Depresión

Odiamos al protagonista porque nos refleja… pero lo cierto, es que tiene razón: nadie debería “subirse al robot”