Pachuca

En los últimos días del mes de agosto de 1910, el fotógrafo pachuqueño José Bustamante Valdés captó una inigualable imagen del Reloj Monumental de Pachuca, que la noche del 15 de septiembre del mismo año, centenario de la Independencia, inauguró el gobernador del estado Pedro L. Rodríguez, acompañado, entre otros, del presidente municipal de Pachuca, José María Brito.

La inédita fotografía es poco conocida. Forma parte de la Latin American Colettión, de Nettie Lee Benson, resguardada en la Universidad de Austin, Texas. De gran calidad, permite su reproducción con nitidez. Por ello nos solazamos con la esplendorosa belleza arquitectónica, la brillante cúpula de pátina verdosa y la singular limpieza de los tres cuerpos de cantera blanca de Tezoantla.

La munificencia de los estilos dórico, jónico y corintio son dignos de admiración en esta magnífica estampa que, si la ampliamos, contemplaremos con éxtasis la belleza de las estatuas que adornan los cuatro costados de la Torre que representan los movimientos sociales que emanciparon a los mexicanos: el inicio de la guerra de Independencia; la culminación de once años de lucha contra el régimen monárquico español; la elevación de los derechos de igualdad y la extinción del dominio económico social y político del clero católico mediante la expedición y la caótica aplicación de las leyes de Reforma.


Por su señorío en 2012 fue declarado monumento artístico de México.

Majestuoso zócalo original

En la fotografía del primer cuerpo de la Torre y del bellísimo zócalo, puede apreciarse que aún falta el piso de la plaza que sería cubierta con baldosas de basalto. En la parte izquierda de la foto logramos distinguir a varios trabajadores que laboran en los prados y en los andadores. Dos personas están sentadas cómodamente en el zócalo de mármol negro belga al cual se accedía subiendo dos escalones. El espacio entre el piso de tierra con el pedestal es de alrededor de un metro, pues el borde llega a la cintura del viandante recargado en el basamento.

La riqueza del monumento encierra 109 años, tiempo durante el cual nuestros padres y abuelos y las sucesivas generaciones se han deleitado con la majestad del Reloj de Pachuca. Por su señorío en 2012 fue declarado monumento artístico de México con el decreto expedido por el presidente de la República, Felipe Calderón.

1991: Escalones de piedra volcánica

En esas once décadas los pachuqueños sentimos orgullo por poseer una joya de esta índole; sin embargo, en el transcurso de 109 años las modificaciones mal llamadas remodelaciones realizadas por algunos presidentes municipales y varios gobernadores del estado han sido desafortunadas, desastrosas, deplorables. Unos y otros auxiliados por ingenieros o arquitectos imprudentes e irresponsables han dado cuenta de su total ignorancia en cuanto al arte que engalana el símbolo de Pachuca.

En 1961, el presidente municipal, Humberto Velasco Avilés, con el permiso del gobernador sustituto Oswaldo Cravioto Cisneros, despojó a la plaza Independencia de la pérgola construida en 1944 y sustituyó el mármol de los escalones del zócalo del Reloj por piedra volcánica, pero remedó los escalones como puede verse en esta fotografía de una postal.

1978: Destrucción irrazonable: el mármol, al escombro

Diecisiete años después de la “obra” del alcalde Velasco Avilés, el gobernador Jorge Rojo Lugo extendió carta blanca para que su hermano, arquitecto Javier Rojo Lugo “le metiera mano” a la Plaza Independencia. El arquitecto, carente de raciocinio sobre el valor artístico de nuestro emblema ordenó la destrucción del zócalo ( como queda registrado en la gráfica) que remplazó con una pileta que utilizaría como “espejo de agua”.


Las modificaciones mal llamadas remodelaciones realizadas por algunos presidentes municipales y varios gobernadores del estado han sido desafortunadas, desastrosas, deplorables.

Como resultó contraproducente el bisoño proyectito, lo relleno con tierra para macetas y lo sembró con plantas silvestres y uno que otro arbolito que nunca dieron flores ni crecieron. Fue vivo reflejo de lo que escribió el historiador Víctor Manuel Ballesteros, quien sin emplear lacerantes adjetivos dejó para la posteridad: los “arquitectos” que proyectaron la mencionada remodelación, mostraron una crasa ignorancia, pues ordenaron que se demoliera el zócalo de nuestra torre señera, alterando así permanentemente las proporciones que, de manera matemática y precisa habían logrado concebir los arquitectos porfirianos. ¿Se enterarían alguna vez dichos “arquitectos” del alcance de su acción? ¿Sería que nunca entraron a las clases de historia de la arquitectura? ¿Cómo es que aprobaron tal asignatura?

