Urgente, reestablecer ciudadanía a personas refugiadas

– “La participación social para la construcción y mejora del entorno político, es una de las características básicas en la construcción de la ciudadanía, por tanto, es imposible que las personas refugiadas y desplazadas tengan posibilidad de ejercer su ciudadanía», expresó Alfredo Alcalá Montaño, coordinador operativo de la Unión de Organizaciones de la Sociedad Civil en Hidalgo (UNIDOSC-H), en el marco del Día Internacional de las Personas Refugiadas.

Por Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Pachuca, Hgo. México. Desde el año 2001, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conmemora el 20 de junio como el Día Mundial de las Personas Refugiadas, para dirigir la atención a la situación de los refugiados, celebrar su coraje y fuerza, y solucionar problemas relacionados con la situación de los refugiados. Además, es una oportunidad de reconocer las contribuciones que hacen los refugiados en sus países de asilo.

Entrevistado al respecto, el politólogo y activista social, Alfredo Alcalá comentó que las personas refugiadas y desplazadas, ven vulnerada su identidad al ser obligadas a abandonar sus lugares de origen y/o habitación, generalmente de manera intempestiva y violenta.

“Un refugiado o desplazado es diferente que un migrante económico. Los refugiados huyen de su lugar de residencia no por motivos financieros, sino por persecución, o amenazas de todo tipo. Cuando por fin llegan a algún sitio de refugio, se topan con el pésimo acondicionamiento que en ocasiones sólo les ofrece condiciones indignas de vida, e inclusive violación a sus derechos humanos».

El coordinador operativo de la UNIDOSC-H señaló que, en caso de que las personas refugiadas y desplazadas encuentren por fin un lugar de asentamiento temporal, en la mayoría de los casos se enfrentarán también con que la intolerancia (raíz frecuente de los desplazamientos internos), está también presente en algunos de los países a los cuales los refugiados llegan.

“Bajo esta circunstancia, -concluyó Alfredo Alcalá- el ejercicio de la ciudadanía es algo a lo que muy difícilmente podrá acceder una persona refugiada o desplazada. No obstante, cuando el motivo del desplazamiento es por causas naturales, pueden darse casos como el de México en 1985, que quienes tuvieron que dejar sus hogares destruidos, no quisieron permanecer en los refugios, sino salir a las calles a reconstruir no sólo su ciudad, sino su ciudadanía y su solidaridad con el prójimo».

El 4 de diciembre de 2000, la Asamblea General tomó nota de que en el año 2001 se cumpliría el cincuentenario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, y de que la Organización de la Unidad Africana había convenido en que la celebración de un día internacional de los refugiados podría coincidir con la del Día de los Refugiados en ÿfrica, que se observa el 20 de junio. Por consiguiente, decidió que, a partir del año 2001, el día 20 de junio sea el Día Mundial de los Refugiados (resolución 55/76).

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para las Personas Refugiadas (ACNUR), “El 20 de junio de cada año el mundo honra el valor, la resistencia y la fuerza de los refugiados. En este sexto aniversario del Día Mundial del Refugiado miles de organizaciones en cientos de países se unirán para hacer notar no sólo las duras pruebas por las que pasan los refugiados y las causas de su exilio, sino también su determinación y voluntad para sobrevivir y las contribuciones que hacen a sus comunidades de acogida».

Este año, el mensaje central del ACNUR solicita que “no nos olvidemos de que, tal vez, un día, nosotros nos podríamos ver en la necesidad de golpear la puerta de un extranjero esperando encontrar un techo seguro y afable. Debemos ofrecer a los refugiados la misma acogida que quisiéramos recibir si estuviéramos en su lugar».

Comments

Comentarios

You may also like