Opinión: El camino de Hilary. (primera parte)

. Todo parece indicar que en Estados Unidos existe en este momento un clima político un poco más propicio para que una mujer se aventure a ir por un mandato ó dos en la Casa Blanca y convertirse así en la más poderosa del planeta.

Por Sofía de la Peña Soto / Desde Abajo

La Senadora Norteamericana por Nueva York, Hilary Rodham Clinton, acaba de anunciar su decisión de competir por la nominación demócrata a la carrera presidencial ya que para bien de todo el mundo Bushito, el hijo de Bush padre, termina su segundo período este año.

Todo parece indicar que en Estados Unidos existe en este momento un clima político un poco más propicio para que una mujer se aventure a ir por un mandato ó dos en la Casa Blanca y convertirse así en la más poderosa del planeta.

Aún así hay que tomar en cuenta que en las filas demócratas hay gente que no esta preparada para ese avance y que resulta en ocasiones ser más conservadora que los mismos republicanos, es decir que podrían votar por cualquiera menos por una mujer.

Y digo que hay terreno más favorecedor, no porque la mayoría de los norteamericanos esté convencido de los beneficios de llevar a una mujer al poder con lo que eso implica, sino porque hay fuerzas que vienen empujando desde hace por lo menos diez años para que ello ocurra.

Es decir que pareciera que en ocasiones es necesario empujar con fuerza para propiciar cambios que sin lugar a dudas serán mejores que lo que se vive actualmente.

De hecho el partido republicano hasta hace bien poco tenía el plan de que si Hilary Clinton buscaba la presidencia, ellos impulsarían entonces a la actual Secretaria de Estado Condolezza Rice para que le hiciera sombra a la ex primera dama.

Sólo que en los últimos meses la posición de Condolezza Rice cambió radicalmente por su empecinamiento, claro en perfecta concordancia con el resto del gabinete Bush-Cheney, en torno a la ya perdida guerra en Irak.

Condolezza es ahora una sombra que de vez en cuando aparece en los medios de comunicación como una voz que nadie escucha.

Ya esta bastante dicho y demostrado que la mayoría de la población norteamericana no apoya el plan de Bush sobre Irak, se lo demostraron en las urnas, se lo han dicho los periodistas más renombrados de ese país, lo señalan las encuestas, sin embargo el ex gobernador de Texas sigue montado en su macho.

Es precisamente ésa una de las características del machismo no reconocer que se pueden equivocar, echarle la culpa de los errores a todos los demás y que se es sobre todo incuestionable.

The New York Times acaba de publicar un sondeo según el cual el 53{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de los encuestados ven con buenos ojos el desempeño que ha tenido últimamente la Senadora Rodham, su abierta oposición a la guerra en Irak y el papel que ha jugado Estados Unidos en todo el desajuste que ha sufrido ese país del Medio Oriente.

Resulta también muy interesante para los norteamericanos la propuesta de Hilary sobre un nuevo programa de atención a la salud, si se acuerdan ustedes empezó a hablar de él durante la presidencia de su esposo, pero fue acallado con un escándalo político, cuando acusaron a la pareja presidencial de malversar fondos en Arizona, acusación que nunca fue demostrada.

En la próxima entrega ahondare en este proyecto y comentaré un poco más sobre mujeres en el poder. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like