Sexualidad

Democratizar la sexualidad y acabar con la dictadura de pene, son claves para un verdadero placer.

Los amores rebeldes no se construyen con el Tinder u otras aplicaciones que permiten enjuiciar o calificar.

Mientras la sexualidad humana se continúe concibiendo y siga girando solo en torno al placer masculino y al pene, seguirá siendo antidemocrática, hegemónica y heteronormativa.

Todo el ambiente del LIBIDO FEST, la concepción, la vivencia y sobre todo lo simbólico reflejaron una sexualidad heteronormativa y hegemónica