Zoé Robledo

Cuando la pandemia caldea, el IMSS y el gobierno de Hidalgo habilitaron 5 mil metros cuadrados de atención a pacientes COVID.