razonamiento de sus actos”.

Los 30 mil adolescentes de 2013 ya son adultos

No se tienen noticias de que el Ponchis, rehabilitado, haya encontrado la forma de vivir dentro de la ley en Estados Unidos, pero surge la interrogante sobre el destino de los 30 mil menores de edad que en 2013, según los diputados federales, estaban al servicio del crimen organizado.

Esos jovencitos ya son adultos y es posible que hayan seguido la carrera delictiva, o fueron eliminados como sucede en las frecuentes disputas de territorios, o también han obligado a otros miles de niños a servirles de espías, halcones o sicarios como el niño de esta historia.

Cipriano Charrez, sin fuero

La Cámara de Diputados avaló ayer, miércoles 24 de abril, el desafuero del legislador de Morena, Cipriano Charrez Pedraza, con 347 votos a favor; 36 en contra y 53 abstenciones. Se le separa de su encargo, quedando sujeto a jurisdicción de tribunales competentes.

La Cámara de Diputados se constituyó en jurado de procedencia’, para el proceso de desafuero del diputado, acusado de manejar ebrio una camioneta de su propiedad y presuntamente provocar un accidente automovilístico, en octubre pasado, en la ciudad de Ixmiquilpan, donde murió un joven de 21 años de edad.

Charrez dijo que votaría a favor de su desafuero para enfrentar la justicia y demostrar su inocencia, acusando al gobierno de Hidalgo de orquestar una campaña de hostigamiento.

¿Quién fue: Charrez o su chofer?

La procuraduría de Justicia de Hidalgo, a cargo del connotado jurista Raúl Arroyo, tiene la difícil tarea de comprobar si el diputado Charrez era quien manejaba la camioneta que embistió el vehículo en que viajaba la víctima, o fue el chofer al servicio de Cipriano el que provocó la tragedia.

En los últimos días del mes de agosto de 1910, el fotógrafo pachuqueño José Bustamante Valdés captó una inigualable imagen del Reloj Monumental de Pachuca, que la noche del 15 de septiembre del mismo año, centenario de la Independencia, inauguró el gobernador del estado Pedro L. Rodríguez, acompañado, entre otros, del presidente municipal de Pachuca, José María Brito.

La inédita fotografía es poco conocida. Forma parte de la Latin American Colettión, de Nettie Lee Benson, resguardada en la Universidad de Austin, Texas. De gran calidad, permite su reproducción con nitidez. Por ello nos solazamos con la esplendorosa belleza arquitectónica, la brillante cúpula de pátina verdosa y la singular limpieza de los tres cuerpos de cantera blanca de Tezoantla.

La munificencia de los estilos dórico, jónico y corintio son dignos de admiración en esta magnífica estampa que, si la ampliamos, contemplaremos con éxtasis la belleza de las estatuas que adornan los cuatro costados de la Torre que representan los movimientos sociales que emanciparon a los mexicanos: el inicio de la guerra de Independencia; la culminación de once años de lucha contra el régimen monárquico español; la elevación de los derechos de igualdad y la extinción del dominio económico social y político del clero católico mediante la expedición y la caótica aplicación de las leyes de Reforma.


Por su señorío en 2012 fue declarado monumento artístico de México.

Majestuoso zócalo original

En la fotografía del primer cuerpo de la Torre y del bellísimo zócalo, puede apreciarse que aún falta el piso de la plaza que sería cubierta con baldosas de basalto. En la parte izquierda de la foto logramos distinguir a varios trabajadores que laboran en los prados y en los andadores. Dos personas están sentadas cómodamente en el zócalo de mármol negro belga al cual se accedía subiendo dos escalones. El espacio entre el piso de tierra con el pedestal es de alrededor de un metro, pues el borde llega a la cintura del viandante recargado en el basamento.

La riqueza del monumento encierra 109 años, tiempo durante el cual nuestros padres y abuelos y las sucesivas generaciones se han deleitado con la majestad del Reloj de Pachuca. Por su señorío en 2012 fue declarado monumento artístico de México con el decreto expedido por el presidente de la República, Felipe Calderón.

