Nueva ley de Radio y TV: Desenredando la madeja (II de III)

.De entre los muchos cuestionamientos que se hacen a esta nueva ley y que fueron impecablemente sustentados por senadores como Raymundo Cárdenas (PRD), Manuel Bartlet y Dulce María Sauri (PRI), y principalmente por el experto en el tema Manuel Corral (PAN) durante el debate en el Senado el año anterior, se encuentra el artículo 28, que faculta a los dueños de estaciones para ofrecer servicios de transmisión de datos, telefonía, Internet y otros, utilizando las frecuencias que ya tienen. No tendría nada de malo, si no fuera porque el artículo señala que para ello, sólo deberán hacer una solicitud a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) la cual podrá (¡podrá!) requerir un pago discrecional, el cual no está especificado.

Por Tania Meza Escorza / Desde Abajo

Pachuca, Hgo. México. La nueva ley también señala que, quienes tienen emisoras, pueden ofrecer transmisión de datos, Internet y telefonía celular, pero resulta que el orden de los factores sí altera el producto, porque quienes actualmente ofrecen dichos servicios, no pueden emplear sus instalaciones para enviar señales de radio y televisión.

Además de que podrían pedirles poco o mucho dinero (tal vez depende del humor con que se hayan levantado ese día), no establece que esos servicios sean autorizados con licitación alguna.

Las nuevas concesiones para abrir estaciones de radio y televisión, se van a otorgar por puja, es decir, a quien tenga más dinero (aunque se solicitará “un proyecto de producción y programación»). ¿Quiénes podrán ofrecer más dinero? ¿Los concesionarios de estaciones privadas, pero independientes de cualquier gran cadena? ¿Los que ya tiene muchas emisoras y ganan millones de dólares al año? ¿La ciudadanía de a pie? Usted ¿quién cree?

La vigencia de las concesiones se reduce de 30 a 20 años, pero sigue muy por encima de los 9 años que constituyen la media internacional. Respecto de los tiempos de publicidad, se autoriza a comercializar un 5{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} más de publicidad, siempre y cuando designen al menos el 20{9e1ff1bee482479b0e6a5b7d2dbfa2de64375fcf440968ef30dd3faadb220ffd} de sus espacios a producción nacional independiente. ¿Qué entenderán por producción nacional independiente? Eugenio Derbez y la Familia Peluche son una producción nacional independiente, por eso al final del programa dicen “En este momento XHDerbez termina sus transmisiones y Televisa continúa con su programación».

Dos asuntos espinosos más: Se habla de facultar a la COFETEL (Comisión Federal de Telecomunicaciones) para que se independice de la SCT de quien depende ahora y se convierta en una especie de Instituto Federal Electoral (IFE) para regular el otorgamiento de las concesiones para nuevas emisoras.

Por eso dicen que se elimina la discrecionalidad del presidente para otorgar las señales.

Eso sería fantástico, si no fuera porque los requisitos para ser consejeros, y consejero presidente de COFETEL, consisten en que se debe ser mexicano, de determinada edad y saber del tema. Una vez más ¿a qué se referirán con saber del tema?, ¿a que debe ser comunicólogo?, ¿a que debe tener experiencia en telecomunicaciones?, ¿a que debe ser del agrado de Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas? Tal vez el mundo nunca lo sabrá.

En cuanto a la publicidad electoral, es verdad que se faculta al Instituto Federal Electoral para intervenir, pero no a su gusto, no. El reclamo social era que el IFE contratara los espacios de los partidos políticos en la radio y la televisión, para asegurar el respeto a los topes de campaña, pero en lugar de eso, la asignan a dicho Instituto un papel de simple casero molesto, ya que los partidos pueden negociar sus espacios como les dé la gana con cada medio y el IFE nada más se encargará de ir pagar. Por si al Instituto responsable de los procesos electorales le hacían falta más chamba y menos atribuciones…

Pero, como sabiamente dicen los merolicos de feria: échele otra, y otra más, y otra de regalo: En ningún lado de esta ley se habla de devolver las estaciones espejo, ni del uso que se les deba dar. ¿Así, o más espléndidos? Si te dieron una estación espejo por cada emisora que tenías, es obvio que te duplicaron el número de señales concesionadas.

Para que no se vayan hablando, faltaba más. (Desde Abajo)

Comments

Comentarios

You may also like