Listo el informe científico que demuestra la inviabilidad de la confinadora en Zimapán

. Según lo informó José María Lozano, dirigente del movimiento, el grupo de geólogos zimpaneses y los que cooperan con la organización desde la Ciudad de México ya terminaron sus estudios de impacto de suelo, geográficos y jurídicos contra el confinamiento, antes de las tres semanas que pidieron a la Semarnat para demostrar las ilegalidades en las que ha incurrido la industria española Befesa, dueña del proyecto.

Por Luis Alberto Rodríguez/ Desde Abajo

Pachuca.- Ya están listos los dictámenes científicos que la organización Todos Somos Zimapán se comprometió a elaborar para justificar la inviabilidad del confinamiento tóxico en ese municipio, según lo acordado ante la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), dependencia ante quien lo presentarán.

Según lo informó José María Lozano, dirigente del movimiento, el grupo de geólogos zimpaneses y los que cooperan con la organización desde la Ciudad de México ya terminaron sus estudios de impacto de suelo, geográficos y jurídicos contra el confinamiento, antes de las tres semanas que pidieron a la Semarnat para demostrar las ilegalidades en las que ha incurrido la industria española Befesa, dueña del proyecto.

Los estudios serán presentados en la mesa de concertación técnica de la Semarnat, probablemente el próximo viernes, indicó Lozano.

Detalles

Lozano adelantó que los estudios especifican que el terreno está geológicamente inhabilitado para una obra como la que se pretende, además de que en él no hay recursos hídricos suficientes.

La principal razón, sugieren, la inviabilidad de la construcción del confinamiento tóxico por parte de la industria española BEFESA, a menos de 25 kilómetros de distancia de un lugar de habitación, como es el caso.

Esto representa la primera de las inviabilidades del proyecto extranjero de residuos tóxicos que ya fue aprobado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y que, de acuerdo a lo expuesto por especialistas ciudadanos que acompañaron la mesa de negociación, traerá consigo un “grave colapso ambiental” pues de pretende el tráfico de más 200 tractocamiones diarios con 288 mil toneladas de residuos peligrosos en tres turnos, lo que, para la ubicación de la zona, “se presenta un grave problema” pues en ninguno de los accesos al municipios existen condiciones apropiadas para ello.

Además, que viola la norma oficial NOM-055-ECOL-1993 emitida por la Semarnat al ubicarse el confinamiento justo en medio y a menos de 500 metros de 18 comunidades –prácticamente encima de la de Botinñhá-, todas ellas de influencia indígena, las cuales, representan la última reserva étnica de la zona; pasar sobre montaje eléctrico; sobre una fuente superficial de agua que colinda con manantiales de uso poblacional y el río Moctezuma ; y construirse en un ejido tipificado como de “uso común” , lo que representa que la construcción de la planta es anticonstitucional pues para viabilizar la obra, debería seguirse un juicio agrario para cambiar el uso ejidal al de “pequeña propiedad”.

Comments

Comentarios

You may also like