1991: Nuevo zócalo con escalones, pérgola y plazuela

En 1991, el arquitecto Mario Viornery, alcalde de Pachuca, siendo gobernador Adolfo Lugo Verduzco, llevó a cabo la remodelación de la plaza Independencia y la construcción de nueva pérgola, destruida treinta años atrás. Renovó el zócalo del Reloj con mármol con sus escalones, pero….

2015: El capricho del señor gobernador Francisco Olvera Ruiz

Pasaron dos décadas más y en 2014, el gobernador Francisco Olvera firmó convenio con la secretaría de Turismo federal para remodelar a su entero gusto y capricho la Plaza Independencia. Una constructora afín a los intereses del gobernante ejecutó el proyecto que eliminó los escalones del zócalo, dejándolo cojo; quitó las jardineras y los árboles; las bancas y los arbotantes, además de los adornos de cantera instalados en la plazuela, construidos en 1991 por el alcalde Viornery. Nunca se dio a conocer el nombre del autor del proyecto. El alcalde en turno, Eleazar García, quien se decía “alcalde contratado” se prestó como cabeza de turco: todas las críticas las asimiló “estoicamente” hasta abril de 2016 en que “su” obra” fue inaugurada.

Terminó la huelga; Yolanda Tellería: vejigas para nadar

Tras 45 día de huelga, hoy regresarán a laborar los trabajadores sindicalizados de la presidencia municipal de Pachuca al obtener 6 por ciento de aumento al salario, pues el ayuntamiento otorgará 5 por ciento y el gobierno del estado el uno por ciento restante, sobre lo cual la alcaldesa exigió garantías para que en lo sucesivo el Ejecutivo estatal aporte dicho porcentaje, lo cual indica que la alcaldesa panista necesita vejigas para nadar. Por otra parte es obvio que a partir de hoy la maquinaria del Reloj Monumental funcionará nuevamente y marcará las horas. No obstante, por carecer de mantenimiento durante los 45 días de la huelga, esperamos que el mecanismo no haya sufrido desperfectos como lo advirtió hace una semana el Comité Técnico del Centro Histórico de Pachuca.

Luego de varias negociaciones y una última en la secretaría de Gobierno de Hidalgo, al fin se conjuró la huelga en el Ayuntamiento de Pachuca, luego de que la presidenta Yolanta Tellería Beltrán y el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de Pachuca (SUTSMP), Percy Espinoza, signaran un acuerdo por el seis por ciento de aumento a la base trabajadora; cinco puesto por la Presidencia Municipal y el uno restante por el Ejecutivo del Estado, en compromiso.

Tellería Beltrán destacó que las negociaciones se hicieron evitando perjudicar a la ciudadanía con menos presupuesto para obra pública y, viendo las afectaciones que la ciudadanía estaba padeciendo con el paro –dijo–, se aceptó el apoyo de Gobierno del estado para el uno por ciento adicional con el que se cerró la negociación para darle a los trabajadores sindicalizados el seis por ciento de aumento.

Hemos puesto fin a la huelga que mantenía el Sindicato de Pachuca, lo hicimos con responsabilidad y defendiendo siempre a Pachuca.Seguimos trabajando en la construcción de #PachucaLaCasaDeTodos

Posted by Yoli Tellería on Wednesday, April 3, 2019

“Hemos puesto fin a esta huelga que mantenía el Sindicato de trabajadores del municipio de Pachuca, lo hicimos con responsabilidad, siempre defendiendo y cuidando el futuro de nuestra ciudad”, dijo la alcaldesa, y puntualizó: “pero también garantizamos las condiciones laborales de cada uno de los trabajadores de esta administración, porque estamos seguros que son ellos los que mantienen el funcionamiento de nuestra ciudad”.

Tellería Beltrán afirmó que con el acuerdo alcanzado con el sindicato, “Pachuca está garantizando tener un futuro estable, sin deuda y con finanzas sanas; no obstante, se acordó con el sindicato que ahora se tiene que recuperar el tiempo de paro con el compromiso de extender los horarios de atención y trabajo, enfatizó.

“A partir de este momento, hago un llamado a todo el equipo de la Presidencia Municipal a la reconciliación y a pensar en los ciudadanos y trabajar por Pachuca, la casa de todos”, sostuvo Tellería Beltrán, por lo que a continuación se reestablecerán las labores en todas las áreas sitiadas por el Sindicato

Durante más de un siglo, incontables pachuqueños han permanecido vigilantes del Reloj Monumental y alertado, descontentos, cuando no suenan las campanadas y las manecillas no marcan las horas, porque la maquinaria no funciona debido a fallas mecánicas o descuidos. Ese descontento centenario no se compara con el que prevalece en las últimas semanas a consecuencia de la primera huelga de los empleados municipales tolerada y acrecentada por la caprichosa alcaldesa panista Yolanda Tellería.

