Carta de Danae Paola a los Reyes Magos

Hace una semana la niña Danae Paola, de cuatro años de edad, fue asesinada a golpes por su padrastro, las autoridades estatales y municipales tenían pleno conocimiento de que este hecho podía ocurrir, pero no lo impidieron. Ahora, ante las amenazas de la abuela de la menor asesinada, los gobiernos de Hidalgo y Pachuca intentan deslindarse de toda culpa por este lamentable caso de violencia de género.

Por Sofía de la Peña / Desde Abajo


foto: Agencia Vía Libre

Pachuca, Hgo., a 6 de enero de 2007.

Queridos Reyes Magos:

Espero estén bien. Quiero pedirles de favor que me traigan una nueva vida, como ustedes saben, la mía me la quitó mi padrastro, un gigante de 32 años. Yo, como una hormiguita que no le hacia nada, fui aplastada por él. Él decidió que yo no podía seguir viviendo, dizque porque era muy inquieta y me tenía que reprender.

Quiero también pedirles que mi mamá aprenda a no depender de un hombre. Esa dependencia la llevó a guardar silencio ante los abusos que mi padrastro cometía en mi contra.

Para mi mamá, pido además la fuerza que yo veo en otras mujeres para salir adelante, queriéndose y respetándose mucho. Si ella se hubiera querido y respetado más, habría logrado que me quisieran y respetaran a mí.

También les solicito un raigón de humanidad para los agentes del Ministerio Público y personal del Centro de Atención a Víctimas, CAVI que no se dolieron de mi dolor. Ellos, que supuestamente estaban para defenderme, protegerme y aplicar justicia para mí, nunca estuvieron. Jamás se bajaron de su nicho de poder para voltear a ver a una niña de cuatro años de edad o a su abuelita que a gritos pedía ayuda.

Estuvieron para darle largas al asunto y así burocratizar lo in-burocratizable: la impartición de justicia para una niña. Estuvieron para regañar a mi abuelita, para regresarme con mi padrastro y que así él pudiera seguirme dando duro. Para eso sí estuvieron. Nunca fueron capaces no de ponerse en mis zapatos, sino en mi cuerpo maltratado.

Queridos Reyes Magos: les pido para ellos muchos talleres y conferencias sobre equidad de género. Que los tengan hasta el cansancio, hasta que aprendan, hasta que dejen de justificar la violencia de los hombres sobre mujeres y niñas, para que actúen de inmediato y con energía en casos como el mío.

Ellos y ellas, nunca hicieron lo suficiente.

Para el Congreso de Hidalgo les pido que les traigan sensibilidad a los Diputados y Diputadas para que saquen ya la Ley contra la Violencia Familiar, esa que hace tres años estaba casi lista y que por politizarla fue echada para atrás. Si esa ley ya estuviera vigente, yo estaría viva.

Por eso, queridos Reyes Magos, les pido que me regresen la vida, pero la que merecía vivir, libre de violencia, con todas las oportunidades, con mi niñez garantizada, con mi adolescencia libre, con mi madurez activa y con mi vejez plena.

Seguramente habría sido una ciudadana valiosa para Hidalgo ¡ustedes se lo pierden! 

Danae Paola.

Comments

Comentarios

You may also like