Malos tratos y corrupción en clínica de hemodiálisis

– Subrogada por el IMSS a un grupo médico privado (I de II)

. Usuarios de la unidad médica “Ideas» relataron amargas experiencias en el único lugar de la ciudad que realiza procesos de hemodiálisis, y al cual el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) paga fuertes cantidades mensuales por atender a sus pacientes. “Sería mucho mejor que el Seguro nos diera el servicio directamente, pero aunque tiene el personal capacitado para ello, prefiere pagarle a un particular y mandarnos a padecer» aseguraron enfermos de insuficiencia renal, con pocas expectativas de vida.

Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo


Pacientes padecen los maltratos de la clínica Ideas (foto: Especial) 

Pachuca, Hgo. México. “Pudiera parecer que cuando tienes pocas esperanzas de vivir, ya esperas la muerte con resignación, pero no es así. El miedo a morirte en cualquier instante no te deja en paz, por eso ver cómo mi compañero de al lado se desconectó así, sin querer y sin un especialista que viniera a ayudarlo, me produjo un estrés muy grande. Si estuviéramos en las instalaciones del Seguro Social y no en esta clínica particular, todas las personas que nos atienden estarían capacitadas y estos errores tan básicos como fatales no sucederían», se lamentó el joven de 35 años con insuficiencia renal.

En calidad de fuente protegida (asistida por el decreto legislativo federal correspondiente al secreto profesional periodístico), este hombre y su familia platicaron con Desde Abajo sobre los malos tratos recibidos en la clínica privada “Ideas», ubicada en el fraccionamiento Arboledas de San Javier, junto a la centro “Pediatrika» del bulevard Colosio-, a la cual la delegación en Hidalgo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) subrogó el servicio de hemodiálisis, necesario para mantener con vida a pacientes con insuficiencia renal crónica o aguda.

La hemodiálisis es un procedimiento que se realiza para retirar los elementos tóxicos de la sangre cuando los riñones no pueden hacerlo. Se hace circular la sangre a través de filtros especiales por fuera del cuerpo y la sangre fluye a través de una membrana semipermeable (dializador o filtro), junto con soluciones que ayudan a eliminar las toxinas.

Los pacientes afiliados al IMSS que requieren hemodiálisis son canalizados directamente a esta clínica privada y, si bien ellos no pagan por este servicio, la tarifa de “Ideas» es de 6 mil 800 pesos por la primera sesión y 500 pesos las subsecuentes. En promedio, cada paciente debe acudir de dos a tres sesiones a la semana. Con impuestos federales, el IMSS paga esos costos a la clínica particular por cada uno de los pacientes remitidos. “No entiendo por qué el seguro le regala todo ese dinero a un particular que no da un buen servicio, en vez de reabrir su propia unidad de hemodiálisis, la verdad es que esto es muy sospechoso», dijo el entrevistado.

“Cuando en el Seguro me dijeron que iba a necesitar hemodiálisis -narró el paciente entrevistado-, no sabía muy bien de lo que se trataba, pero no creí que fuera algo tan fuerte. Yo estaba internado y me tenían que sacar del hospital para llevarme a la clínica, que está del otro lado de la ciudad. Ahí no sólo nos hacían esperar mucho, sino que nos daban malos tratos. No nos querían informar cómo iba nuestro avance. No se trata de que nos hablaran amablemente, porque sus malos tratos los podíamos pasar, pero era muy evidente la gran distancia entre las enfermeras y los médicos que nos atendían en el Seguro a los de la clínica privada. Se nota desde el principio que no estaban especializados, que nomás se habían aprendido los pasos para realizar la hemo, pero que no sabían qué hacer en una emergencia, como la que le sucedió una vez a un compañero mío».

Este usuario relató que las sesiones de hemodiálisis “tardan algunas horas y a veces nos quedamos dormidos. Así le pasó a mi compañero y cuando se despertó, se dio cuenta de que el tubo se le había salido y estaba chorreando y había un charco de sangre. Esos tubos no se salen fácilmente, ¿te imaginas lo mal que se lo pusieron como para que se le hubiera desprendido? No había nadie cerca para ayudarlo. Cuando por fin llegaron las enfermeras, ni siquiera tenían listo el carro rojo (pequeño vehículo con los requerimientos necesarios para una emergencia)».

De acuerdo con el entrevistado, su compañero tuvo que ser regresado al hospital del IMSS, porque en la clínica no había en ese momento el personal necesario para atenderlo “Esa vez la ambulancia llegó rápido porque les dijeron que era emergencia, pero ése es otro problema: salimos de la sesión de hemodiálisis y la ambulancia que nos tiene que regresar al Seguro se tarda tanto en llegar, que a veces nos hemos tenido que regresar en taxi, con todo y nuestros tubos externos. Regresamos muy estresados al hospital», señaló el testigo.

Respecto de la subrogación, el entrevistado dijo no saber por qué se había dado: “No sabemos qué pasó exactamente. Mi tío fue atendido en el seguro social, cuando todavía ahí daban el servicio y jamás padeció algo así, al contrario, había nefrólogos capacitados y las enfermeras estaban especializadas en el trato a pacientes que necesitaban la hemo. Después nos enteramos que quien daba el servicio era la universidad (Autónoma del Estado de Hidalgo), pero ya luego cuando yo tuve que venir a tratarme, resulta que ya el que atendía era un particular».

Las autoridades involucradas en este caso dan versiones contradictorias sobre las razones para cerrar la unidad en la clínica del IMSS y subrogarla a un particular. Médicos nefrólogos, autoridades y líderes sindicales del Seguro Social hablaron sobre el tema, pero no lograron coincidir en una versión al respecto, mientras las personas necesitadas de hemodiálisis se quejan de mala atención y la clínica “Ideas» cobra miles de pesos diariamente al erario público. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like