Luchar contra la homofobia, pide Karen Quintero

Luchar contra la homofobia, pide Karen Quintero

La homofobia, entendida como el desprecio a los homosexuales, es una actitud que persiste en el estado de Hidalgo, donde la diversidad y el trabajo sexual continúa siendo «extorsionado», denunció Karen Quintero

Por Desde Abajo


Diversidad. Derecho Humano (foto: Especial

La homofobia es el rechazo, el desprecio, la burla hacia las y los homosexuales, todas estas prácticas discriminatorias contra los que tienen preferencias sexuales distintas a las de la mayoría. Durante mucho tiempo hemos visto a las expresiones de la homofobia como normales, sobre todo los mexicanos, que solemos hacer de la virilidad una virtud nacional.

Para Karen Quintero, líder del grupo Trangénero Hidalgo, en el estado de Hidalgo la discriminación hacia quienes impulsan los temas de la diversidad sexual continúa, y es una realidad para las mujeres transgénero y para homosexuales; no obstante, reconoció que parte de la sociedad y de los medios de comunicación han «entendido que nos deben de dar, lo que queremos ser», dijo Quintero en entrevista.

Precisó que, contrario a lo que muchas personas piensan, el movimiento de diversidad e identidad sexual no busca aceptación sino simplemente respeto al modo de vida, trabajo y decisiones de los homosexuales y transgénero.

Pese a reconocer que de alguna manera la población de Pachuca «se ha concientizado» sobre el tema de la diversidad sexual, la homofobia sigue presente, sobre todo en los funcionarios públicos y elementos de seguridad municipal y estatal que son quienes extorsionan el trabajo sexual de las mujeres transgénero.

Es por eso que en la actualidad, diversas agrupaciones pertenecientes a la Liga Lésbico, Gay, Bisexuales, Transgénero, Tasvestis y Transexuales (LGBTTT), trabajan sobre un proyecto de ley que proteja y respete la identidad sexual y de género, el cual pretende agregarle al artículo cuarto de la Constitución el enunciado: «A nadie podrá coartársele el derecho de ejercer su libertad e identidad sexual». También le añade al Código Civil federal la frase: «rectificación registral de sexo», para que la persona pueda adoptar el nombre y el género con el que se siente identificada.

En opinión de la agencia Notiese, especializada en temas de salud y sexualidad, la homofobia invisibiliza y, por lo tanto, multiplica los riesgos de contraer infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH. «Por lo menos las dos terceras partes de los hombres que viven con VIH/sida contrajeron el virus a través de una relación sexual con otro varón», señala el organismo defensor y promotor de los derechos de la diversidad sexual.

Así, de acuerdo a lo dado a conocer por la asociación civil, la Secretaría de Salud está impulsando, junto con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y el apoyo de la sociedad civil, una campaña contra la homofobia, que han tenido impulso en el estado de Hidalgo.

En el más grave de los escenarios derivados de la homofobia están los asesinatos de odio contra homosexuales que, se estima, suman en los últimos diez años casi 900 crímenes, algo así como 8 ejecuciones al día en todo el país, dio a conocer la agencia.

«El combate a la anormalidad que representa la homofobia es fundamental para el avance en el respeto de uno de los derechos elementales de las personas: la no discriminación», apunta al respecto.

También por la reivindicación de este derecho, a partir de este año es que se institucionalizó la Jornada Mundial de Lucha contra la Homofobia, que propone que el día 17 de mayo se celebre el Día Internacional contra la Homofobia, en conmemoración del día de 1990 en que la Organización Mundial de la Salud decidió eliminar a la homosexualidad de su lista de enfermedades, reconocimiento que terminó con un siglo de homofobia avalada por la ciencia.

Cifras

Según explican los especialistas de Noti ese, la homosexualidad es discriminada por casi todas partes, en al menos ochenta estados está perseguida por la ley (Argelia, Senegal, Camerún, Etiopía, Líbano, Jordania, Armenia, Kuwait, Puerto Rico, Nicaragua, Bosnia); en varios países esta condena puede llegar a ser superior a diez años de prisión (Nigeria, Libia, Siria, India, Malasia, Jamaica…); a veces la ley contempla la cadena perpetua (Guyana, Uganda). Y en una decena de naciones la pena de muerte puede ser aplicada efectivamente (Arabia Saudita, Afganistán, Irán).

Recientemente varios presidentes de estados africanos han afirmado brutalmente su determinación a luchar personalmente contra una plaga, que ellos califican de antiafricana. Incluso en otros países donde la homosexualidad no está perseguida por el código penal, las persecuciones se multiplican. En Brasil por ejemplo, los escuadrones de la muerte y los skin heads siembran el terror: 1,960 asesinatos homofóbicos fueron censados oficialmente entre 1980 y 2000.

