En riesgo el patrimonio cultural de México

. Las designaciones de miembros de ultraderecha al frente del INBA y el INAH, pone en riesgo el esquema hereditario de México, pues las acciones emprendidas por sus hoy directoras se vinculan con otros intereses ligados a la cacique magisterial, Elba Esther Gordillo

Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

Pachuca.- María Teresa Franco , directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), es un “riesgo latente” para el patrimonio cultural en México, denunciaron diversos grupos de las organizaciones de la sociedad civil quienes se han visto alertados por la situación.

Para la sindicalista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado de Hidalgo, Otilia Sánchez Castillo, dicha afirmación tiene sentido, una vez que se conoce la relación de Franco con la lidereza y cacique del magisterio, Elba Esther Gordillo.

Explica que la vinculación de Teresa Franco con Elba Esther Gordillo tiene ya varías décadas, cuando la primera de ellas era directora del INAH, donde se hizo evidente el contubernio mediante el cual, la hoy directora del INBA “golpeó muy duramente” a la Organización Nacional de Trabajadores Administrativos, Técnicos y Manuales (A.T.M.) del INAH, por el “pecado” de haber defendido el patrimonio cultural en contra de los intereses particulares de la entonces directora general.

Y es que para la experta en materia de patrimonio cultural, con las designaciones de miembros de ultraderecha al frente de esas carteras, se pone en riesgo el esquema hereditario de México, tras diversas acciones encaminadas contra ello por parte de quienes hoy dirigen el INAH y INBA.

No obstante, precisa, las acciones de denuncia de parte de los movimiento ciudadanas persisten, y relata: “Resaltan las acciones con una amplia participación ciudadana y de los trabajadores ATM. del INAH, en contra de la iniciativa de ley de cultura del panista Fernández Garza, iniciativa que atentaba en contra del patrimonio cultural y de los institutos encargados de defenderlo, el INAH y el INBA, y las acciones en contra de la construcción de la Plaza de los Jaguares en la Zona Arqueológica de Teotihuacan, megaproyecto en el que mediante un contrato de colaboración con la iniciativa privada, Teresa Franco autorizó la construcción de un centro comercial dentro de la zona arqueológica”.

En este último caso, las acciones incluyeron la petición ante el Congreso de la Unión de juicio político a Teresa Franco, por violentar las leyes en materia de protección del patrimonio cultural, pero no prosperó.

Lo que sí prosperó -precisa Otilia Sánchez-, fue la revancha que, ante estas acciones, realizó Teresa Franco en contra de los trabajadores que suscribieron la solicitud de juicio político, en particular los arquitectos Luis Adolfo y Miguel Gálvez González, a quienes acusó de “traficantes de patrimonio cultural”.

La hoy titular del INAH, “sembró” para ello “pruebas” en contra de los denunciantes en las inmediaciones de la zona arqueológica de Huapalcalco, Hidalgo: “Las detenciones de estos compañeros, un sinnúmero de demandas en su contra en diferentes juzgados del Distrito Federal así como un constante hostigamiento y represión laboral los mantuvieron ocupados y preocupados por un largo periodo”.

“Esto es sólo una pequeña muestra de las “linduras” de quien ahora estará al frente del Instituto Nacional de Bellas Artes, con el riesgo inminente para el patrimonio cultural bajo custodia de este Instituto. Desafortunadamente creo que sorpresas como éstas continuarán, por lo que debemos estar vigilantes”, enfatiza la activista.

Comments

Comentarios

You may also like