Se negó Osorio Chong a condenar la represión en Oaxaca

. Luego de tres meses cumplidos de la brutal represión contra miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) del 25 de noviembre, el Gobierno de Hidalgo se negó a condenar los exhortos contra la violencia oficial que diversas organizaciones civiles le solicitaron, desde iniciada la ocupación militar en Oaxaca.

Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo


Protestas frente a la delegación de la PFP en Hidalgo (foto: Desde Abajo)

Iniciada la represión militar contra los miembros de la Asamblea Popular de lo Pueblos de Oaxaca (APPO), que devino en actos de tortura, violaciones, desapariciones forzadas y asesinatos por parte de los agentes de la Policía Federal Preventiva (PFP) contra el pueblo oaxaqueño en resistencia, en Hidalgo, diversas organizaciones civiles y sindicales realizaron exhortos públicos al gobernador de la entidad, Miguel Osorio Chong, para que se pronunciara contra la ocupación; sin embargo, a tres meses de las manifestaciones, el Gobierno del Estado ha hecho oídos sordos a las solicitudes ciudadanas.

No obstante afirmar que representa a un Estado con respeto a las manifestciones públicos y de atención a los derechos humanos, Osorio Chong, de extracción priísta, no dio respuesta a los exhortos de condenar la violencia oficial contra los miembros de la APPO que organizaciones como la Academia Hidalguense de Educación y Derechos Humanos (ACADERH), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), adherentes a La Otra Campaña Hidalgo, militantes de las Redes Ciudadanas y la organización Militante, le realizaron en conjunto.

A través de comunicados y manifestaciones públicas, las organizaciones que conformaron la Coordinadora Hidalguense en Solidaridad con Oaxaca, remitieron solicitudes al gobierno de Hidalgo para que se pronuncie “por el cese a la sistemática violación de los derechos humanos del pueblo oaxaqueño» y “por el diálogo verdadero como única forma de solucionar este severo conflicto».

En ese sentido, en el marco de las detenciones de los dirigentes de la APPO, Flavio y Horacio Sosa, Ignacio García y Marcelino Coache, la Coordinadora manifiestó su “profunda indignación» y “profundo rechazo» por lo ocurrido, por lo que pidió del gobierno hidalguense respuesta favorable para que las autoridades federales “dejen de cometer estos actos de vil traición contra quienes disienten».

Al respecto, precisaron: “ La incongruencia entre el decir y el hacer de Felipe Calderón Hinojosa, quien apenas el viernes anterior hablaba de invitaciones al diálogo con todas las fuerzas políticas. ‘Dialogaré con quien esté dispuesto a dialogar’ dijo. Los dirigentes de la APPO estaban en el Distrito Federal precisamente porque habían aceptado el exhorto calderonista para hablar con representantes de la Secretaría de Gobernación y lo único que obtuvieron fue una traición al más puro estilo de las mafias, que invitan al contrincante a negociar y lo reciben a balazos».

Manifestaron que en el estilo de gobernar de Calderón “se imponen las brutales estrategias de Francisco Ramírez Acuña, Secretario de Gobernación, quien cuenta con un negro historial en materia de violaciones a los derechos humanos y de particular desprecio hacia la sociedad civil organizada.

“Con esta traición a quienes acudieron al llamado de diálogo, no sólo se mira a un Felipe Calderón sin palabra y sin credibilidad, sino a un gobernante absolutamente controlado por personajes siniestros como Ulises Ruiz y Francisco Ramírez Acuña».

Sin embargo, el gobernador de Hidalgo no dio respuesta y por el contrario, a través de los medios de comunicación estatales se manifestó siempre por “la legalidad», aplaudiendo el operativo político-militar y las acciones emprendidas por su compañero de partido, Ulises Ruíz Ortiz. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like