Megáfono Global: Internacional – La FELAP no se detiene

El ejercicio de la profesión periodística sigue siendo agredido, en tanto quienes constituyen como asalariados la mayoría de los planteles laborales son tan víctimas, como el conjunto de los trabajadores, de la brutal ofensiva del capital contra el trabajo, lanzada por el neoliberalismo a mediados de los años setenta.

Así lo señaló una vez más la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) durante su X Congreso, realizado en la Argentina recientemente. Congreso calificado como ejemplar, entre otras cosas, por la unidad expresada por las compañeras y compañeros congresales. Ejemplar por la unidad y por la conciencia manifiesta de todos y todas respecto del momento histórico que vive la región, como consecuencia de las múltiples luchas de resistencia y el correlato entre éstas y diferentes gobiernos que vienen planteando –y en algunos casos actuando- la desobediencia a EE.UU.. La insubordinación a los planes económicos, políticos y sociales imperialistas, los que han significado en tres décadas una interminable sucesión de crímenes de lesa humanidad, en lo que reiteradamente la FELAP –junto con otras organizaciones del campo popular- denomina: genocidios por planificación de la desigualdad.

En el repaso del período de gestión –2003-2007- quedó claro la importancia de los muchos esfuerzos realizados, tanto en materia teórica como práctica y la importancia que dicho trabajo adquiere ahora como plataforma del plan de acción a cumplirse de aquí al 2011. Lo realizado por la FELAP en el campo de la salud; en defensa de la vida de los periodistas-comunicadores sociales frente a amenazas, persecuciones y asesinatos; los cursos de capacitación y formación; los avances de la comunicación propia, la interacción con distintos actores sociales, habrán de intensificarse. Como así la líneas de intercambio con organizaciones de periodistas de Europa y China.

Teoría y práctica siguen siendo el reto de nuestra organización continental, como quedó demostrado en el Congreso y en el Encuentro Iberoamericano de Periodistas, que sesionó el día 5 de octubre pasado, al mismo tiempo que la FELAP llevaba a cabo su tarea en comisiones, dando tratamiento a temas que se han fijado por nuestra organización como de principalísima importancia: la salud y los derechos humanos de los periodistas-comunicadores sociales, comunicación y política, y medios alternativos y nuevas tecnologías.

Otra vez se señaló que ninguna de las luchas emprendidas ha sido en vano, destacándose de ellas el valor de la continuidad histórica, el sentido estratégico de permanecer organizados y el combate hacia el interior de nuestras filas contra el «ombliguismo» profesionalista, el cortoplacismo, los desánimos propios del voluntarismo «profesional» y político, y las no pocas complicidades de periodistas-comunicadores sociales involucrados en la promoción del pensamiento único y en servicios concretos a la concepción guerrerista-imperialista, comandada por EE.UU.. Estas claras definiciones y el compromiso de mantener la unidad en defensa de una serie de principios, más la consecuencia en la ejecución de los planes que se determinan colectivamente, siguen siendo puntales de la FELAP.

Luchar por la paz, jerarquizar la profesión –sin caer en el delirio elitista- y enfrentarse al discurso dominante de un capitalismo salvaje, son –se dijo nuevamente- labores del día a día. Retos ineludibles. Así como se sostuvo que luchar contra el trabajo basura, el salario basura, el amarillismo y la espectacularización del periodismo, nos plantea ampliar, más y más, la fuerza con otras organizaciones sociales y la sociedad toda, frente a los monopolios de la información-comunicación: que dan por tierra con las declamaciones de democracia y libertad de expresión hechas, precisamente, por los únicos beneficiarios de la concentración, los dueños del dinero.

Elevar el sentido crítico, por sobre el sentido común impuesto por los poderes fácticos está, también, en el orden del día de la FELAP y así lo entendió el X Congreso: como un desafío que no por conocido deja ser una de las máximas prioridades en la lucha de ideas.

«La FELAP no sólo opina, Hace». Esa fue la consigna predominante en el propio Congreso, sostenida, por supuesto, en los resultados de más de treinta años de compromiso con los trabajadores de prensa y la lucha por la justicia social y un mundo mejor. Tal consigna reivindicó, además, lo hecho en los últimos cuatro años y recreó la importancia que invariablemente tuvo entre nosotros –las organizaciones afiliadas a la FELAP- la cuestión de ir, como siempre se fue, de la retórica a la acción. Lo cual nos reclama, esta vez, cumplir con un llamamiento fuertemente impulsado antes y durante el propio Congreso. Un llamamiento que ya mismo se sostiene en evidencias: «La Juventud Garantiza el Proyecto».

Juan Carlos Camaño

Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).

Comments

Comentarios

You may also like