Columna: Heconomía Humanista

Deuda Pública y Gobierno / I de III

Por Edgar Iván Roldan Cruz / Desde Abajo

Pachuca, Hgo. México.- Hidalgo no es una de las entidades que registran mejor salud financiera y económica en la actualidad; al contrario, es una de los estados que registran unas de las peores estructuras financieras y económicas en el transcurso de los años, derivado de los malos manejos de las administraciones gubernamentales.

Dentro de estos aspectos financieros se encuentra el rubro de deuda pública, el cual ha tomado interés los últimos días en los medios de comunicación y en la sociedad civil. A continuación se tratara de analizar el comportamiento de la deuda pública en las últimas tres administraciones gubernamentales:

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, (INEGI), define a la deuda pública como los gastos destinados a cubrir las obligaciones de los gobiernos, derivados de la contratación de empréstitos; incluye las asignaciones destinadas a cubrir la amortización, el servicio (intereses y comisiones) y ADEFAS (Adeudo de Ejercicios Fiscales Anteriores).

Murillo Karam

Según el Sistema Municipal de Base de Datos, (SIMBAD) y el Consejo Nacional de Población, (CONAPO), para 1992, la deuda pública estatal ascendía a 449 mil 761 pesos. Derivado de esto, cada hidalguense al nacer ya debía 220 pesos. Para el año 1994, ya siendo gobernador Jesús Murillo Karam, la deuda pública sufrió un crecimiento exponencial; es decir, la deuda pública ascendía a 2 millones 456 mil 170 pesos: ahora cada hidalguense debía al nacer mil 160 pesos. En 1998, Murillo Karam dejó el puesto de Gobernador, dejando como interino a Humberto Lugo Gil. En este año, la deuda pública ascendía a 8 millones 829 mil123 pesos, por lo que Murillo dejó endeudado a cada hidalguense al nacer con 3 mil 949 pesos.

Núñez Soto – Osorio Chong

Con la llegada de Manuel ÿngel Núñez Soto, la tendencia de la deuda se encrudeció. Para el año 2000, la deuda pública ascendía a 21 millones 320 mil 474 pesos; en ese año, cada hidalguense al nacer debía 9 mil 330 pesos. Esta cifra se triplicó en comparación al gobierno de Murillo Karam.

Al término del gobierno de Núñez Soto, la deuda pública ascendía a 15 millones  415 mil 529 pesos, aunque sufrió un leve decrecimiento en comparación con el inicio de su período gubernamental; ahora cada hidalguense al nacer debía 6 mil 502 pesos. Finalmente, a casi ocho meses de asumir el puesto de Gobernador, Miguel Osorio Chong registra una deuda de 30 millones 795 mil 903 pesos: ahora cada Hidalguense al nacer debe 12 mil 886 pesos. Es decir, la deuda pública percápita en este gobierno, es la más alta en los últimos 15 años. Ver Cuadro 1:

Cuadro 1

 

Fuente: Elaboración propia en base a datos del consejo Nacional de Población, agosto 2006. Serie histórica basada en la conciliación demográfica a partir del XII Censo General  de Población y Vivienda 2000. Al igual, Sistema Municipal de Base de Datos, (SIMBAD), Varios Años.

¿Qué podemos afirmar del anterior análisis? Dos cuestiones fundamentales. Primeramente, la incapacidad de las ultimas tres administraciones gubernamentales y de la actual para generar las condiciones necesarias que reactiven la economía, y con ello permitir la activación de la producción, la cual es generadora de ingresos y empleo. Por el contrario, siguiendo las recetas neoliberales, en los últimos 15 años ha existido un endeudamiento encrudecido, que impacta en la población en general. Se tiene que hacer memoria de la crisis mexicana de 1994-1995, la cual tuvo un papel determinante en la dimensión financiera.

En segundo punto, se ha sugerido que para sanar la deuda pública del estado es necesario bursatilizarla;  esta propuesta tomó su auge con el gobierno de Núñez Soto y en días pasados tomó relevancia nuevamente, como una de las opciones más sólidas para reestructurar la deuda pública. Pero, no se debe olvidar que las instituciones bancarias que se interesan en refinanciar la deuda pública, son las mismas que se beneficiaron con el rescate bancario hace unas décadas, lo cual hoy se conoce como el IPAB.

En la siguiente entrega, se analizará el porcentaje que representa la deuda pública en el Producto Interno Bruto (PIB) estatal, en el transcurso de las últimas tres administraciones gubernamentales. Hasta entonces, nos leemos desde abajo la próxima semana.

Comments

Comentarios

You may also like