Durante ese centenar de años, desde cualquier punto de la ciudad, miles de pachuqueños han posado la mirada en las carátulas de la Torre para corroborar la hora. O bien escuchar con atención las campanadas anunciando los cuartos, las medias o los tres cuartos de hora. Cuando el reloj no funcionaba–lo cual sucedía en rarísimas ocasiones– la gente se alarmaba y se preguntaba en los barrios altos y en las colonias cercanas qué había pasado, por qué el Reloj no daba las horas.


Ese descontento centenario no se compara con el que prevalece en las últimas semanas a consecuencia de la primera huelga de los empleados municipales.

Eran las épocas en que aún no existían los teléfonos celulares. Era cuando los viandantes, al cruzar la plaza Independencia, alzaban la mirada para ver la hora en cualquiera de las cuatro caras del reloj.

Los mil ojos vigilantes

Testimonios periodísticos de la década 1920-1930 dan cuenta que el director del diario vespertino El Observador, Adrián Guerrero Diaz, cuyos talleres estaban en la primera calle de Allende, muy cerca de la Plaza Independencia, “se convirtió en el abogado del reloj y de su plaza”.

Si el reloj detenía su marcha por 24 horas, la noticia se daba a conocer en la primera plana del diario. Lo mismo ocurría cuando la Torre se usaba para fijar propaganda. A veces en que el reloj bizqueaba y las carátulas daban distintas horas, algún disgustado redactor del periódico denunciaba el asunto. Como pocos, don Adrián Guerrero estaba empecinado en defender al reloj de molestos vagos, cargadores y de los vehículos automotores que saturaban la parte norte de la plaza.

A partir de 1950, los reporteros del diario El Sol de Hidalgo reportaban las fallas que hubiera en la torre y las publicaban para que las autoridades municipales—obligadas desde siempre, del mantenimiento del símbolo pachuqueño—subsanaran la deficiencia.

Desdeñan el decreto presidencial

En carta abierta, del 19 de marzo, los integrantes del Comité para la Conservación y Preservación del Centro Histórico de la Ciudad—que también son tenaces vigilantes del reloj– hacen las siguientes consideraciones:

“De conformidad al decreto publicado por la Presidencia de la República el 30 de noviembre de 2012 se considera al Reloj Monumental de Pachuca de Soto y su sonería incluida, como Monumento Artístico de México, por ello, su conservación, protección y mantenimiento es de prioridad nacional.


Este conflicto ha llevado a los pachuqueños y visitantes a lamentar, que este símbolo de Hidalgo y de México se encuentre en tan deplorables condiciones

“Históricamente la maquinaria del Reloj se ha detenido por breves tiempos en algunas ocasiones por estrictos motivos de mantenimiento de sus elementos, sin embargo, no por un paro laboral (como en este caso) que está repercutiendo ya en más de 25 días (hasta el momento) en su funcionamiento, lo cual afecta los delicados componentes de la maquinaria. Una maquinaria histórica sin duda alguna como la ha considerado el Instituto Nacional de las Bellas Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia en su catálogo correspondiente.

“En la restauración de la Torre del Reloj, concluida en el año 2008, la maquinaria fue sometida también a revisión por especialistas, y entre otras recomendaciones, se especificó que: “…cada reinicio -en caso de parar la maquinaria- se deberán tomar una serie de precauciones técnicas especiales, con el objeto de no perjudicar tan delicado mecanismo y asentar todo ello, así como su atención y mantenimiento, en una bitácora que debiera llevarse de manera permanente…” y de no tomarse estas debidas precauciones, se incidiría negativamente en su futuro funcionamiento.

“La Torre Monumental del Reloj, como ícono de la ciudad, merece toda la atención de las autoridades involucradas en este conflicto que ha llevado a los pachuqueños y visitantes a lamentar, que este símbolo de Hidalgo y de México se encuentre en tan deplorables condiciones, así como su entorno, y en esto debe señalarse la responsabilidad ineludible que tiene la Presidencia Municipal y su Cabildo para solucionarlo”.

¿Sería admisible legalmente crear una junta de administración civil en Pachuca?

La ingobernabilidad radical de la alcaldesa durante más de un mes en la capital del estado demanda medidas serias, enérgicas, radicales.

A propósito del vacío de poder político-administrativo  que ha durado más de cinco semanas en Pachuca, recordamos que hubo épocas en el estado de Hidalgo en que las juntas de administración civil eran justificadas y necesarias en algunos municipios de la entidad donde imperaban el caos y la anarquía similares a las que vivimos actualmente en la ciudad capital.

Además de esos órganos supletorios funcionaron, y muy bien, las juntas de mejoramiento moral, cívico y material integradas por personajes de reconocida honestidad que trabajaban sin perseguir beneficios personales.

Una de las últimas juntas de mejoramiento que hubo en Pachuca fue presidida por don Manuel Antón Merelles, propietario de la mueblería El Puerto de Vigo, en la década de 1960.

