Opinión: Derechos Humanos y Atenco

 . El hecho de que la Suprema Corte resuelva investigar “por qué se dieron estas violaciones» y “quién las ordenó» para informar posteriormente al pleno del Tribunal Superior de Justicia, para que se proceda conforme a derecho, permite avanzar en la defensa de los derechos humanos, pero no podemos cantar victoria.

por Otilia Sánchez / Desde Abajo

Hace 14 días había escrito que dudaba que la Suprema Corte de Justicia aprobara investigar sobre la violación de los derechos humanos, principalmente de las mujeres, durante los hechos acontecidos en San Salvador Atenco en mayo del año pasado. Grande fue mi sorpresa que ese mismo día, el pleno de la Suprema Corte de Justicia aprobara la investigación -claro que no por unanimidad, hubiera sido pedir demasiado-, y que ayer 19 de febrero, admitiera que hubo “violaciones graves» a los derechos humanos.

Es relevante esta información, ante el estado de impunidad con que operan las fuerzas policiacas en nuestro país, inclusive el propio ejército, con relación a la violación a los derechos de las humanas y de los humanos.

El hecho de que la Suprema Corte resuelva investigar “por qué se dieron estas violaciones» y “quién las ordenó» para informar posteriormente al pleno del Tribunal Superior de Justicia, para que se proceda conforme a derecho, permite avanzar en la defensa de los derechos humanos, pero no podemos cantar victoria.

Aún falta conocer las respuestas a las preguntas anteriores, saber si en realidad se castigará a las culpables, aún de los más altos niveles, o sólo a “chivos expiatorios».

Atenco no es un hecho aislado. En los últimos meses hemos sido testigas y testigos de violaciones a los derechos humanos de diferentes sectores de la población, por diferentes razones, sin que hasta el momento se castiguen a los responsables.

La negación por parte del gobierno, en sus diferentes niveles, a admitir el estado de represión en que vivimos, acentuado en regiones específicas, así como la práctica de la violación de los derechos humanos, como parte de lo cotidiano, nos obliga a estar más atentas y atentos, denunciar estos hechos y exigir que el gobierno cumpla con su obligación de velar por el respeto y goce pleno de los derechos humanos. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like