«En estas condiciones, parece difícil pensar que la ‘tolerancia’ está ganando terreno. Al contrario, en la mayoría de esos estados, la homofobia se manifiesta hoy con más violencia que ayer. La tendencia por tanto no es hacia la mejoría generalizada de la situación, como sería de desear», señala Noti Ese.

De ahí que la Jornada Mundial de Lucha Contra la Homofobia tiene por objetivo la articulación de acción y reflexión para «luchar contra todas las violencias físicas, morales o simbólicas ligadas a la orientación sexual o a la identidad de género».

«Es preciso suscitar, apoyar y coordinar todas las iniciativas que contribuyan a la igualdad de los ciudadanos en la materia, a nivel de derechos y de hechos, y esto en todos los países y estados en los que sea posible realizar esta iniciativa.

«Esto permitirá inscribir nuestras luchas como una muestra de solidaridad entre todas las personas lesbianas, gay, bi y trans (LGBT) del mundo entero. Se trata también de insertar estas luchas en el contexto más global de defensa de los derechos humanos. Desde hace varias décadas en el mundo entero, numerosas acciones han tenido lugar con esta perspectiva, con cierto éxito. Nos situamos en esta línea de acción: queremos reforzar las experiencias realizadas, dar más visibilidad a las acciones futuras y apelar a instancias nacionales e internacionales para que inscriban esta jornada en su agenda oficial, siguiendo el ejemplo de la Jornada mundial de las mujeres o de la Jornada mundial de lucha contra el sida»

Caso Gerardo Eluid y Samir Jabdu

La agresión que en diciembre del año pasado sufrieron Gerardo Eliud y Samir Jabdu cuando vacacionaban en el hotel Presidente Intercontinental de Los Cabos fueron agredidos por darse un beso, «ha puesto en la mesa de discusión un tema escasamente reflexionado: la discriminación por orientación sexual; actos tan comunes y tan poco denunciados que se pierden en la cotidianidad» señala Noti ese.

«El beso entre ambos jóvenes en la alberca del hotel fue suficiente para que la pareja fuera no sólo desalojada del lugar, sino golpeada, robada y humillada frente a los ojos de decenas de turistas y empleados», relata.

Y añade: «Se trata de un asunto de interés nacional porque los delitos ocurridos, si bien sucedieron entre particulares, se derivaron única y exclusivamente del prejuicio homofóbico del personal del hotel, el cual pretendió ser juez y ejecutor del castigo a una supuesta infracción que ante la opinión pública ha sido insostenible».

Tan trascendente y emblemático resultó el incidente que, por primera vez en la historia, fue llevado a la máxima tribuna del país, incluyéndose en la agenda de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión. La incomodidad que esta discusión causó entre legisladores del PRI y del PAN fue evidente y detonó su rechazo por tocar el tema, en una actitud casi de temor. «Lo que no se nombra no existe, parece que pensaron entonces nuestros representantes electos», señala Noti ese.

Incluso el ombudsman de ese estado, Jorge Arrazola, se pronunció con tibieza en contra de los actos de agresión, y resaltó su desacuerdo con la «poca prudencia» de la pareja por haberse besado en un lugar «donde conviven con familias y niños», actitud inadmisible en un funcionario con un supuesto dominio del tema de los derechos humanos.

La misma actitud de fobia al tema mostró la cadena hotelera involucrada. Notiese reporta: «Un largo silencio después del incidente y escuetas respuestas ante la insistencia de los medios de comunicación han dejado ver que la empresa prepara su estrategia de defensa con el argumento de que ‘los hechos se dieron de manera muy distinta’ a la que plantean los jóvenes agredidos, como aseguró en su única declaración pública el abogado de la cadena».

«No obstante, el único camino esperado para llegar a la verdad de lo sucedido es el de la legalidad», señala; Samir y Gerardo «no son los primeros ni los únicos jóvenes gay que ven vulnerados sus derechos ciudadanos y humanos, pero sí pueden ser punta de lanza para comprobar que los instrumentos legales que existen son eficientes.

“Documentos como la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación o el Código Penal del Distrito Federal son herramientas que explícitamente condenan la discriminación por orientación sexual. Lo importante es saber que se puede hacer uso de ellas para así evitar que problemas como éstos sigan quedándose en el clóset de lo incómodo y lo políticamente incorrecto», concluye la agencia.

Comments

Comentarios

You may also like