Junta de administración civil en Pachuca en 1929

En 1929, último año de gobierno del coronel Matías Rodríguez se desconoció por motivos políticos al presidente municipal y—sin decreto formal—el gobernador nombró una junta de administración civil presidida por su jefe de escolta, Juan Cruz Olvera, a quien previamente había nominado diputado federal.

Cruz Oropeza, originario de Ajacuba, fungió como presidente de la junta de administración civil de Pachuca, del 1º de abril al 31 de diciembre del mismo año de 1929.

En el breve periodo (según consta en datos apuntados en su biografía) realizó por primera vez   la pavimentación con asfalto de las calles de Guerrero, primera de Doria y Abasolo, obra que dirigió el ingeniero Fidel Velázquez para determinar la calidad de materiales y procedimiento empleado, cubriendo una extensión de 11,500 metros cuadrados, con un costo promedio de $ 0.45 por metro cuadrado y un total de $ 5,175.00

En 1929, Matías Rodríguez desconoció por motivos políticos al presidente municipal y—sin decreto formal—el gobernador nombró una junta de administración civil.

En la calle de Ocampo en el tramo comprendido de Morelos a la plaza Independencia se aplicó concreto hidráulico.

SERVICO DE LIMPIA MUNICIPAL EFICAZ

Además, durante su gestión “motorizó” el servicio de limpias, de lo que dio cuenta en su informe del 31 de diciembre:
“Se ha encomendado al departamento de limpia el aseo de la ciudad y acarreo de las basuras, para cuyo efecto se sustituyeron los anticuados y antiestéticos carros de ruedas por 9 camiones que se adquirieron con un costo de $ 30,394.04 en abonos mensuales.

“Se ha cubierto hasta la fecha (31 de diciembre) la cantidad de $ 14,770.70, quedando por pagar en mensualidades que terminaran en el mes de junio de 1930 la cantidad $ 12,320.34.

“Los carros de tracción animal que usaba antes el departamento de limpia se pusieron a la venta, además de acémilas y guarneces de acuerdo con el gobierno del estado, ingresando por la venta de 27 mulas, 4 carros y 11 guarneces la cantidad de $2,198.00 bajo la partida 8509 del diario general de cobranzas de la tesorería municipal.”

ULTIMO RECURSO LEGAL

La última junta de administración civil creada por el gobierno estatal fue en la década de 1980 en el municipio de Tulancingo, siendo alcalde el ingeniero Roche Carrascosa, a quien acosaron las turbas de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH), comandadas por Aurelio Marín Huazo, que incendiaron el nuevo el palacio municipal.

El líder fehuista fue ungido presidente de la junta, cuyo nombre fue cambiado por el de consejo de administración civil.

JUNTA EN CHILCUAUTLA

En 1962, en el municipio de Chilcuautla, el gobernador Oswaldo Cravioto Cisneros ordenó la sustitución del presidente municipal a causa de diversos disturbios.

Para el efecto designó presidente de la junta de administración civil a un teniente de la policía preventiva de nombre Pablo, quien no logró controlar a grupos descontentos y semanas después junto con tres uniformados enfrentó a balazos a enardecidos vecinos.

Dos policías murieron en la balacera. El teniente Pablo huyó entre el monte y llegó a Pachuca tras muchas horas de camino para reportar los hechos ante el director de Seguridad, Salvador García, quien con numeroso grupo de policías viajó por la noche a Chilcuautla para rescatar los cadáveres de los policías.

Una semana posterior fue renovada la junta de administración civil sin mayores incidentes.

La presidenta municipal de Pachuca, Yolanda Tellería Beltrán, informo que tras la reunión de la noche de este jueves 21, no se logró un acuerdo con el sindicato de trabajadores del Ayuntamiento para conjurar la huelga que ya cumple un mes y tiene parados la mayoría de los servicios públicos en la ciudad.

Tellería Beltrán dijo que el sindicato insiste en obtener un nueve por ciento de incremento salarial, lo cual supera las posibilidades de la administración municipal. De tal modo, el Ayuntamiento ofrece un incremento escalonado del siete al tres por ciento con un promedio del cinco por ciento.

Sin embargo, al no llegar a un acuerdo, Tellería Beltrán afirmó que se reanudarán las pláticas con el Sindicato el próximo día lunes en el mismo lugar y hora.

“Estuvimos revisando las condiciones generales, hemos ido avanzando y dejando algunas donde no se ha llegado a un acuerdo, para pasar al incremento del 2019”, dijo.

La Presidencia Municipal de Pachuca –sostuvo Tellería Beltrán—, está interesada en que ya se resuelva la huelga que mantiene el Sindicato. “Estamos anteponiendo ante todo la responsabilidad de que estos aumentos no estén fuera de la realidad presupuestal del municipio”, dijo.