1991: Escalones de piedra volcánica

En esas once décadas los pachuqueños sentimos orgullo por poseer una joya de esta índole; sin embargo, en el transcurso de 109 años las modificaciones mal llamadas remodelaciones realizadas por algunos presidentes municipales y varios gobernadores del estado han sido desafortunadas, desastrosas, deplorables. Unos y otros auxiliados por ingenieros o arquitectos imprudentes e irresponsables han dado cuenta de su total ignorancia en cuanto al arte que engalana el símbolo de Pachuca.

En 1961, el presidente municipal, Humberto Velasco Avilés, con el permiso del gobernador sustituto Oswaldo Cravioto Cisneros, despojó a la plaza Independencia de la pérgola construida en 1944 y sustituyó el mármol de los escalones del zócalo del Reloj por piedra volcánica, pero remedó los escalones como puede verse en esta fotografía de una postal.

1978: Destrucción irrazonable: el mármol, al escombro

Diecisiete años después de la “obra” del alcalde Velasco Avilés, el gobernador Jorge Rojo Lugo extendió carta blanca para que su hermano, arquitecto Javier Rojo Lugo “le metiera mano” a la Plaza Independencia. El arquitecto, carente de raciocinio sobre el valor artístico de nuestro emblema ordenó la destrucción del zócalo ( como queda registrado en la gráfica) que remplazó con una pileta que utilizaría como “espejo de agua”.


Las modificaciones mal llamadas remodelaciones realizadas por algunos presidentes municipales y varios gobernadores del estado han sido desafortunadas, desastrosas, deplorables.

Como resultó contraproducente el bisoño proyectito, lo relleno con tierra para macetas y lo sembró con plantas silvestres y uno que otro arbolito que nunca dieron flores ni crecieron. Fue vivo reflejo de lo que escribió el historiador Víctor Manuel Ballesteros, quien sin emplear lacerantes adjetivos dejó para la posteridad: los «arquitectos» que proyectaron la mencionada remodelación, mostraron una crasa ignorancia, pues ordenaron que se demoliera el zócalo de nuestra torre señera, alterando así permanentemente las proporciones que, de manera matemática y precisa habían logrado concebir los arquitectos porfirianos. ¿Se enterarían alguna vez dichos «arquitectos» del alcance de su acción? ¿Sería que nunca entraron a las clases de historia de la arquitectura? ¿Cómo es que aprobaron tal asignatura?

1991: Nuevo zócalo con escalones, pérgola y plazuela

En 1991, el arquitecto Mario Viornery, alcalde de Pachuca, siendo gobernador Adolfo Lugo Verduzco, llevó a cabo la remodelación de la plaza Independencia y la construcción de nueva pérgola, destruida treinta años atrás. Renovó el zócalo del Reloj con mármol con sus escalones, pero….

2015: El capricho del señor gobernador Francisco Olvera Ruiz

Pasaron dos décadas más y en 2014, el gobernador Francisco Olvera firmó convenio con la secretaría de Turismo federal para remodelar a su entero gusto y capricho la Plaza Independencia. Una constructora afín a los intereses del gobernante ejecutó el proyecto que eliminó los escalones del zócalo, dejándolo cojo; quitó las jardineras y los árboles; las bancas y los arbotantes, además de los adornos de cantera instalados en la plazuela, construidos en 1991 por el alcalde Viornery. Nunca se dio a conocer el nombre del autor del proyecto. El alcalde en turno, Eleazar García, quien se decía “alcalde contratado” se prestó como cabeza de turco: todas las críticas las asimiló “estoicamente” hasta abril de 2016 en que “su” obra” fue inaugurada.

