Transexuales: Estamos orgullosas de conmemorar el 8 de marzo como las mujeres que somos.

En el marco del Día Internacional de las Mujeres, Gloria Hazel Davenport, la funcionaria transexual más reconocida de México, aseguró que las personas Trans “No somos homosexuales vestidos de mujer, tenemos una problemática muy distinta a la de gente Gay o a la de hombres que tiene sexo con hombres (HSH). Corremos riesgos que la sola preferencia sexual diversa no te hace padecer, como el consumo de hormonas. Pero a pesar de los vacíos legales que las personas transgénero viven en el país, nuestra nación es una de las más avanzados en todo el mundo en materia de reconocimiento a la transexualidad».

Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo


Gloria Davenport. Primera funcionaria transexual del gobierno federal (foto: Desde Abajo)

Pachuca, Hgo. México. “En México las personas transexuales no tenemos acceso a un nombre y eso nos cierra las puertas para acceder a muchas cosas, incluidos los estudios. Las personas transexuales somos legalmente inexistentes, así que, en términos académicos soy una analfabeta leída», afirmó la licenciada Gloria Davenport Fentanes, primera funcionaria transexual del gobierno federal, y reconocida por la comunidad transexual y transgénero del país como una de sus principales representantes.

Al inaugurar el “Primer Taller de Prevención del VIH/SIDA y otras Enfermedades de Transmisión Sexual para Mujeres Transgénero y Transexuales» organizado por las OSC “Transgénero Hidalgo» en esta ciudad, Gloria Davenport destacó el gran valor que para ellas tiene realizar este evento como parte de los festejos de conmemoración por el Día Internacional de las Mujeres. “Estamos orgullosas de vivir el día ocho de marzo como las mujeres que somos. Para nosotras es una excelente forma de externarle a la sociedad quiénes somos. No quienes nos sentimos, sino quiénes somos».

Davenport, quien también es presidenta de la Organización de la Sociedad Civil (OSC) Humana Nación Trans, es una de las más activas promotoras de la iniciativa ciudadana de Ley de identidad de género, la cual promueven múltiples asociaciones civiles nacionales en el Congreso de la Unión.

“Rescatar nuestros pasados académicos, -externó la activista- es una de las razones por las cuales estamos impulsando la ley. Aunque en el pasado cursé la licenciatura en comunicación, desde mi perspectiva femenina, ya tengo algunos estudios con mi nombre, pero no son reconocidos oficialmente. Ya como mujer, soy diplomada en estudios sobre discriminación por parte del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM, estoy cursando un diplomado sobre derechos humanos en la Universidad Iberoamericana y ésos sí los puedo mencionar porque están con mi nombre de mujer».

Sobre el mismo tema, Gloria Davenport añadió que “los estudios anteriores, desgraciadamente quedaron como cuando aprendí a armar avioncitos en mi pasado. Por ahora, el único grado académico que tengo y que estoy muy orgullosa de él, es que soy diplomada en estudios sobre discriminación. Pero lo demás ya forma parte de un pasado que incluso a mí misma no me gusta repetir. Lo que pasó, ya pasó. Los estudios que se quedaron allá, fueron sacrificados junto con otras cosas que se han quedado en el camino».

La actitud de la UNAM ha sido positiva ante esta situación. “Afortunadamente, el doctor Diego Valades, que está al frente del IIJ, fue sumamente sensible cuando se enteró de mi caso y dijo que de ninguna manera podía salir mi diploma con mi nomote masculino, porque yo soy una persona transexual. Tanto él como Gilberto Rincón del CONAPRED y Emilio ÿlvarez Icaza, los tres, decidieron que, si estamos hablando de no discriminación, me tenían que dar mi documento con mi nombre. En los estudios que curso actualmente en la Ibero también ha habido mucha apertura, el problema es que aunque haya reconocimiento de una institución, no puedo ir a validarlos, porque no hay una ley que los avale».

La funcionaria reconoció la apertura que también ha tenido en su centro de trabajo: “En CENSIDA he tenido la suerte de trabajar con un hombre sensible y respetuoso, como es el titular Jorge Saavedra, quien me invitó a trabajar en mi condición de mujer, porque yo soy mujer y él así me ha tratado. A pesar de mi formación y mi capacidad, antes de la invitación a trabajar en CENSIDA yo vendía velas en la calle y de esas historias te puedo contar varias. Como la de una amiga que es ingeniera y que tiene un premio nacional de ingeniería, pero por ser transexual nadie la contrata y ahorita está trabajando limpiando jaulas en una clínica veterinaria. Imagínate, con todo lo que esta mujer podría aportar al país. Pero los ejemplos no son sólo con las que hemos estudiado, hay muchas mujeres transgenéricas y transexuales que están dejando la escuela por el rechazo y la marginación social, y el Estado no hace nada por ellas».

“Académicamente, quiero revalidar los estudios que cursé en talleres de psicología, titularme como psicóloga y entrar a la Escuela Libre de Derecho».

Gloria Hazel Davenport puntualizó que el proyecto de ley de identidad de género, promovido desde Humana Nación Trans (no desde CENSIDA), se pretende que repercuta en tres códigos básicos: el código Penal Federal, la ley General de Salud y la ley Federal del Trabajo.

De igual modo, Davenport Fentanes aseguró que, desde “Humana Nación Trans», también están interesadas en que en las entidades se promueva la ley de manera estatal, porque de entrada desean asegurar mejores condiciones de vida en el contexto inmediato. “Debido a los documentos, muchas personas transexuales debemos dedicarnos al trabajo sexual, y no lo digo porque el hecho en sí sea malo, lo lamentable es que tengamos una sola opción. Sería el colmo que llegara el cliente y te pidiera la credencial de elector para acostarte con él».

Comments

Comentarios

You may also like