Letras

Mi padre era un ser sui géneris como papá. Era el terror para nuestros juegos y travesuras, pero era el papá fuerte que siempre tenía la razón hacia afuera.

El cristianismo le sigue cobrando caro su pacifismo al idealista anárquico más tierno y congruente.