Terminó la huelga; Yolanda Tellería: vejigas para nadar

Tras 45 día de huelga, hoy regresarán a laborar los trabajadores sindicalizados de la presidencia municipal de Pachuca al obtener 6 por ciento de aumento al salario, pues el ayuntamiento otorgará 5 por ciento y el gobierno del estado el uno por ciento restante, sobre lo cual la alcaldesa exigió garantías para que en lo sucesivo el Ejecutivo estatal aporte dicho porcentaje, lo cual indica que la alcaldesa panista necesita vejigas para nadar. Por otra parte es obvio que a partir de hoy la maquinaria del Reloj Monumental funcionará nuevamente y marcará las horas. No obstante, por carecer de mantenimiento durante los 45 días de la huelga, esperamos que el mecanismo no haya sufrido desperfectos como lo advirtió hace una semana el Comité Técnico del Centro Histórico de Pachuca.

Durante más de un siglo, incontables pachuqueños han permanecido vigilantes del Reloj Monumental y alertado, descontentos, cuando no suenan las campanadas y las manecillas no marcan las horas, porque la maquinaria no funciona debido a fallas mecánicas o descuidos. Ese descontento centenario no se compara con el que prevalece en las últimas semanas a consecuencia de la primera huelga de los empleados municipales tolerada y acrecentada por la caprichosa alcaldesa panista Yolanda Tellería.

Durante ese centenar de años, desde cualquier punto de la ciudad, miles de pachuqueños han posado la mirada en las carátulas de la Torre para corroborar la hora. O bien escuchar con atención las campanadas anunciando los cuartos, las medias o los tres cuartos de hora. Cuando el reloj no funcionaba–lo cual sucedía en rarísimas ocasiones– la gente se alarmaba y se preguntaba en los barrios altos y en las colonias cercanas qué había pasado, por qué el Reloj no daba las horas.


Ese descontento centenario no se compara con el que prevalece en las últimas semanas a consecuencia de la primera huelga de los empleados municipales.

Eran las épocas en que aún no existían los teléfonos celulares. Era cuando los viandantes, al cruzar la plaza Independencia, alzaban la mirada para ver la hora en cualquiera de las cuatro caras del reloj.

Los mil ojos vigilantes

Testimonios periodísticos de la década 1920-1930 dan cuenta que el director del diario vespertino El Observador, Adrián Guerrero Diaz, cuyos talleres estaban en la primera calle de Allende, muy cerca de la Plaza Independencia, “se convirtió en el abogado del reloj y de su plaza”.

Si el reloj detenía su marcha por 24 horas, la noticia se daba a conocer en la primera plana del diario. Lo mismo ocurría cuando la Torre se usaba para fijar propaganda. A veces en que el reloj bizqueaba y las carátulas daban distintas horas, algún disgustado redactor del periódico denunciaba el asunto. Como pocos, don Adrián Guerrero estaba empecinado en defender al reloj de molestos vagos, cargadores y de los vehículos automotores que saturaban la parte norte de la plaza.

A partir de 1950, los reporteros del diario El Sol de Hidalgo reportaban las fallas que hubiera en la torre y las publicaban para que las autoridades municipales—obligadas desde siempre, del mantenimiento del símbolo pachuqueño—subsanaran la deficiencia.

Desdeñan el decreto presidencial

En carta abierta, del 19 de marzo, los integrantes del Comité para la Conservación y Preservación del Centro Histórico de la Ciudad—que también son tenaces vigilantes del reloj– hacen las siguientes consideraciones:

“De conformidad al decreto publicado por la Presidencia de la República el 30 de noviembre de 2012 se considera al Reloj Monumental de Pachuca de Soto y su sonería incluida, como Monumento Artístico de México, por ello, su conservación, protección y mantenimiento es de prioridad nacional.


