Letras

El cristianismo le sigue cobrando caro su pacifismo al idealista anárquico más tierno y congruente.