Crece la división en Morena

En días pasados, el coordinador del Congreso local, Ricardo Baptista González, acusó a su compañero de bancada en Morena, el legislador por Zimapán, Víctor Osmind Guerrero Trejo, de actuar conforme a la línea que supuestamente le trazan desde la secretaría de Gobierno estatal. Esto porque Guerrero Trejo acudió a una reunión convocada por la subsecretaría de Gobernación, a la cual también se presentó el titular de la política interna en el Estado, Simón Vargas Aguilar. Entonces Baptista inculpó a su correligionario de dejarse llevar por el «canto de las sirenas» infiriendo que estaría pactando con el poder Ejecutivo estatal. Ni bien el administrador de la bancada morenista dijo esto, el aludido emplazó a Baptista González a comprobar sus dichos. No es el primer desencuentro entre ambos legisladores. El impulso que el diputado por Zimapán la ha dado a iniciativas como el matrimonio igualitario y la despenalización del aborto, han incomodado a Baptista González al grado de no comprometer su apoyo a estas iniciativas. De fondo se encuentra la resistencia de un grupo de representantes de Morena a las influencias del Grupo Universidad dentro de la bancada de ese partido; entre estos se encuentra Guerrero Trejo. De modo que, mientras que Baptista González se esfuerza por meter a todo su grupo parlamentario al redil del clan universitario, legisladores como el de Zimapán han preferido mantener su libre albedrío, ganándose, en consecuencia, posarse bajo el dedo neurótico y acusador de la pandilla mayoritaria.

Comments

Comentarios

You may also like