Elecciones 2012: Las alternativas ciudadanas

Si bien las elecciones de julio de 2012, están atrayendo al conjunto de la sociedad, no todos los sectores sociales confían en que por sí mismo el proceso electoral produzca el cambio democrático que se necesita en México, por el contrario hay quienes perciben riesgos de una regresión política. Es por ello que resulta pertinente el llamado de organizaciones civiles para que se pongan atención a los problemas reales de la consolidación.

Intelectuales, organizaciones civiles y movimientos sociales, lanzaron una convocatoria a la sociedad civil y a las y los ciudadanos, el 12 de marzo pasado, firmado por reconocidos artistas, académicos y organizaciones de 26 entidades federativas. Ante la situación de “emergencia nacional” que enfrenta México, “de dejar de ser un país libre y soberano”, convocan a la sociedad en su conjunto a sumar esfuerzos para el rescate de la nación.

Los organizadores presentaron un manifiesto en donde señalan que el objetivo del es realizar un esfuerzo de unidad en medio de la veda electoral para impulsar acciones al margen de partidos políticos y candidatos a fin de que la sociedad sea actora de la transformación nacional. Una idea bastante oportuna ante el contexto de una campaña con pocas alternativas ciudadanas.

En un contexto político donde imperan solo los intereses de los poderosos, se espera que la ciudadanía y las organizaciones civiles intervengan con sus propuestas que puedan incidir en la resolución de las problemáticas nacionales, más allá del proceso electoral de 2012.

“El país está envuelto en una absurda guerra que amenaza seriamente la convivencia social; se vulnera la dignidad del pueblo y se deniega la justicia; la crisis económica se profundiza. A pesar de todo, el mal gobierno persiste en seguir con la misma estrategia. Ahora estamos ante el grave riesgo de que la y los contendientes en la sucesión presidencial asuman la continuidad y el compromiso con esa estrategia que está provocando un desastre humanitario”, señala la proclama, que se pretende entregar a diversos organismos políticos, a embajadas e incluso al papa Benedicto XVI, durante su próxima visita al país (La Jornada, marzo13).

Asume una posición crítica sobre los problemas actuales, ya que la población nacional está hundida en la “zozobra y viviendo con temor a causa de una guerra (contra el narcotráfico) cruenta y cruel que el gobierno declaró pregonando la paz, y ahora en campos y ciudades se sufre la violencia en sus formas más irracionales”.

Enfatiza que actualmente las instituciones del Estado “están inmersas en procesos de profunda descomposición y deterioro a causa de la corrupción y debido a la penetración del crimen organizado en todos los niveles y ámbitos de gobierno; se expone irresponsablemente a las fuerzas armadas al atribuirles misiones distintas a sus funciones constitucionales, (lo) que da cauce a graves violaciones de los derechos humanos y, paradójicamente, la columna vertebral del narcotráfico se mantiene intacta debido a la negativa sistemática del Ejecutivo federal a afectar sus redes financieras”.

Los firmantes subrayan que el Estado “abdica de su responsabilidad constitucional al no otorgar seguridad, tranquilidad y bienestar a la población”, además de que la administración federal “cede importantes principios y espacios de soberanía ante Estados Unidos”. A lo que se agrega el entreguismo del Estado laico.

Frente a esta “emergencia nacional”, y en víspera de la renovación de poderes, quienes suscribieron la proclama dijeron tener una posición de autonomía e independencia frente al poder y los partidos.

Se busca tener una posición crítica y participativa durante el proceso electoral para desarrollar espacios de debate y difusión, a promover redes sociales “que den sustento y fuerza” a las principales ideas de la proclama, a reconstruir la coordinación y unidad de los movimientos y de las luchas del campo y la ciudad, a sumarse a las acciones derivadas de la iniciativa, y a formar una “comités o comisiones de carácter amplio y representativo” que promueva los objetivos de cambio democrático. Se podrán sumar más adherentes a través del correo emergencianacionalporlapaz@gmail.com.

Comments

Comentarios

You may also like