Este conflicto ha llevado a los pachuqueños y visitantes a lamentar, que este símbolo de Hidalgo y de México se encuentre en tan deplorables condiciones

“Históricamente la maquinaria del Reloj se ha detenido por breves tiempos en algunas ocasiones por estrictos motivos de mantenimiento de sus elementos, sin embargo, no por un paro laboral (como en este caso) que está repercutiendo ya en más de 25 días (hasta el momento) en su funcionamiento, lo cual afecta los delicados componentes de la maquinaria. Una maquinaria histórica sin duda alguna como la ha considerado el Instituto Nacional de las Bellas Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia en su catálogo correspondiente.

“En la restauración de la Torre del Reloj, concluida en el año 2008, la maquinaria fue sometida también a revisión por especialistas, y entre otras recomendaciones, se especificó que: “…cada reinicio -en caso de parar la maquinaria- se deberán tomar una serie de precauciones técnicas especiales, con el objeto de no perjudicar tan delicado mecanismo y asentar todo ello, así como su atención y mantenimiento, en una bitácora que debiera llevarse de manera permanente…” y de no tomarse estas debidas precauciones, se incidiría negativamente en su futuro funcionamiento.

“La Torre Monumental del Reloj, como ícono de la ciudad, merece toda la atención de las autoridades involucradas en este conflicto que ha llevado a los pachuqueños y visitantes a lamentar, que este símbolo de Hidalgo y de México se encuentre en tan deplorables condiciones, así como su entorno, y en esto debe señalarse la responsabilidad ineludible que tiene la Presidencia Municipal y su Cabildo para solucionarlo”.

¿Sería admisible legalmente crear una junta de administración civil en Pachuca?

La ingobernabilidad radical de la alcaldesa durante más de un mes en la capital del estado demanda medidas serias, enérgicas, radicales.

A propósito del vacío de poder político-administrativo  que ha durado más de cinco semanas en Pachuca, recordamos que hubo épocas en el estado de Hidalgo en que las juntas de administración civil eran justificadas y necesarias en algunos municipios de la entidad donde imperaban el caos y la anarquía similares a las que vivimos actualmente en la ciudad capital.

Además de esos órganos supletorios funcionaron, y muy bien, las juntas de mejoramiento moral, cívico y material integradas por personajes de reconocida honestidad que trabajaban sin perseguir beneficios personales.

Una de las últimas juntas de mejoramiento que hubo en Pachuca fue presidida por don Manuel Antón Merelles, propietario de la mueblería El Puerto de Vigo, en la década de 1960.

Junta de administración civil en Pachuca en 1929

En 1929, último año de gobierno del coronel Matías Rodríguez se desconoció por motivos políticos al presidente municipal y—sin decreto formal—el gobernador nombró una junta de administración civil presidida por su jefe de escolta, Juan Cruz Olvera, a quien previamente había nominado diputado federal.

Cruz Oropeza, originario de Ajacuba, fungió como presidente de la junta de administración civil de Pachuca, del 1º de abril al 31 de diciembre del mismo año de 1929.

En el breve periodo (según consta en datos apuntados en su biografía) realizó por primera vez   la pavimentación con asfalto de las calles de Guerrero, primera de Doria y Abasolo, obra que dirigió el ingeniero Fidel Velázquez para determinar la calidad de materiales y procedimiento empleado, cubriendo una extensión de 11,500 metros cuadrados, con un costo promedio de $ 0.45 por metro cuadrado y un total de $ 5,175.00

En 1929, Matías Rodríguez desconoció por motivos políticos al presidente municipal y—sin decreto formal—el gobernador nombró una junta de administración civil.

En la calle de Ocampo en el tramo comprendido de Morelos a la plaza Independencia se aplicó concreto hidráulico.

SERVICO DE LIMPIA MUNICIPAL EFICAZ

Además, durante su gestión “motorizó” el servicio de limpias, de lo que dio cuenta en su informe del 31 de diciembre:
“Se ha encomendado al departamento de limpia el aseo de la ciudad y acarreo de las basuras, para cuyo efecto se sustituyeron los anticuados y antiestéticos carros de ruedas por 9 camiones que se adquirieron con un costo de $ 30,394.04 en abonos mensuales.

