Vuelve la tensión a Zimapán

. Alrededor de las 11 de la mañana de este domingo 2, líderes de la organización Todos Somos Zimapán, José María Lozano e Irma Labra, acompañaban a un grupo de académicos y observadores al ejido San Antonio, donde en un promedio de dos meses quedará instalado el confinamiento propiedad de la industria española Befesa. Allí, las camionetas en las que viajaban fueron emboscadas por unas quince personas organizadas por el comisario ejidal de la comunidad de San Antonio, perteneciente a este municipio, Nicolás Ramírez Labra –personaje cercano al presidente municipal del lugar por el PRI, Eusebio Aguilar Francisco-.

Por Desde Abajo

Pachuca.- Líderes del movimiento ciudadano que se opone a la instalación del confinamiento tóxico en Zimapán fueron emboscados y secuestrados por un promedio de tres horas por familiares y simpatizantes del comisario ejidal de la comunidad de San Antonio, perteneciente a este municipio, Nicolás Ramírez Labra –personaje cercano al presidente municipal del lugar por el PRI, Eusebio Aguilar Francisco-, lo que obligó la presencia de fuerzas de tarea de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para rescatar de la retención a los integrantes de Todos Somos Zimapán, informaron militantes de esta organización.

Los hechos -narraron-, iniciaron alrededor de las 11 de la mañana de este domingo 2, cuando los líderes de la organización opositora, José María Lozano e Irma Labra, acompañaban a un grupo de académicos y observadores al ejido San Antonio, donde en un promedio de dos meses quedará instalado el confinamiento propiedad de la industria española Befesa. Allí, las camionetas en las que viajaban fueron emboscadas por unas quince personas organizadas por Ramírez Labra.

La celada suscitó una persecución en la que tuvieron presencia disparos por arma de fuego contra los integrantes de Todos Somos ZImapán, hasta que en terrenos alejados de San Antonio los vehículos terminaron su marcha; en el lugar, Lozano, Labra y los observadores fueron detenidos por los simpatizantes de Nicolás Ramírez Labra quienes, además, los agredieron, declaró el propio José María Lozano en entrevista posterior.

El líder de Todos Somos Zimapán subrayó que existió complicidad de acciones entre el comisario ejidal de San Antonio y el alcalde de Zimapán, Aguilar Francisco.

La retención le fue enterada a los pobladores de este municipio quienes acudieron a la comunidad pretendiendo rescatar a Lozano, Labra y el grupo de observadores, lo que provocó una confrontación entre ambos bandos. Esto, poco antes de la intervención de los agentes policiacos quienes acudieron a Zimapán a buscar el rescate de los líderes opositores.

La gresca dejó heridos, algunos de los cuales pertenecen al grupo de Ramírez Labra, quienes fueron trasladados al hospital FAS de Zimapán. A las afueras de este nosocomio se apostaron vecinos que se oponen al confinamiento tóxico quienes, hasta el cierre de esta edición, allí permanecían vigilando que los agresores no fueran dejados en liberad.

La situación tensó los ánimos en la población, por lo que la fuerza de tarea permanecía sitiando el municipio, inclusive, con helicópteros de reconocimiento.

En todo momento se buscó contar con la opinión sobre lo sucedido del presidente municipal de Zimapán, Eusebio Aguilar Francisco, quien es acusado por José María Lozano de actuar en complicidad con Ramírez Labra para las agresiones contra los opositores al confinamiento

Comments

Comentarios

You may also like