Crónica

Cuantas sonrisas con sus lágrimas puede contar quien llega a cumplir treinta años viviendo en Pachuca,