“Se ha cubierto hasta la fecha (31 de diciembre) la cantidad de $ 14,770.70, quedando por pagar en mensualidades que terminaran en el mes de junio de 1930 la cantidad $ 12,320.34.

“Los carros de tracción animal que usaba antes el departamento de limpia se pusieron a la venta, además de acémilas y guarneces de acuerdo con el gobierno del estado, ingresando por la venta de 27 mulas, 4 carros y 11 guarneces la cantidad de $2,198.00 bajo la partida 8509 del diario general de cobranzas de la tesorería municipal.”

ULTIMO RECURSO LEGAL

La última junta de administración civil creada por el gobierno estatal fue en la década de 1980 en el municipio de Tulancingo, siendo alcalde el ingeniero Roche Carrascosa, a quien acosaron las turbas de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), comandadas por Aurelio Marín Huazo, que incendiaron el nuevo el palacio municipal.

El líder fehuista fue ungido presidente de la junta, cuyo nombre fue cambiado por el de consejo de administración civil.

JUNTA EN CHILCUAUTLA

En 1962, en el municipio de Chilcuautla, el gobernador Oswaldo Cravioto Cisneros ordenó la sustitución del presidente municipal a causa de diversos disturbios.

Para el efecto designó presidente de la junta de administración civil a un teniente de la policía preventiva de nombre Pablo, quien no logró controlar a grupos descontentos y semanas después junto con tres uniformados enfrentó a balazos a enardecidos vecinos.

Dos policías murieron en la balacera. El teniente Pablo huyó entre el monte y llegó a Pachuca tras muchas horas de camino para reportar los hechos ante el director de Seguridad, Salvador García, quien con numeroso grupo de policías viajó por la noche a Chilcuautla para rescatar los cadáveres de los policías.

Una semana posterior fue renovada la junta de administración civil sin mayores incidentes.

Señora Yolanda Tellería, presidenta Municipal Constitucional de Pachuca

P R E S E N T E

Estimada señora, usted creó el lema “Pachuca la casa de todos”, y como ciudadano de Pachuca deseo contribuir con mis señalamientos para que nuestra ciudad capital, “Casa de todos y lógicamente mía y de mi familia y de mis amigos y de mis paisanos”, junto con la Plaza Independencia recobre el atractivo que antaño la hizo famosa y merecedora del título «Pachuca la Bella Airosa».

Señora presidenta: La Plaza Independencia, que debería ser un ejemplo representativo del jardín de “La Casa de Todos”, está convertida en un mosaico de la indiferencia oficial traducida en suciedad, descuido y abandono; negligencia, desidia, molicie, además de lento detrimento.

Es posible que usted coincida conmigo en que, en una casa de verdad, se procura que su jardín luzca lo mejor posible: patios, corredores y piso limpios; plantas y flores impares no sólo un día, sino todos los días del año.

Las plazas de otras ciudades, un distintivo de pulcritud

En muchas ciudades del mundo y aun en las más pequeñas de nuestro país, sus autoridades procuran que las plazas principales sean un verdadero jardín de su casa, especie de tarjeta de presentación para el turismo. En Pachuca, desgraciadamente, el jardín de “La Casa de Todos” es igual al traspatio de una vecindad, de esas donde la acumulación de basura, mugre y suciedad son sinónimo de dejadez y despreocupación.

Señora alcaldesa, espero disculpe las comparaciones — sé que, como dice la gente, son odiosas–, pero estas son obvias por definición: usted como encargada de “Pachuca la casa de todos”, es inquilina temporal de la Casa Rule (residencia de La Casa de Todos); usted administra los dineros que los contribuyentes aportamos para que “La Casa de Todos” luzca impecable con calles sin baches, sin basura; con alumbrado por las noches y vigilancia, que no siga siendo “Bachuca la bella hoyosa” como la definió acertadamente en su momento el extinto y respetado periodista Roberto Diez Gutiérrez.

