Transgéneros poblanas huyen hacia Hidalgo por violencia en su estado

En busca de una vida cotidiana sin persecuciones, extorsiones, violaciones ni asesinatos, mujeres transgénero dedicadas al trabajo sexual escapan del estado de Puebla y llegan a Hidalgo, en donde, si bien no existe la comprensión y la tolerancia hacia ellas, por lo menos se vive una situación cercana al respeto.

Por Tania Meza Escorza / Desde Abajo


Karen Quintero. foto: Grisell Gérez

Pachuca, Hgo., México. De acuerdo con las trabajadoras sexuales transgénero poblanas, los integrantes de cuerpos policíacos de aquella entidad son sus principales violentadotes y, en casos extremos, han llegado a abusarlas sexualmente o a asesinarlas. Por tal motivo estas mujeres han decidido buscar otras plazas para trabajar y una de las entidades de la república en que mejores condiciones han hallado, es el estado de Hidalgo.

La intolerancia y la falta de comprensión existen y existirán en todas partes, pero por lo menos en Hidalgo “estamos más organizadas, entablamos diálogo con las autoridades municipales y de la secretaría de salud. Además, la gente aquí no pasa de las agresiones verbales. Los casos de extorsión se llegan a dar por parte de algunos policías», apuntó Karen Quintero, presidenta del grupo “Transgénero Hidalgo», asociación que agremia a varias trabajadoras sexuales que han transmutado de género y, algunas de ellas, su sexo.

Esta situación no sólo ha sido manifestada por “Transgénero Hidalgo» en diversos escenarios públicos estatales, sino que Quintero presentó ante el Congreso de la Unión esta problemática el pasado mes de julio.

«En todos los estados del país, las mujeres transgénero que nos dedicamos al trabajo sexual sufrimos rechazo, marginación y violencia, sobre todo por parte de la policía. Pero una mención aparte merece el estado de Puebla, en donde las mujeres como nosotras padecen no sólo la extorsión, sino violencia física y sexual», afirmó la hidalguense en el Palacio de San Lázaro.

En el encuentro para el análisis de las iniciativas de reforma relativa a la identidad de género, Karen dio a conocer una problemática que en los siguientes meses se acrecentó: la migración de las trabajadoras sexuales transgénero hacia otras entidades, principalmente Hidalgo, en busca de condiciones de vida más estables para su integridad física.

Después de los primeros casos de trabajadoras sexuales transgénero violadas y golpeadas por presuntos policías, en donde incluso una de ellas murió a causa de los golpes, varias mujeres dedicadas a la misma labor decidieron emigrar hacia estados menos conservadores, como es el caso de Hidalgo.

En esta entidad, las transgénero no sólo están agremiadas estatalmente, sino que su líder, Karen Quintero, también es encargada del área de trabajo sexual en Humana Nación Trans, organización civil nacional en pro de los derechos de las mujeres transgénero, la cual es presidida por la licenciada Gloria Hazel Davenport, primera funcionaria federal transgénero.

“Las compañeras que vienen llegando de Puebla se sorprenden por las condiciones en que nosotras trabajamos, -declaró Quintero-. Les sorprende que salgamos a la calle trasvestidas, que tengamos contacto con algunas autoridades y que demos entrevistas a los medios de comunicación locales. Aún cuando nosotras sentimos que nos falta mucho por hacer, para ellas que vienen de un contexto de tanta violencia, les parece que en Hidalgo estamos en la gloria», finalizó.

Una persona transgénero es aquella que, habiendo nacido con un sexo y educada bajo el esquema de un género, decide cambiar, vestirse y comportarse como otro género, es decir, cambia vestuario y comportamiento. Transgénero es diferente de trasvesti, quien sólo cambia su vestuario. También es distinto de las personas transexuales, que más allá de cambiar sus ropas y actitudes (como los transgénero), cambian también su sexo (lo biológico) mediante operaciones quirúrgicas.

Comments

Comentarios

You may also like