Presidenta Yolanda, usted en vez de pagar renta como inquilina de la Casa Rule, cobra mes a mes varias decenas de miles de pesos que los pachuqueños le pagan por vivir en la Casa de Todos. Por todo esto y por el apellido que su hermano José Antonio enalteció debería posesionarse del papel de real administradora.

¿Cómo gasta el gasto?

Señora presidenta municipal, la ley le permite operar el gasto mensual que religiosamente, mediante los impuestos, aportan los pachuqueños. Aun cuando, según la ley, usted debe rendir cuentas de su administración cada año ante “la soberanía de la H. Asamblea Municipal”, sería deseable que sin recurrir a gruesos legajos, informara lo siguiente:

¿Cuánto destina del presupuesto de egresos que usted manipula para el mantenimiento de la Plaza Independencia en los siguientes rubros y a cuánto asciende mensualmente? ¿Cuánto se gasta en recolección de basura y limpieza; alumbrado con reposición de lámparas; vigilancia diurna y nocturna y mantenimiento en general? ¿Cuántas personas están comisionadas en esos menesteres y cuál es el monto de sus sueldos? ¿A cuánto ascienden los honorarios del técnico que atiende el Reloj Monumental de Pachuca? ¿Cómo se llama el señor relojero? ¿Cuál es la experiencia en el manejo de la maquinaria del Reloj y cuál su antigüedad?

¿Cuáles han sido las gestiones realizadas por usted para lograr que la compañía constructora que hizo las obras de remodelación haga las reparaciones necesarias que demanda el notable, gradual y gravísimo desperfecto de la plaza? ¿Cuál ha sido la respuesta de Fonatur, entidad que pactó los convenios con el gobierno del estado en el régimen de Francisco Olvera?

Las faenas de estreno

¿Por qué no se realizan faenas de limpieza en la plancha de la plaza?, preguntó el ciudadano Fernando Arista, al expresar su inconformidad por el lamentable estado que guarda la plaza del Reloj. El cartel tiene una leyenda mediante la cual invita a “La defensa de lo nuestro”.

En relación con lo anterior, los pachuqueños recordamos que cuando usted inició su gestión como alcaldesa de Pachuca, formó brigadas vecinales que pretendían mantener limpias las calles de las colonias. Ese proyecto no fue proseguido.

Destrucción paulatina de la loza y el mármol

El destrozo del piso de la Plaza Independencia se está ampliando en pequeñas porciones, en un periodo de apenas tres años desde su remodelación, a consecuencia de la pésima nivelación y del peor trabajo que realizó en 2015 la compañía constructora contratada por la secretaría de Turismo con la anuencia del gobernador del estado, José Francisco Olvera Ruiz.

Los perjuicios avanzan

Sobran comentarios al apreciar los daños en los accesos a la plaza, donde se ha permitido el paso de camiones de gran peso que transportan las estructuras de carpas y recipientes de agua de mil o dos mil litros que utilizan como anclajes para el sostenimiento de los toldos. Partes de la loza está levantada por deficiente nivelación. Las hendiduras y los remiendos saltan a la vista de cualquier persona que transita por la plaza. Una fracturita aquí, otra allá y sigue y seguirá la multiplicación. El basamento de mármol se está rompiendo. Los manchones de suciedad proliferan.

La plaza debe ser de todos, señora presidenta municipal

Señora presidenta: espero no causarle malestar con la lectura de esta misiva que encierra un solo propósito: coadyuvar con usted para conseguir que los habitantes de nuestra ciudad sientan satisfacción por los servicios que preste el Ayuntamiento que usted preside; que la Plaza Independencia perteneciente a La Casa de Todos sea un lugar de esparcimiento en donde haya, además de la pulcritud deseada, asientos con sombra donde descansen cómodamente los transeúntes propios y extraños. Confío en que mi carta tenga respuesta positiva para beneficio de los pachuqueños.

Reciba usted todos mis respetos,
Anselmo Estrada Alburquerque
alburesan@gmail.com